Menu


Bueno es el Señor para con todos
Tiempo de Adviento es tiempo de reconocerse necesitado, hambriento de Dios


Por: Mons. Enrique Diaz, Obispo de la Diócesis de Irapuato |




San Juan de la Cruz
Isaías 41, 13-20: “Yo soy tu redentor, el Dios de Israel”
Salmo 144: “Bueno es el Señor para con todos”
San Mateo 11, 11-15: “No ha habido ninguno más grande que Juan el Bautista”

 

Resuenan como un bálsamo en mi corazón las palabras con las que Isaías busca animar a su pueblo y levantarlo de su postración: “Yo, el Señor, te tengo asido por la diestra y yo mismo soy el que te ayuda. No temas, gusanito de Jacob, oruga de Israel, que soy yo, dice el Señor, el que te ayuda; tu redentor es el Dios de Israel”. Palabras tiernas que intentan alentar y fortalecer a un pueblo que desfallece en el destierro y está a punto de sucumbir a la tentación del desaliento.

Pequeño como un gusanito, insignificante como una oruga, así lo han hecho sentirse las agresiones y el hambre, las humillaciones y los fracasos, pero el profeta lo invita a sentirse asido por la diestra del Señor. Y lo  lanza a una misión que tiene los objetivos claros de destruir toda maldad… Son palabras también para nuestro pueblo, que en medio de sus angustias y debilidades busca nuevos caminos de salvación y se enfrenta a las graves dificultades que otros enemigos, muy distintos de los de aquellos tiempos, le presentan.

Pero por más pequeño que se sienta, por más insignificante que se considere, debe reconocerse en la mano del Señor, debe escuchar las dulces palabras de aliento que le ofrece, debe meditar en su corazón la melodía de amor y de fortaleza que le entona su Dios.



Tiempo de Adviento es tiempo de reconocerse necesitado, hambriento de Dios. Es sentirse acurrucado a su regazo y protegido de todos los males. Es descubrir, como nos dice el salmo, al Señor que es bondadoso con todos y cuyo amor se extiende a todas las creaturas. Pero esta sensación de seguridad y de ayuda, de ninguna manera nos llevará a falsas ilusiones de proteccionismo o pasividad. Todo lo contrario, ya el mismo Señor nos dice que el Reino de los cielos exige esfuerzo y que sólo los esforzados lo alcanzarán, como Juan el Bautista y los profetas que lo anunciaron. Juan Bautista el mayor de los profetas nos acucia con su presencia y con sus palabras para descubrir esa misericordia y grandeza de Dios en el Mesías que está por llegar. ¿Qué siente tu corazón al escuchar las palabras de Isaías? ¿Cómo te acercas a este Dios que es tu protección y tu vida?





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!