Menu


Misioneros de la esperanza hoy
Papa Francisco: Los cristianos son portadores de un “pedazo de cielo”


Por: Miguel Pérez Pichel | Fuente: ACI Prensa



En la Audiencia General que presidió este miércoles 4 de octubre en la Plaza de San Pedro, el Papa Francisco afirmó que la resurrección de Cristo dio a los cristianos una capacidad ilimitada de amar, “como si llevaran un ‘pedazo de cielo’ sobre la cabeza".

Subrayó que “la fuerza de la resurrección hace a los cristianos capaces de amar incluso cuando el amor parece haber perdido sus razones. Existe un ‘incluso más’ que habita la existencia cristiana, y que no se explica simplemente con la fuerza de ánimo o con un mayor optimismo. La fe, la esperanza nuestra no es solo un optimismo, es algo más”.

En su catequesis, que versó sobre el tema “Misioneros de la esperanza hoy”, el Papa resaltó que “el cristiano no es un profeta de desgracias. La esencia de su anuncio es lo contrario: es Jesús muerto por amor y que Dios ha resucitado en la mañana de Pascua. Este es el núcleo de la fe cristiana”.

“Si el Evangelio se hubiera acabado con el entierro de Jesús –continuó en su explicación– sería la historia de un profeta que se uniría a tantas biografías de personajes heroicos que han ofrecido su vida por un ideal. El Evangelio sería entonces un libro edificante y consolador, pero no tendría un anuncio de esperanza”.

Sin embargo, “el Evangelio no se cierra con el viernes santo, va más allá, y es precisamente ese fragmento posterior el que transforma nuestras vidas”.



El Santo Padre señaló cómo los discípulos de Jesús estaban abatidos aquel sábado santo después de su crucifixión, "aquella piedra rodada sobre la puerta del sepulcro había cerrado, también, los tres años de entusiasmo vividos junto a su Maestro de Nazareth. Parecía que todo se había terminado, y algunos, decepcionados y asustados, estaban ya abandonando Jerusalén”.

“¡Pero Jesús resucita!”, exclamó. “Este acontecimiento inesperado remueve y provoca un vuelo en la mente y en el corazón de los discípulos. Porque Jesús no resucita solo por sí mismo, como si su resurrección fuera una prerrogativa de la cual estar celoso: si asciende al Padre es porque quiere que en su resurrección participe cada ser humano y trascienda a toda criatura”.

En su catequesis, Francisco invitó a anunciar la resurrección de Jesús no sólo con palabras, sino también con hechos y con el testimonio de vida. “Jesús no quiere discípulos que solo sean capaces de repetir fórmulas de memoria. Quiere testimonios, personas que propaguen esperanza con su modo de acoger, de sonreír, de amar. Sobre todo, de amar”.

De este modo, “la misión de los cristianos en este mundo es abrir espacios de salvación, como células capaces de regenerarse y que restituyen la linfa que parecía que se había perdido para siempre”.

“Cuando el cielo se presenta todo nublado, es una bendición que se hable del sol. Del mismo modo, el verdadero cristiano no se lamenta o se enfada, sino que está convencido, por la fuerza de la resurrección, de que ningún mal es infinito, ninguna noche es sin fin, ningún hombre está definitivamente equivocado, ningún odio es invencible ante el amor”.



Francisco reconoció que, efectivamente, “en algunas ocasiones los discípulos pagarán caro esa esperanza entregada a ellos por Jesús. Pensemos en tantos cristianos que no han abandonado a su pueblo cuando han llegado las persecuciones. Pensemos en nuestros hermanos de Oriente Medio que dan testimonio de esperanza, que ofrecen la vida por ese testimonio. Estos son verdaderos cristianos, llevan el cielo en sus corazones. Miran siempre a los demás”.

“Quien ha tenido la gracia de abrazar la resurrección de Jesús puede incluso esperar lo inesperado. Los mártires de todo tiempo, con su fidelidad a Cristo, cuentan que la injusticia no tiene la última palabra en la vida”, finalizó.





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |