Menu


La mirada de Dios
Es la mirada de un Padre ante su hijo pequeño, una mirada que reconforta, llena al alma de paz, robustece, alienta y da seguridad

¿petrifica o reconforta?


Por: H. Roberto Allison, LC | Fuente: elblogdelafe.com



«Adán, ¿dónde estás?» : es el lamento de Dios que hace ante el hombre, salido de sus manos, que huye de él. «Te oí andar por el jardín y tuve miedo, porque estoy desnudo; por eso me escondí».  El hombre escapa de Dios, se esconde de su Creador. Rehuye de su mirada y siente vergüenza cuando éste pasa a su lado. Ya no aguanta ver su rostro.

«Adán, ¿dónde estás?» Esta pregunta compasiva que hiere el alma de compasión, casi un ruego, se viene repitiendo a lo largo de la historia de la humanidad. El hombre teme la mirada de Dios. No soporta verlo. Y prefiere esconderse, apartarse lejos de Él, mirar las creaturas, volcarse hacia ellas antes que observar el rostro divino.

¡Qué grande es el poder de la mirada! Hay miradas que alegran, tranquilizan. Miradas que sanan y curan. Miradas con ojos claros, compasivos, transparentes y sinceros, rebosantes de amor, ternura y misericordia. Unas despiertan compasión, otras hay que dignifican, algunas que perdonan. Miradas puras, inocentes, infantiles o llenas de experiencia y surcadas por la presencia de la sabiduría. Existen  – ¡ay!- miradas que hieren, que lastiman. Que matan. O que cosifican, volatilizan, que quitan la dignidad. Miradas que degradan y prostituyen. Miradas sucias, seductoras o desafiantes, inyectadas de odio, furia, coraje. De lujuria. Miradas de cobardes, de altivos, soberbios y orgullosos. Miradas meduseas que petrifican, que succionan, que asesinan.

Adán escapa de la mirada de Dios y desde entonces todo el género humano busca retraerse del rostro de un Ser, que al parecer, sólo quiere humillar y castigar. Nos mira para condenarnos. Es lo que Jean Paul Sartre dice en una de sus biografías:
“Durante varios años aún, mantuve relaciones públicas con el Todopoderoso; en privado, dejé de tratarme con Él. Una sola vez tuve el sentimiento de que existía. Había estado jugando con cerillas y había quemado una pequeña alfombra. Me disponía a maquillar mi delito, cuando, súbitamente, Dios me vio. Sentí su mirada dentro de mi cabeza y en mis manos. Me puse a dar vueltas por el cuarto de baño, horriblemente visible, como un blanco viviente. La indignación me salvó: me enfurecí contra una indiscreción tan grosera; blasfemé […] Nunca me volvió a mirar.”

¿Pero de verdad Dios mira así al hombre? ¿Le genera tanto asco la obra que salió de sus manos? El dios de Sartre, esa especie de re-encarnación del ojo de Saurón, que todo lo penetra y observa para después aplastar, que nos hace sentir como “blancos vivientes”, será el dios de los griegos algo modernizado, o un funesto ídolo pagano. ¡Y cuántos cristianos aún piensan que Dios los mira así! Pero ése no es el Dios cristiano, el Dios de la revelación, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob.



Dostoievsky, ese gigante del espíritu del que aun tenemos tanto que aprender, llegó a escribir estas lineas muy conmovedoras:
«Tan grande como la alegría de una madre que contempla la primera sonrisa de su hijo es la de Dios cuando ve que un pecador se arrodilla y reza”. Hay que proclamar esto a los cuatro vientos: ¡La mirada de Dios hacia sus hijos es una mirada tierna, llena de compasión y misericordia! “Eres precioso a mis ojos, eres estimado, y yo te amo. Pondré la humanidad en tu lugar, y los pueblos en pago de tu vida. No temas, que yo estoy contigo». (Is 43, 4-5) dice en la Escritura.

Es la mirada de un Padre ante su hijo pequeño, una mirada que reconforta, llena al alma de paz, robustece, alienta y da seguridad. Cristo nos hace patente y visible esa mirada: esa misma mirada logró transformar el alma de Zaqueo el publicano y recobró la dignidad de la pecadora pública. Una mirada discreta y potente, la cual conquistó a Mateo, a Pedro, a Juan. Y sigue conquistando miles de corazones enloquecidos una vez que se percatan del amor intenso y personal de esa mirada.

Sartre y sus discípulos podrán decir lo que quieran de esa distorsionada visión de Dios y seguir reafirmando su ateísmo. Al fin y al cabo, ellos no reniegan del Dios cristiano, sino que sólo le dan la espalda a un fetiche falso. O quizá, al olvidar su condición de creaturas amadas y pretendiendo reivindicar una tambaleante libertad absoluta, aún no han superado el miedo de Adán. Y así, han optado rebelarse contra su caricatura, y construir su vida sin Él.

¡Hay que dejarse mirar por Dios! Urge en nuestra sociedad y en nuestras vidas purificar la imagen que tenemos de Él. No temer a que su luz recorra las zonas más secretas del alma para que las sane y las cura. Es necesario confiar en Él, no temer esa mirada. Permitir que su rostro pacifique nuestro ser con la certeza de que somos hijos amadísimos, y que no vamos a la deriva del azar en una vida sin sentido.


El reto para el día de hoy es éste: ¿Te animas a dejarte mirar por Dios?



 





Compartir en Google+




Consultorios
Reportar anuncio inapropiado |