Menu


Responder o no responder
Lo importante es tener un corazón atento a las personas


Por: P.Fernando Pascual, L.C. | Fuente: Catholic.net



Llega una palabra hiriente. El ataque es directo, contra mí mismo o contra una idea que defiendo. ¿Respondo o no respondo?


Uno puede equivocarse por responder cuando no tiene ningún sentido o empeora las cosas. Como también en otros casos no responder provoca daños: hay silencios que son señal de cobardía o de complicidad.


Para afrontar este tema, conviene pensar sobre el modo de ser del otro. ¿Tiene una personalidad sana, abierta a la escucha y a la autocrítica? ¿O será alguien cerrado obsesivamente en sus puntos de vista, quizá una personalidad que anhela solamente imponerse sobre otros?


Luego, hay que analizar por qué hizo el ataque. ¿Qué deseaba alcanzar? ¿Quería mi bien o simplemente necesitaba desahogarse? ¿Manifestó una queja objetiva contra mí o algo que le duele y que no entiende?


Habría otros muchos puntos a tener en cuenta: si fue algo pasajero o refleja un modo radicado de pensar; si tiene rencores profundos que difícilmente puede curar; si quería, de verdad, darme una mano aunque no lo hizo de la mejor manera, etc.




Después, llega el momento de analizar lo que resulte mejor en cada caso. Si preveo que mi respuesta irá al vacío, generará más rabia, abrirá un remolino de contraataques y provocará pérdidas de tiempo, ¿no será mejor guardar silencio?


En cambio, si intuyo que mi respuesta podría abrir un espacio a la confrontación serena y ayudaría al otro a comprender mi punto de vista; si, además, esta situación pareciera un momento para que yo mismo empiece una autocrítica y entienda mejor al otro, ¿no será la hora de construir un diálogo que clarifique las cosas y lleve a una mejora en las relaciones?


Responder o no responder. Ha llegado el momento de afrontar el tema. Antes de poner las manos sobre el teclado, de tomar el móvil y llamar, o de iniciar un diálogo cara a cara con el otro, hay que pensarlo bien, incluso pedir ayuda a Dios para ser prudentes y caritativos.


Aprender a hablar y aprender a callar son dos artes difíciles pero muy importantes. A veces uno se equivoca por defecto y otras por exceso. Más allá de los errores, lo importante es tener un corazón atento a las personas; un corazón que perciba sus situaciones concretas, y que busque, más allá de la ofensa recibida, lo que pueda ser mejor para todos.







Compartir en Google+




Consultorios
Pedro Luis Llera Vázquez
Experto en Dirección y Gestión de Centros Educativos Privados. Consejería en Educación y Cultura
P. Llucià Pou Sabaté
Asesoría para la educación del Adolescente.
Salvador Casadevall
Espiritualidad conyugal, etapas del matrimonio, perdón, solidaridad y educación de los hijos
Estanislao Martín Rincón
Educadores católicos – Orientación Familiar – Apologética
P. Miguel Ángel Fuentes IVE
Orientación espiritual a matrimonios
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |