Menu


¿Condena la Biblia festejar cumpleaños?
Existen algunos grupos religiosos, como los Testigos de Jehová, que consideran que no es correcto celebrar cumpleaños porque a Dios no le agrada ¿Están ellos en lo correcto?


Por: Anwar Tapias Lakatt | Fuente: CatolicosFirmesEnSuFe.org



La fecha de nuestro cumpleaños es un momento de alegría, es una fecha especial que nos permite compartir con nuestros familiares y amigos, y en donde recibimos su cariño de forma más especial. Sin embargo, existen algunos grupos religiosos como los Testigos de Jehová que consideran que no es correcto celebrar cumpleaños porque a Dios no le agrada, lo evidenciamos cuando en una familia o en la oficina estas personas se abstienen de compartir el momento de celebración.

Cuando conocemos los argumentos que dan estas personas por lo general se remiten a algún pasaje bíblico en el que el festejo del cumpleaños era en honor a un personaje no creyente y en el que hubo una muerte. Esto lo vemos en Génesis cuando el Faraón cumplió años y ese día mandó a matar al panadero (Gen 40, 20), o cuando fue el cumpleaños de Herodes y ese día mandaron a matar a Juan Bautista (Mt 14, 6). Por tanto, al ser las únicas dos referencias, estos grupos creen que la Biblia los condena. Pero, ¿es así? Sería muy forzado que la enseñanza de estos pasajes sea decir: no debo celebrar cumpleaños. Veamos el por qué.

En el caso del copero del rey, hay que leer completa la historia. En el verso 1 leemos:

Después de estas cosas sucedió que el escanciador y el panadero del rey de Egipto ofendieron a su señor, el rey de Egipto.

Faraón se enojó contra sus dos eunucos, contra el jefe de los escanciadores y el jefe de los panaderos, y les puso bajo la custodia en casa del jefe de los guardias, en prisión, en el lugar donde estaba detenido José. (Gen 40, 1-3)



La historia real es que el panadero había actuado mal, y por eso había sido encarcelado. Luego vemos que el panadero tuvo un sueño en el que narra que un cuervo se comía los panes de tres cestas que había en su cabeza, y José al interpretar el sueño le augura su muerte:

“Las tres cestas, son tres días. A vuelta de tres días levantará Faraón tu cabeza y te colgará en un madero, y las aves se comerán la carne que te cubre." (Gen 40, 18)

De esto podemos deducir que la muerte del panadero fue producto de su mal obrar y que fue anunciada antes del cumpleaños del Faraón. No fue el cumpleaños el causante del mal obrar del panadero, así que es forzado decir que por esto sea malo celebrarlos. Por otro lado, el copero del rey fue restituido el día del cumpleaños del Faraón:

“Al jefe de escanciadores le restituyó en su oficio, y volvió a poner la copa en manos de Faraón.” (Gen 40, 21)

Así que fácilmente podría argumentar que, gracias al cumpleaños del Faraón, el copero real fue restituido y por tanto es bueno celebrarlos. Obviamente no podría argumentar algo así, pero tampoco podría condenar los festejos por lo sucedido al panadero. Es decir, el pasaje es irrelevante para justificarlos o condenarlos, y la prueba es que un Faraón no necesitaba de su cumpleaños para ordenar muertes en la Biblia:



“Entonces Faraón dio a todo su pueblo esta orden: "Todo niño que nazca lo echaréis al Río; pero a las niñas las dejaréis con vida."” (Ex 1, 22)

“Supo Faraón lo sucedido y buscaba a Moisés para matarle” (Ex 2, 15)

Ahora, por otro lado, el hecho que una cultura le dé un sentido a algo, no implica que al hacerlo nosotros le debamos dar el mismo sentido. Incluso, así sucedió en Israel con varios elementos que fueron transformados siendo que tenían un origen prestado:

Las más antiguas instituciones de Israel (por ejemplo, la circuncisión, el sacrificio de primavera, el reposo sabático) no le son específicas. Las ha tomado de los pueblos vecinos. Una gran parte de la cultura de Israel tiene un origen parecido. Sin embargo, el pueblo de la Biblia ha hecho que estos préstamos, cuando los ha incorporado a su fe y a su práctica religiosa, sufrieran cambios profundos. Los ha discernido a través de la fe en el Dios personal de Abrahán (creador libre y ordenador sabio del universo, en el que el pecado y la muerte no pueden tener su origen). El encuentro con este Dios, vivido en la Alianza, permitió comprender al hombre y a la mujer como seres personales y, consecuentemente, rechazar los comportamientos inhumanos inherentes a otras culturas [1].

Por tanto, el hecho de que, para las culturas antiguas, el celebrar cumpleaños sea como dicen los Testigos de Jehová, algo pagano o mágico, no implica que al hacerlo nosotros sea para eso. Citemos a San Pablo:

“Unos tienen preferencia por algunos días, mientras que para otros, todos los días son iguales. Que cada uno se atenga a su propio juicio. El que distingue un día de otro lo hace en honor del Señor” (Rom 14, 5-6)

Y eso hacemos los católicos cuando celebramos los cumpleaños, no lo hacemos por algún motivo pagano, sino para darle gracias al Señor.

En el caso del cumpleaños de Herodes, la muerte de Juan Bautista ya era deseada por Herodías (Mc 6, 19) antes, pues la predicación de Juan denunciaba su pecado, no fue el cumpleaños lo que hizo que ella deseara matar a Juan. El mensaje de la historia no es que no celebremos cumpleaños, el mensaje de la historia es que podemos morir por la verdad. Por tanto, es una distorsión del pasaje asumir que el evangelista quiere condenar los cumpleaños. Lo que se condena es hasta donde lleva el pecado a una persona con tal de lograr su cometido, y eso lo vemos en la Biblia incluso sin cumpleaños: (el rey David cuando mandó a matar a Urías)

Si vemos, en el pasaje, Herodes se entristece de que la solicitud de la joven sea la muerte de Juan, pues él lo respetaba de algún modo. Es decir, no es el deseo de Herodes, por tanto no puede culparse la celebración del cumpleaños como condenable. Herodías intentaba matar a Juan, y esa intención la buscaba de alguna manera, no que el cumpleaños fuera una celebración propicia para dar muerte.

Si usáramos el argumento de los Testigos de Jehová, llegaríamos a decir que Dios condenaría que celebremos el acontecimiento del nacimiento de Cristo, porque a raíz de ello, Herodes el Grande mandó a matar los infantes. ¿Sería absurdo un argumento así cierto? Más cuando ese acontecimiento de su nacimiento fue motivo de alegría:

“Les traigo una buena noticia, una gran alegría para todo el pueblo: Hoy, en la ciudad de David, les ha nacido un Salvador, que es el Mesías, el Señor” (Lc 2, 11)

Otro argumento utilizado es: “Más vale el buen nombre que un buen perfume
y el día de la muerte, más que el del nacimiento” (Ecle 7, 1)

Pero en esa cita, se muestra cómo a veces situaciones no agradables son mejores, como el verso 3: “más vale la tristeza que la risa”, ¿diremos entonces que la risa es mala o es mejor estar tristes? No, un cumpleaños es un día para dar gracias a Dios por el don de la vida, por saber que su misericordia nos permite seguir en este mundo para cumplir su voluntad y es sobre eso que los demás nos regocijamos.

Finalmente, los Testigos de Jehová tienden a colocar fuentes de respaldo pero que por lo general no mencionan un autor como tal, sino enciclopedias, que no permiten verificar los autores. Para este caso particular, el tema de los cumpleaños, en su página web citan autores de respaldo[2], pero lo hacen de la siguiente forma:

  • The Lore of Birthdays
  • The World Book Encyclopedia

¿Cómo podríamos saber en qué parte de dichas obras se menciona lo que ellos sostienen? Incluso, en artículos que escriben en páginas de testigos de Jehová, citan también obras muy viejas, obras que distan de los investigaciones y nuevos hallazgos históricos, y esto es muy común en sus obras. Para este tema, por ejemplo citan[3]:

· The History of the Christian Religion and Church, During the Three First Centuries [La historia de la religión y la iglesia cristianas, durante los primeros tres siglos], Nueva York, 1848, por Augustus Neander, traducida al inglés por Henry John Rose; pág. 190.)

Es curioso que este autor que citan de respaldo diga lo siguiente:

“La noción de una fiesta de cumpleaños era muy ajena a las ideas de los cristianos de este período en general”, siendo que el único autor que se oponía a los cumpleaños era Orígenes, pero asociado a la doctrina del pecado original, algo que no creen los Testigos de Jehová. Es decir, no hay más autores condenando los festejos de cumpleaños.

· The Imperial Bible-Dictionary, Londres, 1874, redactado por Patrick Fairbairn; tomo I, pág. 225.)

A este respecto, David Brattston en un artículo sobre esta problemática expone[4]:

“Otro problema es que las fuentes no Testigos que citan son demasiado viejas para ser autoritativas o estar disponibles. Por ejemplo, en Razonamiento de las Escrituras (1989) se basan en libros publicados en 1848, 1874 y 1952. Debido a que los primeros escritos cristianos perdidos se han descubierto hace dos décadas o más aproximadamente, hoy sabemos mucho más acerca de la fe primitiva que las generaciones modernas anteriores. Nuevos descubrimientos significativos de la primitiva Iglesia son proporcionados por descubrimientos recientes como la Tradición Apostólica de Hipólito y el manuscrito Toura en nuestro tiempo”

Así que, sepamos qué responder a quienes incautamente han caído en los engaños de los Testigos de Jehová.

________________________________________________

NOTAS:

[1] Comisión Teológica Internacional, La fe y la inculturación, N.3. 1987)

[2] https://www.jw.org/es/testigos-de-jehov%C3%A1/preguntas-frecuentes/cumpleanos/

[3] https://wol.jw.org/es/wol/d/r4/lp-s/1101989214

[4] http://www.equip.org/article/birthday-celebrations-jehovahs-witnesses/

Este artículo fue publicado originalmente por nuestros aliados y amigos: Catholic-link.com

 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |