Menu


Estaremos con el Señor para siempre
Reflexión del evangelio de la misa del Jueves 2 de Noviembre de 2017

Este día de la Conmemoración de los fieles difuntos avivemos nuestra fe en la Vida Eterna


Por: Mons. Enrique Diaz, Obispo de la Diócesis de Irapuato |



 

Conmemoración de Todos los Fieles Difuntos
(2° Esquema)
Isaías 25, 6. 7-9: “El Señor destruirá la muerte para siempre”
Salmo 129: “Señor, escucha mi oración”
I Tesalonicenses 4, 13-14. 17-18: “Estaremos con el Señor para siempre”
San Juan 6, 51-58: “El que coma de este pan vivirá para siempre y yo lo resucitaré el último día”


Para este día me han llegado algunas preguntas que indican la seriedad de esta celebración y la importancia que adquiere en el calendario cristiano. Desde todos los tiempos la muerte ha suscitado reflexiones y cuestionamientos sobre sus causas y significado. ¿Por qué la muerte? ¿Qué hay en el más allá? ¿Es posible una relación con los que se han marchado antes que nosotros?  San Pablo en su carta a los Tesalonicenses nos da algunas indicaciones que pueden ayudarnos a vivir de una manera más serena estos acontecimientos.

Lo primero que nos dice es que no se puede vivir en la tristeza como los paganos que no tienen esperanza. La muerte es el paso que nos lleva al encuentro definitivo con Jesús resucitado, pues “si creemos que Jesús murió y resucitó, de igual manera debemos creer que, a los que murieron en Jesús, Dios los llevará con Él, y así estaremos siempre con el Señor”. Miremos, pues, nuestra muerte y la muerte de nuestros seres queridos como un paso para encontrarse con Dios. Nos dolerá ciertamente su ausencia, pero nos consolará la esperanza de saber que también un día nosotros estaremos con ellos.

¿Qué hay más allá? Jesús muchas veces habla a sus discípulos de una vida en plenitud con el Padre y de que Él irá a prepararnos una morada, pero no nos da más detalles. San Pablo aprovecha el símbolo de la semilla para indicarnos que el que muere es como una semilla que ciertamente muere y se descompone, pero que después tiene una vida diferente y más plena. Son escasos los datos que tenemos sobre cómo es la vida del más allá, pero son datos que alientan nuestra esperanza pues el mismo Jesús nos invita a que nos preparemos para participar en esa nueva vida: “Él es el pan de vida eterna”. Nuestra actitud será entonces de esperanza y de vigilancia.



Nadie sabe el día ni la hora de su muerte, pero si la esperamos con serenidad y con fe, podrá encontrarnos actuando rectamente delante de nuestro Padre. ¿Hay comunicación con el más allá? Nosotros creemos en la comunión de los santos y por eso hacemos nuestras oraciones y afirmamos que hay comunicación, pero es muy diferente al estilo de comunicación y de manipulación que los charlatanes hacen continuamente aprovechándose de incautos.

Este día de la Conmemoración de los fieles difuntos avivemos nuestra fe en la Vida Eterna, hagamos nuestra oración por nuestros hermanos difuntos, consolémonos con las palabras de esperanza y esforcémonos en seguir construyendo ese Reino, que iniciado desde ahora, tendrá su plenitud en la presencia del Padre.





Compartir en Google+




Consultorios
P. Antonio Rivero L.C.
Formación y Espiritualidad del Sacerdote
Mons. Juan Esquerda Bifet
Espiritualidad Sacerdotal
P. Carlos Skertchly L.C.
Formaciòn y Espiritualidad del Sacerdote
P. Rafael Jácome L.C:
Pastoral presbiteral. Acompañamiento espiritual para sacerdotes
P. Mario Sabino González
Asesoría a Formadores en Seminarios
Alexei Estrella Morales
Diseño Económicos Contables y Financieros para Institutos de Vida Consagrada
P. Andrzej Zielinski SAC
Ayuda y acompañamiento vocacional
Erielto Iatski Cardoso
Acompañamieto en el proceso vocacional
Daniel Cáliz
Pastoral Hispana dentro de la parroquia
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |