Menu



¿Se nace homosexual?
Estudio confirma que no hay evidencia científica para afirmarlo


Por: n/a | Fuente: ACI Prensa



Un nuevo estudio que analiza otras 200 investigaciones sobre orientación sexual e identidad de género reveló que no existe evidencia científica para afirmar que se nace homosexual, cuestionando el común alegato de los colectivos LGBT.

La prestigiosa revista The New Atlantis publicó la investigación realizada por los expertos Lawrence Mayer, epidemiólogo y miembro del departamento de Psiquiatría de la reconocida Universidad de Medicina John Hopkins; y el psicólogo y psiquiatra Paul McHugh, “tal vez el psiquiatra más importante de los últimos 50 años”, señala la publicación.

El estudio lleva por título “Sexualidad y Género: Descubrimientos desde las ciencias biológicas, psicológicas y sociales”.

“Los estudios científicos no corroboran la hipótesis de que la identidad de género sea una propiedad innata y fija del ser humano e independiente del sexo biológico: es decir, que una persona sea ‘un hombre atrapado en un cuerpo de mujer’ o ‘una mujer atrapada en un cuerpo de hombre’”, señala una de las revelaciones de la investigación.

El editor de la revista, Adam Keiper, explica que “al examinar investigaciones de las ciencias sociales, biológicas y psicológicas, este informe muestra que algunos alegatos que se escuchan con frecuencia sobre sexualidad y género no tienen apoyo en la evidencia científica”.



El informe “se centra en las altas tasas de problemas mentales entre la población LGBT, y cuestiona la base científica de la tendencia del tratamiento de niños que no se identifican con su sexo biológico”.

Los expertos señalan que “aunque un niño pequeño sea considerado –incluso  por él mismo– una niña, eso no lo convierte biológicamente en una niña. La definición científica del sexo biológico es, para casi todos los humanos, claro, binario, y estable, lo que refleja una realidad biológica subyacente que no se contradice con las excepciones a la conducta sexual habitual, y no puede ser alterada por la cirugía o condicionamientos sociales”.

En el estudio se explica inicialmente que “las pruebas científicas no respaldan la visión de que la orientación sexual es una propiedad innata y biológicamente fija del ser humano: la idea que los individuos ‘hayan nacido así’”.

Problemas de salud mental

Los expertos también resaltan que “los estudios comparativos de la estructura cerebral de personas transgénero y no transgénero han demostrado la existencia de correlaciones débiles entre la estructura cerebral y la identificación transgénero. Esas correlaciones no constituyen una prueba de que la identificación transgénero tenga una base neurobiológica”.



Sobre los problemas de salud mental que sufren las personas no heterosexuales, el estudio señala que “tienen un riesgo más elevado de padecer diversos problemas de salud general y salud mental”.

Resulta “especialmente alarmante -prosiguen- que en la comunidad transgénero, la tasa de intentos de suicidio a lo largo de la vida y para todas las edades se estime en un 41%, mientras que es menos de un 5% para la población general de Estados Unidos”.

En comparación con la población general “los adultos sometidos a cirugía de reasignación de sexo” tienen “aproximadamente 5 veces más probabilidades de intentar suicidarse y 19 veces más de morir por suicidio”.

¿Niños transgénero?

Los investigadores expresan su preocupación por los niños y en el estudio explican que “solo una pequeña minoría de los que manifiestan una ‘identificación de género cruzada’ durante la niñez lo siguen haciendo en la adolescencia y la adultez” y advierten que “no existen pruebas de que a todos los niños con pensamientos o conductas de género atípicas haya que animarlos a convertirse en transgénero”.

En el prefacio del estudio, el Dr. Mayer afirma que esta investigación se hizo pensando en el bienestar de los niños. Por encima de todo, escribe, “lo dedico a los niños que batallan con su sexualidad y género”.

En declaraciones al National Catholic Register, el Dr. Paul McHugh señaló que actualmente “estamos en un mundo en el que todo el mundo dice ‘queremos medicina basada en la evidencia para tomar un antibiótico, pero sin evidencia también se quiere hacer cosas radicales a los niños”.

Los autores también señalan que “la evidencia científica recopilada sugiere que tengamos una perspectiva escéptica hacia la afirmación de que los procedimientos de cambio de sexo proporcionan los beneficios que se esperan o que resuelven los asuntos subyacentes que contribuyen a los elevados riesgos mentales de la población transgénero”.

Sin miedo a la polémica

En las conclusiones, los expertos explican que elaboraron el estudio para que pueda ser asequible a los especialistas y el público en general; y comentan que “si bien hay mucha controversia alrededor de cómo la sociedad trata a los miembros LGBT, ninguna visión política o cultural nos debe desalentar para entender los asuntos clínicos y de salud pública para ayudar a la gente que sufre de problemas mentales que pueden estar relacionados con su sexualidad”.

En esta exhaustiva investigación, finalizan, “hemos intentado sintetizar y describir un complejo cuerpo de estudios científicos relacionados a estos temas. Esperamos que esto contribuya al debate público sobre la sexualidad humana y la identidad. Sabemos que habrá respuestas enérgicas y les damos la bienvenida”.

Más información AQUÍ.

Este artículo fue publicado originalmente por nuestros aliados y amigos: ACIprensa.com

 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |