Menu


Si ustedes tienen fe, nada les será imposible
Se necesita la fe para obrar milagros


Por: Mons. Enrique Diaz, Obispo de la Diócesis de Irapuato |



Santa Juana Francisca de Chantal

Deuteronomio 6, 4-13: “Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón”

Salmo 17: “Yo te amo, Señor, tú eres mi fuerza”

San Mateo 17, 14-20: “Si ustedes tienen fe, nada les será imposible”

 



Siempre me ha impresionado esta escena y la he tratado de vivir desde los diferentes ángulos de las personas que participan en ella. No será difícil ponernos en los zapatos de aquel pobre muchacho agobiado por la enfermedad. Las miradas de lástima o de temor, el aislamiento a que se le confina, las dudas sobre su pureza o la clara acusación de pecador.

No se puede separar en esos ambientes la enfermedad de la culpabilidad, no se puede entender de otra forma. Así que si sufre enfermedad es pecador. Y el corazón del joven adolorido, desconfiado, condenado a su soledad y a sus tristeza. ¿Qué esperaría de los apóstoles cuando es llevado ante ellos? ¿Cómo se hundiría más en la desesperación cuando sus intentos fracasaron? Trato de entrar en el corazón del joven y desde ahí contemplar la escena.

Otros ojos y otro corazón tiene el padre que busca remedios, que se aferra a la esperanza, que va a todos los lugares que le dicen. Un hijo enfermo y perdido tiene que ser encontrado. Como lo piensan ahora todos los papás y todas las mamás, como se desesperan y buscan todas las soluciones… Un hijo drogadicto, un adolescente rebelde, una jovencita descarriada… ¡Cómo le duelen a los papás! Y si me pongo en lugar de los apóstoles, miro las cosas de muy diferente manera. Habían hecho ya algunos milagros, habían encontrado algunas soluciones, y ahora han fracasado frente a este joven.

 

Ya me imagino las miradas burlonas de la multitud y sus murmuraciones y descalificaciones, ya casi escucho las acusaciones de embaucadores no sólo a ellos sino al mismo Jesús. Y por fin Jesús. Con la serenidad y la seguridad que le da la oración, la presencia de su Padre Dios y el amor que le tiene a los pequeños.



Jesús logra el milagro, pero deja una gran enseñanza: se necesita la fe para obrar milagros. Y no tanto para quedar bien delante de todos, sino para buscar soluciones a los problemas reales. Por eso hoy les digo a los jóvenes, a sus papás, a los apóstoles, que tenemos que tener una fe firme como nos lo dice el mismo Jesús.

 





Compartir en Google+




Consultorios
P. Antonio Rivero L.C.
Formación y Espiritualidad del Sacerdote
Mons. Juan Esquerda Bifet
Espiritualidad Sacerdotal
P. Carlos Skertchly L.C.
Formaciòn y Espiritualidad del Sacerdote
P. Rafael Jácome L.C:
Pastoral presbiteral. Acompañamiento espiritual para sacerdotes
P. Mario Sabino González
Asesoría a Formadores en Seminarios
Alexei Estrella Morales
Diseño Económicos Contables y Financieros para Institutos de Vida Consagrada
P. Andrzej Zielinski SAC
Ayuda y acompañamiento vocacional
Erielto Iatski Cardoso
Acompañamieto en el proceso vocacional
Daniel Cáliz
Pastoral Hispana dentro de la parroquia
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |