Menu


Lectio Divina del Martes 21 de noviembre de 2017
Martes XXXIII de tiempo ordinario


Por: Hugo Flores | Fuente: FundaciónPane.org



Invocamos al Espíritu Santo

Espíritu Santo necesitamos de tu ayuda para comprender, llevar al corazón y a nuestra vida el mensaje de Dios.
Amén.

Evangelio según San Lucas 19, 1-10.

Jesús entró en Jericó y atravesaba la ciudad.
Allí vivía un hombre muy rico llamado Zaqueo, que era jefe de los publicanos.
El quería ver quién era Jesús, pero no podía a causa de la multitud, porque era de baja estatura.
Entonces se adelantó y subió a un sicomoro para poder verlo, porque iba a pasar por allí.
Al llegar a ese lugar, Jesús miró hacia arriba y le dijo: “Zaqueo, baja pronto, porque hoy tengo que alojarme en tu casa”.
Zaqueo bajó rápidamente y lo recibió con alegría.
Al ver esto, todos murmuraban, diciendo: “Se ha ido a alojar en casa de un pecador”.
Pero Zaqueo dijo resueltamente al Señor: “Señor, voy a dar la mitad de mis bienes a los pobres, y si he perjudicado a alguien, le daré cuatro veces más”.
Y Jesús le dijo: “Hoy ha llegado la salvación a esta casa, ya que también este hombre es un hijo de Abraham, porque el Hijo del hombre vino a buscar y a salvar lo que estaba perdido”.

Palabra del Señor



Lectura, ¿Qué dice el texto?

El quería ver quién era Jesús, pero no podía a causa de la multitud, porque era de baja estatura.

Al llegar a ese lugar, Jesús miró hacia arriba y le dijo: “Zaqueo, baja pronto, porque hoy tengo que alojarme en tu casa”.

Y Jesús le dijo: “Hoy ha llegado la salvación a esta casa, ya que también este hombre es un hijo de Abraham, porque el Hijo del hombre vino a buscar y a salvar lo que estaba perdido”.

Siguiendo este texto, ¿Cuáles son las palabras o frases o actitudes que atraen tu atención, tu interés?



Meditación, ¿Qué nos dice Dios en el texto?

Nuevamente nos encontramos con la necesidad de querer ver a Jesucristo, pero encontramos una multitud de obstáculos, problemas, limitaciones, pero pese a todo ello el Señor siempre nos mira y nos dice: “hoy tengo que alojarme en tu casa, en todo lo que es nuestra vida”, aunque estemos o nos sintamos perdidos. ¿Me siento como Zaqueo que busca al Señor aún en medio de los obstáculos, problemas, limitaciones?, ¿Creo que el Señor siempre aún siendo uno de los perdidos está ahí listo para decirme yo quiero estar en tu vida?

Siguiendo el mensaje de este texto, ¿Cuál es tu meditación, tu reflexión personal?

Oración, ¿Qué le decimos a Dios?

Señor, te pido que me des la fuerza, la actitud, para que aún en medio de tantos obstáculos, problemas y limitaciones, tenga el deseo de salir a buscar tu mirada, tus palabras que me confortan, que me rescatan y me dan ese sentido de amor y de seguir adelante; Señor, quédate en mi casa, en mi vida y nunca te vayas.

Siguiendo el mensaje de este texto, ¿Cuál es tu oración personal?

Cada uno pone sus intenciones.

Amén.

Contemplación, ¿Cómo interiorizamos la Palabra de Dios?

“Hoy tengo que alojarme en tu casa”
(Repetimos)
“Hoy tengo que alojarme en tu casa”
“Hoy tengo que alojarme en tu casa”

Siguiendo el mensaje de este texto, ¿Cuál es la palabra o frase o párrafo o actitud que te ayuda a recordar este texto?

Acción, ¿A que me comprometo con Dios?

1. En cada uno de nuestros problemas, obstáculos o limitaciones, busquemos la mirada del Señor y pidámosle que saque de esto de nuestra vida y él se quede en nosotros, en nuestra vida
2. Invitemos al Señor a nuestra casa, a nuestra vida y démosle cada uno de nuestros problemas y limitaciones para que el los tome como amo y Señor de casa.

Siguiendo el mensaje de este texto, ¿Cuál es la acción concreta que te invita a realizar?

 

Fundación Ramón PanéCristonautas

 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!