Menu


¿Cómo se hace para amar?
El amor de que nos habla la Biblia no se concentra en lo que yo siento sino en lo que la otra persona necesita


Por: Fray Nelson Medina, OP | Fuente: fraynelson.com



Pregunta:

¿Còmo se hace para amar? Si uno se reconoce imposibilitado y ademàs de eso no logra atisbar en el otro (cualquier humano) algún indicio de que es amable. Còmo es que se tiene el deseo de amar sabièndose incapacitado. No sè si me hago entender. --LV

Respuesta:

Si entendemos el amor como sentimiento agradable que nos hace disfrutar de la presencia de otra persona, ese tipo de amor no tiene uno cómo producirlo de la nada. Ese tipo de amor podemos decir que depende de su "objetivo" o "meta," o sea, depende de que la persona a que se dirige sea "amable." Observemos que la palabra "amable" tiene la misma estructura de palabras como "pensable," "dibujable," "construíble" y las de ese género. Todas esas palabras indican algo que se puede hacer. "Amable" quiere decir entonces: alguien a quien se puede amar; y la idea va más allá: que no sólo se puede amar sino que invita a ser amado.

Entendemos entonces que el amor-sentimiento depende de lo que uno vaya a amar y por consiguiente es en la práctica imposible hacerlo surgir. Es como si a uno le dijeran: "Tiene que enamorarse de tal persona, y además tener detalles de amor y ternura con ella."

La Biblia tiene un enfoque diferente, en tres aspectos:



(1) El amor de que nos habla la Biblia sólo existe en aquellos que se han descubierto amados, intensa, infinitamente amados por Dios. La fuente no está en el ser humano porque el ser humano básicamente responde a estímulos, como hemos visto con el amor-sentimiento. "En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó y envió a su Hijo para que fuera ofrecido como sacrificio por el perdón de nuestros pecados" (1 Juan 4,10). Por ello mismo, el modelo de amor, según la Biblia, no implica reciprocidad ni mérito. Cristo nos llama a amar de esa manera: "...para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos; porque El hace salir su sol sobre malos y buenos, y llover sobre justos e injustos." (Mateo 5,45)

(2) La expresión máxima del amor no está en las palabras o las caricias sino en buscar con toda fuerza el bien de la persona amada, hasta entregar la propia vida si es necesario. "No hay un amor más grande que el dar la vida por los amigos [que debiera mejor traducirse: los que uno ama, con amor como el de Cristo]" (Juan 15,13). El amor "bíblico" se concentra en las obras, en el bien que es posible y apropiado hacer en favor de la persona amada. Por eso Cristo nos dice: "Amad a vuestros enemigos" (Mateo 5,44). Claramente al mandarnos que amemos así, Cristo no nos está diciendo: "Sentid cosas bonitas por los que os tratan mal;" ese amor más bien es: "Haced el bien posible y apropiado por aquellos que lo necesiten, incluso si son vuestros enemigos."

(3) El amor de que nos habla la Biblia no se concentra en lo que yo siento sino en lo que la otra persona necesita. Por eso Cristo, cuando le preguntan, ¿quién es mi prójimo?, o sea, ¿Quién es ese al que se supone que debo amar?, responde con la historia de una persona en grave necesidad. Es lo que está en la parábola del buen samaritano (Lucas 10,25-37). Este aspecto del amor, según la Biblia, implica que amar no necesariamente significa complacer. En muchas circunstancias amar puede implicar contradecir, corregir, oponerse o denunciar; porque uno lo que está buscando es el bien necesario a la otra persona, incluso si ella no lo conoce o no lo desea. Es como cuando la mamá pide que sea vacunado su bebé aunque el bebé llore un poco.

Ese tipo de amor, que hemos llamado "bíblico", ¿es posible? Por supuesto, si recordamos el orden de los puntos expuestos: empezar por la experiencia del amor de ese Dios que nos ha creado, perdonado, ungido y que nos llama a la plena comunión de vida y gozo en Él. Por eso nos dice San Juan: "Esta vida se manifestó. Nosotros la hemos visto y damos testimonio de ella, y les anunciamos a ustedes la vida eterna que estaba con el Padre y que se nos ha manifestado. Les anunciamos lo que hemos visto y oído, para que también ustedes tengan comunión con nosotros. Y nuestra comunión es con el Padre y con su Hijo Jesucristo." (1 Juan 1,2-3).

Este artículo fue publicado originalmente por nuestros aliados y amigos: Casa Para Tu Fe Católica (Fr. Nelson)

 







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |