Menu


Ni en Israel he hallado una fe tan grande
Para Jesús lo más importante es esa fe que es capaz de sentir compasión por el hermano


Por: Mons. Enrique Diaz, Obispo de la Diócesis de Irapuato |



I Timoteo 2, 1-8: “Pidan a Dios por todos los hombres, pues él quiere que todos se salven”
Salmo 27: “Salva, Señor, a tu pueblo”
San Lucas 7, 1-10: “Ni en Israel he hallado una fe tan grande”

 


“Ni en Israel he hallado una fe tan grande”,  son las palabras de Jesús que deben sonar como un reclamo para sus oyentes que en su mayoría serían israelitas. Pero pensemos bien lo que acabamos de escuchar: se nos presenta el personaje que es un oficial romano, es decir, uno de los opresores a quienes tanto miedo y hasta odio tenían los israelitas.

Pero, ¡atención!, este oficial es muy especial. Primeramente se preocupa por su criado, que ya es mucho decir, pues los criados tanto entre los judíos como entre los romanos, eran tratados con muy pocos miramientos, y en cambio aquí se hace resaltar que le era muy querido. Ya estaba rompiendo esos esquemas de sociedad que parecen poner barreras entre las clases sociales. Además suplica a algunos de los ancianos de los judíos que le rueguen a Jesús.

Y en la misma petición de los ancianos, se nos muestra otro rasgo caritativo y solidario con el pueblo sometido: les ha construido una sinagoga. Finalmente con mucha humildad expresa su falta de dignidad para recibirlo en su casa y una gran fe que le asegura que Jesús puede curar con sola su palabra. Son muchos signos de un verdadero discípulo de Jesús y sin embargo se trata de un extranjero. Pero para Jesús lo más importante es esa fe que es capaz de sentir compasión por el hermano, que se compromete en la búsqueda de la vida de los otros, que rompe los moldes del poder y la ambición para someterse humildemente a la voluntad de Jesús. Todas las cualidades que se nos presentan en este oficial romano, deberían ser las características del verdadero discípulo.



Jesús así nos enseña que más allá de los límites de su pueblo hay personas que luchan de verdad por la vida y por la justicia. Nosotros debemos aprender de ellas y que nuestra fe nos mueva a superar todas las barreras que hemos construido y que nos han aislado de los hermanos. Señor, tampoco nosotros somos dignos, pero tu Palabra todo lo renueva y lo santifica. Di tu palabra de vida y seremos sanos.





Compartir en Google+




Consultorios
P. Antonio Rivero L.C.
Formación y Espiritualidad del Sacerdote
Mons. Juan Esquerda Bifet
Espiritualidad Sacerdotal
P. Carlos Skertchly L.C.
Formaciòn y Espiritualidad del Sacerdote
P. Rafael Jácome L.C:
Pastoral presbiteral. Acompañamiento espiritual para sacerdotes
P. Mario Sabino González
Asesoría a Formadores en Seminarios
Alexei Estrella Morales
Diseño Económicos Contables y Financieros para Institutos de Vida Consagrada
P. Andrzej Zielinski SAC
Ayuda y acompañamiento vocacional
Erielto Iatski Cardoso
Acompañamieto en el proceso vocacional
Daniel Cáliz
Pastoral Hispana dentro de la parroquia
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |