Menu


Enséñame, Señor, a gustar tus mandamientos
Reflexión del evangelio de la misa del Viernes 27 de Octubre de 2017

¿Qué piensa Jesús de este suceso?


Por: Mons. Enrique Diaz, Obispo de la Diócesis de Irapuato |



Romanos 7, 18-25: “¿Quién me librará de este cuerpo, esclavo de la muerte?”
Salmo 118: “Enséñame, Señor, a gustar tus mandamientos”
San Lucas 12, 54-59: “Si saben interpretar el aspecto que tienen el cielo y la tierra, ¿Por qué no interpretan entonces los signos del tiempo presente?”

 

Jesús se refería a los hombres de su tiempo y hace un fuerte reclamo porque no han podido descubrir detrás de todas su obras, la presencia de Dios. Pero Jesús también se refiere a nosotros, hombres y mujeres de nuestro tiempo, porque no somos capaces de percibir su presencia en medio de nosotros, porque no valoramos los acontecimientos y porque seguimos viviendo en la indiferencia.

 

Cada día hay nuevos acontecimientos y cada acontecimiento nos debe llevar a la pregunta fundamental: “¿Qué piensa Jesús de este suceso? ¿Cómo se colocaría ante esta circunstancia? ¿Qué me está diciendo a mí personalmente?”. Así como hemos perdido la capacidad de distinguir los tiempos y los vientos, y nos atenemos a las predicciones de los diarios y de los noticiarios, parece que hemos perdido la capacidad de juzgar los acontecimientos que realmente importan y continuamos sumergidos en la rutina diaria de nuestras preocupaciones mezquinas. ¿África está al borde del colapso por la hambruna y las enfermedades?.. Nos olvidamos de eso, para solucionar nuestros problemas cotidianos… ¿Hay violencia, asesinatos y corrupción? Con tal de que nosotros no seamos las víctimas, no nos metemos en problemas. ¿Hay desempleo, angustia ante la falta de oportunidades y discriminaciones? Nos hacemos los distraídos para no preocuparnos de más. Pero Jesús hoy insiste machaconamente que el verdadero discípulo tiene que estar atento a todas las señales que van apareciendo y debe discernir la presencia de Dios en nuestro mundo.



 

La pregunta constante sobre lo que quiere Jesús de nosotros nos llevará a dejar la indiferencia ante los problemas del prójimo. Creo que a veces nos falta profundidad y verdadero cariño para examinar las situaciones que estamos viviendo. Me parece que estamos como el enfermo que pretende calmar los dolores con pastillitas y que no se atreve a unos análisis clínicos por el temor a la verdad de su enfermedad. Como discípulos de Jesús hemos sido demasiado displicentes frente a esta época de cambios y de novedades, y no estamos preparados para ofrecer respuestas evangélicas a los nuevos problemas que enfrenta el mundo. No le hemos dado vitalidad al evangelio y lo presentamos con fórmulas arcaicas y avinagradas, y no como novedad de Buena Noticia también para nuestro tiempo. ¿Qué nos dice Jesús de estas actitudes? ¿Cómo podremos discernir su presencia en nuestros tiempos?

 

 







Compartir en Google+




Consultorios
P. Antonio Rivero L.C.
Formación y Espiritualidad del Sacerdote
Mons. Juan Esquerda Bifet
Espiritualidad Sacerdotal
P. Carlos Skertchly L.C.
Formaciòn y Espiritualidad del Sacerdote
P. Rafael Jácome L.C:
Pastoral presbiteral. Acompañamiento espiritual para sacerdotes
P. Mario Sabino González
Asesoría a Formadores en Seminarios
Alexei Estrella Morales
Diseño Económicos Contables y Financieros para Institutos de Vida Consagrada
P. Andrzej Zielinski SAC
Ayuda y acompañamiento vocacional
Erielto Iatski Cardoso
Acompañamieto en el proceso vocacional
Daniel Cáliz
Pastoral Hispana dentro de la parroquia
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |