Menu


Apóstoles anónimos
Santo Evangelio según San Lucas 6,12-19. Fiesta de los Santos Simón y Judas Tadeo.


Por: H. Javier Castellanos, L.C. | Fuente: missionkits.org



En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Cristo, Rey nuestro. ¡Venga tu Reino!

Oración preparatoria (para ponerme en presencia de Dios)

¡Dios te salve, María! Tú eres bendita entre todas las mujeres, tú eres el honor de todos nosotros, tus hijos. Tu grandeza consiste en que te hiciste pequeña. Enséñanos también a nosotros el valor de la entrega humilde al Señor. ¡Ruega por nosotros ante Dios! Amén.

Evangelio del día (para orientar tu meditación)



Del santo Evangelio según san Lucas 6,12-19

Por aquellos días, Jesús se retiró al monte a orar y se pasó la noche en oración con Dios.

Cuando se hizo de día, llamó a sus discípulos, eligió a doce de entre ellos y les dio el nombre de apóstoles. Eran Simón, a quien llamó Pedro, y su hermano Andrés; Santiago y Juan; Felipe y Bartolomé; Mateo y Tomás; Santiago, el hijo de Alfeo, y Simón, llamado el Fanático; Judas, el hijo de Santiago, y Judas Iscariote, que fue el traidor.

Al bajar del monte con sus discípulos y sus apóstoles, se detuvo en un llano. Allí se encontraba mucha gente, que había venido tanto de Judea y Jerusalén, como de la costa, de Tiro y de Sidón. Habían venido a oírlo y a que los curara de sus enfermedades; y los que eran atormentados por espíritus inmundos quedaban curados. Toda la gente procuraba tocarlo, porque salía de él una fuerza que sanaba a todos.

Palabra del Señor.



Medita lo que Dios te dice en el Evangelio

Simón provenía de un grupo político de Israel. Judas hizo una pregunta en la Última Cena y escribió una de las cartas del Nuevo Testamento. Fuera de estos datos tan reducidos, ¿qué más sabemos sobre los dos apóstoles de hoy? ¿Dónde predicaron? ¿Qué hicieron?

Cuando pensamos en los Doce Apóstoles que eligió el Señor, con facilidad vienen a nuestra mente nombres como Pedro, Santiago y Juan. Tal vez pensamos en Pablo, un apóstol posterior a la Resurrección, pero igual de apasionado por el Evangelio. ¿Quién piensa en Simón? ¿Quién piensa en Judas Tadeo? Los pobres acabaron en un lugar "secundario", de ésos que no aparecen en primera plana ni parecen dejar rastro en la historia...

Sin embargo, ellos fueron esenciales en la construcción del Reino. Tan esenciales como Santiago, como Juan. Fueron parte de los Doce, escucharon cada palabra del Maestro, presenciaron sus milagros, recibieron su misión. Pero su importancia no consiste en la fama que obtuvieron. Importancia y renombre no siempre van de la mano.

Construir el Reino requiere decir poco y hacer mucho. No es nuestro nombre lo que anunciamos por la calle, sino el nombre de Jesús, "porque no existe bajo el cielo otro nombre dado a los hombres, por el cual podamos alcanzar la salvación." (Hechos 4, 12) Como apóstoles del Tercer Milenio, queremos dar a conocer a Cristo, hacer crecer su fama, expandir su mensaje y su impacto en el corazón de los hombres y mujeres de todo el mundo. Éste es nuestro objetivo, mucho más que la propia realización.

Nuestro trabajo por construir una cultura más cristiana, tal vez nadie lo vea. Tal vez nadie nos construirá una iglesia para venerar nuestras reliquias… Tal vez seamos de ese montón de apóstoles "anónimos" que han recorrido caminos por dos mil años sin dejar firma… ¿Y qué más da? No existen los apóstoles anónimos; para Cristo somos importantes, nuestro nombre es insustituible en la lista de sus apóstoles. Esto es lo único que de verdad importa.

Celebramos, por tanto, la fiesta de la santidad. Esa santidad que, tal vez, no se manifiesta en grandes obras o en sucesos extraordinarios, sino la que sabe vivir fielmente y día a día las exigencias del bautismo. Una santidad hecha de amor a Dios y a los hermanos. Amor fiel hasta el olvido de sí mismo y la entrega total a los demás, como la vida de esas madres y esos padres, que se sacrifican por sus familias sabiendo renunciar gustosamente, aunque no sea siempre fácil, a tantas cosas, a tantos proyectos o planes personales. Pero si hay algo que caracteriza a los santos es que son realmente felices. Han encontrado el secreto de esa felicidad auténtica, que anida en el fondo del alma y que tiene su fuente en el amor de Dios. Por eso, a los santos se les llama bienaventurados. Las bienaventuranzas son su camino, su meta hacia la patria. Las bienaventuranzas son el camino de vida que el Señor nos enseña, para que sigamos sus huellas.
(Homilía de S.S. Francisco, 1 de noviembre de 2016).

Diálogo con Cristo

Ésta es la parte más importante de tu oración, disponte a platicar con mucho amor con Aquel que te ama.

Propósito

Proponte uno personal. El que más amor implique en respuesta al Amado… o, si crees que es lo que Dios te pide, vive lo que se te sugiere a continuación.

Hoy haré algún servicio en mi casa que pase desapercibido.

Despedida

Te damos gracias, Señor, por todos tus beneficios, a Ti que vives y reinas por los siglos de los siglos.
Amén.

¡Cristo, Rey nuestro!
¡Venga tu Reino!

Virgen prudentísima, María, Madre de la Iglesia.
Ruega por nosotros.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.
Amén.





Compartir en Google+




Consultorios
Hospitalidad católica
Servicio fraterno de acompañamiento espiritual
P. Miguel Ángel Fuentes IVE
Orientación espiritual a matrimonios
P.Pedro Mereu SDB
Acompañamiento, escucha y dirección espiritual
Enrique Santiago Ellena
Especialidad en temas de familia, especialmente en la relación de las personas
P. Carlos Skertchly L.C.
Formaciòn y Espiritualidad del Sacerdote
Susana Barroilhet
Consejería en temas de la Familia y de la Vida
Rosa Gemma Ortiz S�¡nchez
Ayuda en momentos de crisis
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |