Menu


Convertir el corazón a Jesús no es fácil
Convertir el corazón a Jesús implicó la renuncia de las cosas del mundo


Por: Diego José Zepeda Martínez | Fuente: Siame.mx



Mi nombre es Diego José Zepeda Martínez, tengo 23 años y curso el primer año de Filosofía en el Seminario Conciliar, bajo el patrocinio de Nuestra Señora de Guadalupe.

Mi llamado inició a la edad de 4 años, sí, estando yo en el 2º año de kínder, en el Colegio Los Ángeles de México, a cargo de la congregación religiosa de las Hermanas de los Pobres Siervas del Sagrado Corazón. En aquel entonces acudía con mi familia todos los domingos a la Santa Misa, y recuerdo que me llamaba mucho la atención la manera de celebrar de mi entonces párroco, el P. Abel Fernández Valencia, E.P.D. Debo reconocer que siempre me dormía en sus homilías, pero llegado el momento del ofertorio, no perdía detalle. A esa edad jugaba a celebrar la Misa, un paquete de obleas blancas y un jugo de uva hacían las especies eucarísticas; una túnica blanca de pastorela, y un cinturón verde tejido, mi alba y mi estola; repetía las fórmulas consagratorias, que ya tenía muy bien aprendidas.

El tiempo pasó, y a la edad de 12 años, expresé a las hermanas religiosas mi inquietud de ser sacerdote. El P. Eduardo Mercado, quien celebraba la Misa en la escuela, me recomendó esperar a terminar la secundaria para poder ingresar al seminario. El tiempo tomó su curso, y la idea de ser sacerdote había quedado en un aparente olvido. Realicé mis estudios de bachillerato en el CECyT 11 del IPN y posteriormente ingresé a la UPIICSA en la carrera de Ingeniería Industrial. Ahí, el llamado volvió a hacer presente, pero ahora con mayor fuerza.

Las preguntas sobre el rumbo y el valor de mi vida comenzaron a aparecer. En la parroquia inicié un camino discipular y misionero de Jesús, las directrices de mi párroco, Rubén Sandoval Meneses, me ayudaron bastante a discernir este llamado y a tomar la mejor decisión. Hoy agradezco a este santo sacerdote, quien con su exigencia, cercanía y apoyo incondicional me han enseñado a discernir y a amar con mayor profundidad a la Iglesia, y desde el amor, responder al Señor.

Convertir el corazón a Jesús no fue fácil. Implicó la renuncia de las cosas del mundo, me gradué de la universidad, ejercí la carrera, y sólo después de haber discernido en la vida del mundo, pude darme cuenta que para mí la felicidad más plena se encontraba en la realización como sacerdote. Todo esto lo logré gracias al acompañamiento vocacional, y desde luego a la amistad, motivación, confianza y aprecio que me brindó el P. Gabriel Piña Landa, quien fue mi promotor vocacional.



Ingresé al Seminario Conciliar de México aquel glorioso domingo 14 de agosto de 2017, en víspera de la Asunción de María, y ha sido ella quien desde la ternura de su inmaculado corazón ha querido caminar conmigo, para configurarme con su Hijo el Buen Pastor.





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |