Menu


No invites a tus amigos, sino a los pobres
Reflexión del evangelio de la misa del Lunes 5 de Noviembre de 2017

¿Qué le respondemos a Jesús?


Por: Mons. Enrique Diaz, Obispo de la Diócesis de Irapuato |



Romanos 11, 30-36: “Dios ha permitido que todos cayéramos en la rebeldía, para manifestarnos a todos su misericordia”
Salmo 68: “A ti, Señor, elevo mi plegaria”
San Lucas 14, 12-14: “No invites a tus amigos, sino a los pobres”


En muchos de nuestros pueblos se da un fenómeno muy curioso: se invita de padrinos a personas que de una u otra forma tienen poder, ya sea económico, ya sea político o con muchas influencias. Se dice que con la finalidad de que si un día el ahijado lo llegara a necesitar, el padrino pueda apoyar… pero se buscan sólo los motivos de poder. Esto que a muchos les parece normal, refleja la mentalidad y lo que de verdad importa a la hora de tomar decisiones.

No es importante que sean personas honestas y sinceras, no importa si llevan una vida cristiana y apegada a la verdad, importa su poder y su influencia. Es lo mismo que nos dice Jesús en su reclamo a los fariseos… pero esta es la realidad.

En estos días que han aparecido las horribles cifras de los estragos que hacen el hambre y la pobreza en muchas naciones de África y en muchos sitios de nuestra patria, las reacciones de quienes escuchamos son muy diferentes. Algunos prefieren cerrar los oídos ya que tanta pobreza los lastima y les quita el apetito, pero una vez cerrada la cortina, pueden disfrutar de sus bienes, que tienen en exceso, sin ningún remordimiento. Otros generosamente se han desprendido de algún pequeño objeto para donarlo a quienes más lo necesitan.

Pero hay otros que se preocupan, ya no sólo de ofrecer de lo que les sobra, o de dar como por lástima. Buscan que se oiga la voz del hambre y que las naciones escuchen el dolor que producen las abismales diferencias que dejan a gran porción de la humanidad sin alimentos. Jesús no habla solamente de no buscar los amigos para compartir, habla de algo más profundo: hacerse hermano no sólo de los que están cercanos y en igualdad de circunstancias, sino abrir nuestro corazón para ofrecer un lugar en la mesa de la vida a los que están lejanos, a los marginados, a los sin techo. Es triste y doloroso que se busquen razones políticas y económicas para justificar la gran marginación y el abismo desproporcional que se abre entre los que abundan en bienes y  los que carecen de todo.



Aceptar y recibir a los amigos en este mundo individualista ya tiene un cierto mérito, pero ampliar los horizontes y ver que la sangre de Cristo se ha derramado por todos y su amor se ofrece a todos, nos llevará a descubrir en cada rostro sufriente un hermano que debería estar participando de la mesa de la vida. ¿Qué le respondemos a Jesús?
 

 





Compartir en Google+




Consultorios
P. Antonio Rivero L.C.
Formación y Espiritualidad del Sacerdote
Mons. Juan Esquerda Bifet
Espiritualidad Sacerdotal
P. Carlos Skertchly L.C.
Formaciòn y Espiritualidad del Sacerdote
P. Rafael Jácome L.C:
Pastoral presbiteral. Acompañamiento espiritual para sacerdotes
P. Mario Sabino González
Asesoría a Formadores en Seminarios
Alexei Estrella Morales
Diseño Económicos Contables y Financieros para Institutos de Vida Consagrada
P. Andrzej Zielinski SAC
Ayuda y acompañamiento vocacional
Erielto Iatski Cardoso
Acompañamieto en el proceso vocacional
Daniel Cáliz
Pastoral Hispana dentro de la parroquia
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |