Menu



El valor del servicio
5 Tips para educar a nuestros hijos en el valor del servicio.


Por: Silvia del Valle | Fuente: www.tipsmama5hijos.com



En nuestros días es muy difícil encontrar gente que ayude a los demás.

Pero después del terremoto que sacudió a México y ver cómo la gente se volcó a ayudar a los más necesitados, a los que estaban en desgracia y a los que estaban a punto de perder la vida entre los escombros, comprendí que aún hay esperanza y que la gente aún tiene el valor de servir.

No deberíamos esperar a que pasen este tipo de eventos para vivir los valores de esta forma y nosotros como papás podemos educar a nuestros hijos para que el servicio sea una actitud cotidiana, para que la generosidad sea una virtud que guíe su vida y para que la caridad sea su motor en todo momento, por eso aquí te dejo mis 5Tips para educar a nuestros hijos en el valor del servicio.

 

PRIMERO. ENSÉÑALOS A COMPARTIR SUS JUGUETES.
Desde muy pequeñitos nuestros hijos se deben acostumbrar a compartir. Pueden empezar por sus juguetes, su comida y a sus papás. ¿Por qué digo que a sus papás? Porque cuando son pequeños, nuestros hijos piensan que nosotros somos de sus propiedad y les cuesta mucho trabajo que desviemos nuestra atención de ellos para atender a los demás.



Si logramos que entiendan que los demás también necesitan ayuda los estamos educando para que sepan ayudar a los demás. y cuando sean mayores no les cueste trabajo servir a los demás.

En muchas ocasiones por orgullo o egoísmo evitamos dar un servicio y esto lo evitamos si acostumbramos a nuestros hijos a desprenderse de sus juguetes para prestarlos a los demás.

 

SEGUNDO. QUE TODOS COOPEREN CON LAS LABORES DE LA CASA.
Para nuestros hijos es mas fácil que todos les sirvan y ellos seguir sentados viendo la televisión o seguir jugando, pero es necesario que se acostumbren a que todos debemos cooperar para lograr el bien común de la familia. No importa que todos debamos donar parte de nuestro tiempo en aras del bien familiar.

También es necesario ser firmes en el cumplimiento de las labores ya que nuestros hijos deben comprender que si dejan de hacer lo que les toca las cosas no funcionan bien, ya que son parte de un engranaje de acciones y si falta una, deja de funcionar.



Cuando se acostumbran a cooperar también se acostumbran a ayudar y servir a los demás.

 

TERCERO. POR FAVOR Y GRACIAS.
Ya sea por el ritmo de vida que tenemos o por la falta de atención de los padres a los hijos, se ha ido perdiendo el sentido trascendente de estas palabras.

Nuestros hijos ya no saben pedir las cosas por favor y dar las gracias cuando las reciben y esto evita que hagan consciencia de que han recibido algo de los demás, así se deteriora el concepto del servicio rebajándolo a un simple servilismo, irracional y por conveniencia en algunas ocasiones.

En nuestras manos está mantener el sentido real de estas palabras y sobre todo, de este valor.

CUARTO. QUE COMPRENDAN QUE LOS BIENES MATERIALES SON PASAJEROS.
En muchas ocasione a los adultos nos cuesta trabajo desprendernos de nuestras cosas para ponerlas al servicio de los demás porque sentimos que son nuestra porque nos ha costado trabajo obtenerlas.

Esto lo podemos evitar si enseñamos a nuestros hijos a que las cosas materiales son pasajeras, a que atesorar no nos lleva a nada bueno porque las cosas echan a perder y que es mejor ponerlas al servicio de los demás.

QUINTO. EL EJEMPLO ARRASTRA.
¡Seamos realistas! no podemos pedirles a nuestros hijos que ayuden a los demás si nosotros no somos capaces de detenernos a ayudar a la señora que su auto se quedó sin batería en la calle, al ciclista que fue empujado por un coche o a la abuelita que necesita cruzar la calle.

Podemos decirles a nuestros hijos una y mil veces que compartan con los demás o que ayuden sin esperar nada a cambio y seguro que poco a poco lo van a lograr, pero si ven que nosotros ayudamos a los demás y que no nos cuesta trabajo servir en todo momento, seguro que lo adoptarán como un estilo de vida y lo harán como la cosa mas normal.

Nuestra sociedad necesita personas preocupadas por ayudar a los demás y en nuestras manos está formar niños y jóvenes que en su vida el servicio sea una prioridad y una constante.





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |