Menu


Bendigamos al Señor, nuestro Dios
Cristo nos enseña el valor de las personas


Por: Mons. Enrique Diaz, Obispo de la Diócesis de Irapuato |



San Martín de Porres

Romanos 9, 1-5: “Hasta aceptaría verme separado de Cristo, si esto fuera para bien de mis hermanos”

Salmo 147: “Bendigamos al Señor, nuestro Dios”

San Lucas 14, 1-6: “Si a alguien se le cae en un pozo su burro o su buey, ¿No lo saca aunque sea sábado?”

 



¿No es cierto que toda persona para poder vivir necesita del agua suficiente para su organismo? Lo es. Sin embargo algunas veces por mal funcionamiento del mismo organismo el agua retenida se convierte en una enfermedad y en un peligro para la persona. Así, el hidrópico sufre normalmente hinchazón de piernas, de estómago o de las manos. Es notorio su desajuste también en la hinchazón de la cara. La acumulación de líquidos se produce por un desequilibrio en el nivel de líquidos del organismo. Es decir, desequilibrio en las cosas necesarias.

Lo que sucede a nivel corpóreo, con frecuencia también sucede a nivel de relaciones y de comunidad. Es buena la ley y regula las relaciones de la comunidad. Establece tiempos y formas también de manifestar el respeto y culto a Dios, pero cuando hay un desequilibrio y exceso en la valoración y función de la ley puede provocar graves problemas en las relaciones. Cristo, al curar al hidrópico, sentenciando además la superioridad del valor de la persona, sobre el valor de la ley, nos enseña cómo debemos regir nuestras acciones.

No es más importante un burro o un buey que una persona, dirían los campesinos de aquel tiempo. No es más importante el negocio, la ganancia o la legalidad que las personas, tendremos que decir en nuestro tiempo. Sin embargo muchas veces se pasa sobre las personas y con la maquinaria de las leyes y las ganancias, se destruye a los individuos.

Cristo nos enseña el valor de las personas y no podemos nosotros, sus discípulos, sucumbir ante las presiones de la ley o las ganancias dejando a un lado lo realmente importante: la persona, su dignidad y el proyecto del Padre. Nosotros necesitamos buscar su reinado en medio de una humanidad afligida en dolor pero con esperanzas de salvación y liberación integral y humana.

 



 





Compartir en Google+




Consultorios
P. Antonio Rivero L.C.
Formación y Espiritualidad del Sacerdote
Mons. Juan Esquerda Bifet
Espiritualidad Sacerdotal
P. Carlos Skertchly L.C.
Formaciòn y Espiritualidad del Sacerdote
P. Rafael Jácome L.C:
Pastoral presbiteral. Acompañamiento espiritual para sacerdotes
P. Mario Sabino González
Asesoría a Formadores en Seminarios
Alexei Estrella Morales
Diseño Económicos Contables y Financieros para Institutos de Vida Consagrada
P. Andrzej Zielinski SAC
Ayuda y acompañamiento vocacional
Erielto Iatski Cardoso
Acompañamieto en el proceso vocacional
Daniel Cáliz
Pastoral Hispana dentro de la parroquia
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |