Menu


Todo sobre ruedas
Los pequeños éxitos levantan el ánimo.


Por: P.Fernando Pascual, L.C. | Fuente: Catholic.net



El tren llegó a tiempo. El jefe estuvo más amable que nunca. El pronóstico de buen tiempo se cumplió. La comida salió bien. En casa no hubo discusiones.

Nos causa alegría experimentar momentos en los que todo va sobre ruedas. Los obstáculos se vencen fácilmente. Los pequeños éxitos levantan el ánimo.

La vida es un continuo sucederse de situaciones. Lo que pensamos como "normalidad" a veces parece lo menos normal... Pero gracias a Dios hay días de viento en popa.

En momentos de bonanza podemos agradecer a Dios porque nos muestra su ternura y cercanía, y porque nos da fuerzas para otros momentos no tan fáciles.

Además, desde el empuje de metas alcanzadas y de buenos resultados, podemos mirar a nuestro alrededor y descubrir necesidades y problemas en quienes viven cerca o lejos.



Las victorias, entonces, se convierten en trampolines para ayudar, para consolar, para escuchar, para estar más interesados en quienes sufren.

No siempre tendremos momentos de bonanza: hay días en los que las ruedas parecen atoradas. Pero cuando Dios permite un poco de paz, vale la pena redoblar el esfuerzo para hacer el bien posible.

Entonces la vida adquiere una belleza propia. Aprendemos a dar gratis lo que gratis hemos recibido (cf. Mt 10,8). Nos hacemos semejantes al Padre de los cielos que manda la lluvia y el sol, con cariño, sobre todos (cf. Mt 5,42-48).

 







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |