Menu


Un llamado para detener la guerra
Patriarcas católicos orientales piden acciones urgentes para detener genocidio de cristianos


Por: Redacción | Fuente: es.gaudiumpress.org



Al término de una reunión de Patriarcas católicos de Iglesia de ritos orientales llevada a cabo en Líbano y tras conocerse los datos de la reducción de la población cristiana en Medio Oriente  los prelados hicieron un llamado a la comunidad internacional para que se realicen acciones urgentes para detener la guerra y proteger a las comunidades cristianas afectadas. Si la situación actual persiste se consumaría un "plan de genocidio" de la totalidad de la población cristiana, lo cual constituiría una "afrenta a la humanidad".


"Es tiempo de lanzar un llamado profético para ser testigos de la verdad", indicarón los prelados en su declaración. "Asumiendo el cuidado de nuestro pequeño rebaño, los Patriarcas orientales sufrimos dolor al observar la hemorragia humana de cristianos que abandonan sus tierras natales en Medio Oriente". Ante el abuso de las comunidades cristianas a causa de su actitud pacífica, los Patriarcas afirmaron que "la justicia de Dios tendrá la última palabra".

A la comunidad internacional, los prelados pidieron a los países directamente involucrados en los conflictos de la región así como a las organizaciones multilaterales "detener las gueras, cuyos objetivos ahora son claros: la destrucción, el asesinato, el exilio, la promoción de organizaciones terroristas, la difusión de un espíritu de intolerancia y el conflicto entre las religiones y las culturas". La permanencia de la violencia, el éxodo de los refugiados y la ausencia de una paz justa y duradera permanecerán como "un vergonzoso estigma por todo el siglo XXI".

Los Patriarcas reiteraron al Pontífice su disposición de "responder al llamado de la santidad, siguiendo al Salvador en su Vía Crucis" y pidieron su ayuda para hablar a los poderosos, ya que los cristianos no constituyen una nación de gran tamaño, sino "un pequeño rebaño pacífico". Los prelados esperan que se desarrolle una salida negociada a los conflictos, que pueda "conducir hacia la paz, la justicia y la estabilidad" de la región. De igual modo pidieron el retorno de los refugiados a sus lugares de origen, ya que su permanencia en países como Líbano representa una grave carga económica y un riesgo para la seguridad social, económica y política.

La declaración fue firmada por: el Patriarca Maronita Bechara Rai, el Patriarca Siríaco Católico Ignatius Youssef Younan II, el Patriarca Melquita Católico Joseph Absi, el Patriarca Copto Católico emérito Ibrahim Isaac Sidrak, el Patriacarca Caldeo Louis Raphael Sako, el Patriarca Armenio Católico Gregory Petros XX y Mons. William Shomali, quien representó al Patriarca Latino de Jerusalén, Mons. Pierbattista Pizzaballa.







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |