Menu


Alégrense, justos con el Señor
Como uno de los más grandes testigos de Jesús, de su humanidad y de su glorificación: El apóstol Juan


Por: Mons. Enrique Diaz, Obispo de la Diócesis de Irapuato |



San Juan, apóstol y evangelista.
I San Juan 1, 1-4: “Les anunciamos lo que hemos visto y oído”
Salmo 96: “Alégrense, justos con el Señor”

 

Como uno de los más grandes testigos de Jesús, de su humanidad y de su glorificación, se acerca hoy hasta nosotros un personaje especialmente cualificado: el discípulo Juan. Él no puede callarse y busca proclamar por todos los rumbos “lo que ya existía desde el principio, lo que hemos visto y oído con nuestros propios ojos. Lo que hemos contemplado y hemos tocado con nuestras propias manos. Nos referimos a Aquel que es la palabra de la vida”. ¿Qué es lo que más ha impactado su corazón? Indudablemente que es un hombre que desde sus inicios se sintió marcado por la figura de Jesús a tal grado de dejar a un lado las redes, con todo lo que ellas representaban, y lanzarse en el seguimiento de Jesús.

Lo percibe muy humano y busca que los demás se acerquen a Él para escuchar su palabra y percibir su luz. El prólogo de su evangelio nos muestra todo lo que hemos celebrado esta Navidad: “El que ya existía desde el principio, El que era la luz… ha puesto su tienda en medio de nosotros. El verbo se hizo carne y habitó entre nosotros.

Su experiencia de Jesús es esa cercanía, es su amistad que perdona y que salva, su poder que da vida y resucita, su amor incondicional. Pero también y sobre todo, y esto lo percibimos en todo su evangelio, San Juan es testigo de la glorificación de Jesús y a la luz de la resurrección, mira y examina todos los pasajes de la vida. Este Jesús tan cercano que comparte todo lo humano de nosotros, que se cansa y pide de beber, que llora por el amigo muerto, que se compadece de las multitudes, que aparece sacrificado como el Cordero Pascual, este Jesús es el mismo Jesús Resucitado que nos ofrece la verdadera salvación y liberación.



A veces se ha querido presentar a Juan de una profundidad tal y de una espiritualidad tan profunda que parecería poco accesible, pero lo curioso es que quien lee su evangelio, lo percibe sencillo en medio de sus repeticiones y teologías, buscando claramente un objetivo en sus escritos y en su predicación: “para que tengan vida y la tengan en abundancia”.  Y lo entiende como una vida plena que se traduce en obras concretas hacia el prójimo, “porque si uno dice que ama a Dios a quien no ve, y no ama a su hermano a quien ve, es un mentiroso”.





Compartir en Google+




Consultorios
P. Antonio Rivero L.C.
Formación y Espiritualidad del Sacerdote
Mons. Juan Esquerda Bifet
Espiritualidad Sacerdotal
P. Carlos Skertchly L.C.
Formaciòn y Espiritualidad del Sacerdote
P. Rafael Jácome L.C:
Pastoral presbiteral. Acompañamiento espiritual para sacerdotes
P. Mario Sabino González
Asesoría a Formadores en Seminarios
Alexei Estrella Morales
Diseño Económicos Contables y Financieros para Institutos de Vida Consagrada
P. Andrzej Zielinski SAC
Ayuda y acompañamiento vocacional
Erielto Iatski Cardoso
Acompañamieto en el proceso vocacional
Daniel Cáliz
Pastoral Hispana dentro de la parroquia
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |