Menu


Panameña obtuvo milagro que llevó a los altares al P. Solano
Milagro aprobado para la beatificación de Francisco Solano Casey


Por: Arquidiócesis de Panamá | Fuente: ArquidiocesisDePanama.org



Una panameña, Paula Medina Zárate, recibió una curación milagrosa por la intercesión del Venerable Solano Casey OFM Capuchino, hace cinco años, en una visita realizada al monasterio donde se conserva el cuerpo del fraile capuchino que murió en 1957 con fama de Santidad.

La celebración solemne de la Beatificación será el 18 de Noviembre de 2017 en Detroit, Michigan y Paula Medina llevará la reliquia del nuevo Beato al altar en el momento de la proclamación.

Para el Arzobispo de Panamá, esta manifestación de Dios a través del Padre Solano, en la persona de Paula Medina, es un signo más de la mirada misericordiosa del Padre a este pueblo panameño, que debemos asumirlo como un compromiso para hacer mejor a nuestro país, especialmente atendiendo a la niñez y la juventud.

La dedicación a la juventud y el desprendimiento de Paula, son rasgos de una verdadera discípula de Jesucristo, que mantuvo su espíritu inquieto a pesar de la difícil enfermedad que la aquejaba. Ahora, ella puede proclamar con más fuerza la grandeza de Dios.

El milagro concedido



Los Frailes Capuchinos han trabajado en Panamá desde el año 1982.  Durante muchos de estos años, una colaboradora fuerte en el trabajo Pastoral con ellos ha sido Paula Medina Zárate, especialmente en su trabajo con la juventud y con madres solteras en las Parroquias de Pacora y Chepo.

Del trabajo pastoral nació una relación de mucha confianza entre los frailes y Paula. Luego de la jubilación de Paula como educadora, fue invitada a visitarlos por un tiempo de descanso en Septiembre de 2012. Como parte de esta visita, uno de los Frailes, José Timmers, la llevó de Chicago para visitar la obra de los Capuchinos en Detroit, Michigan.  Allí, además de un enorme trabajo con los pobres y una cocina comunal que sirve 2000 comidas diarias, hay un centro de espiritualidad enfocado en un Fraile Capuchino que murió en 1957 con fama de Santidad, Padre Solanus Casey.  Su Causa de Canonización fue introducida en 1961 y actualmente miles de personas visitan su tumba anualmente.

Paula no conocía del Padre Solano, pero cuando entró en el Centro Solano Casey y vio su tumba cubierta en notas de papel, le preguntó a Padre José de qué se trataba.  El Padre José le explicó que el Padre Solano siempre ha sido considerado fuerte como intercesor y que durante su vida muchas personas reportaron favores y sanaciones a causa de sus oraciones.  Por eso hoy todavía visitan su tumba y escriben en notas sus peticiones.  Los Capuchinos reciben todos los días reportes de favores recibidos.

Con eso, Paula se sintió movida a arrodillarse ante la tumba y escribir peticiones para toda la gente que ella llevó en su corazón.  Al terminar y empezando a levantarse, oyó una voz interior que le preguntó “¿Y Usted? ¿Que desea Usted?”  Sorprendida Paula volvió a arrodillarse y con mucha emoción rezó por sí misma.  Paula había nacido con una enfermedad del piel que es genética, sin curación.  Toda su vida se había pasado en tratamientos, simplemente tratando de controlar las consecuencias de la enfermedad.  Incluso, en ese momento de oración, sus piernas estaban afectadas por la enfermedad.

Al orar, Paula sintió cambios en su cuerpo: calor y frío y algo profundo en su alma. Luego de almorzar, en el cuarto al levantar su pantalón descubrió que las escamas de la enfermedad en sus piernas estaban cayendo y que allí donde antes estaba presente la enfermedad dermatológica, ahora se hallaba piel como la de un niño.



Hasta hoy la enfermedad no se ha manifestado nuevamente. Ha sido examinada por cuatro distintos dermatólogos, incluyendo un experto en la particular forma genética de enfermedad que ella sufría, y ninguno ha podido explicar cómo es posible que la enfermedad, siendo genética, no se manifieste en su cuerpo.

El caso ha pasado por varios instantes de investigación Eclesiástica, incluyendo en la Arquidiócesis de Detroit y dos tribunales en el Vaticano.  En Mayo de este año, siendo que ninguno ha podido explicar el caso médico, y los teólogos del Vaticano aseguraron que el favor es algo íntimamente conectado con la intercesión del Padre Solano, el Santo Padre Francisco firmó un decreto aprobando la elevación del Venerable Solano Casey a  los altares de los Beatos.  Con esta distinción su Fiesta ahora será celebrada en las Iglesias de Los Estados Unidos y en las Iglesias Capuchinas en todo el mundo.

La Dra. Leticia Muñoz Buckner – Dermatóloga, quien la ha tratado por años, manifestó que en noviembre de 2012 la observó y reitera que su piel ha experimentado una mejoría casi en su totalidad al igual que desaparición de su sintomatología. Actualmente sus cuidados de la piel son mínimos, al igual que una persona con piel sana y normal.

De acuerdo, a la doctora Leticia, Paula presentaba historia de piel reseca generalizada, con predominio de escamas pardas adheridas y gruesas en extremidades inferiores y superiores, palmas y plantas de pies cuarteadas, pelo muy fino con tendencia a la caída, uñas adelgazadas, leve descamación en el cuero cabelludo, y picazón en los pies.

Artículo originalmente publicado en arquidiocesisdepanama.org

 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!