Menu


¿En qué se diferencian un monseñor, un obispo y un cardenal?
No siempre es fácil de distinguir por la mayoría de católicos...


Por: Redacción | Fuente: ACI Prensa



Si bien monseñores, obispos y cardenales utilizan una sotana con colores indicativos de su cargo, no siempre es fácil de distinguir por la mayoría de católicos.

Aquí una guía rápida de BeeCatholic para identificar cada color y su simbolismo.

1. Monseñor

Por muchos siglos, el Papa solía conceder títulos honoríficos a los sacerdotes dentro de su Casa Pontificia. El título se amplió con los años y luego fue dado a sacerdotes fuera de Roma por recomendación de un obispo; sin embargo, recientemente fue limitado por el Papa Francisco, volviendo a la práctica anterior.

Quienes llevan el título de monseñor, no necesariamente son obispos.



Al ser miembros de la Casa Pontificia, los monseñores visten con el color púrpura (que está más cerca del magenta), una sotana con botones, ribetes y fajín, y por lo general, no tienen un solideo o una cruz pectoral que los distingue de obispos y cardenales.

El color púrpura está conectado a la tradición en el Imperio Romano para vestir a nuevos dignatarios con una toga púrpura. En la heráldica medieval, el color simbolizaba la justicia, la majestad real y la soberanía.

2. Obispo

Para la mayor parte de la historia de la Iglesia, el verde fue el color para los obispos. Este color aún se ve en el escudo de armas tradicional que elige cada obispo cuando es elegido. Sin embargo, en el siglo XVI el color se cambió a “rojo amaranto”, que se llama así en referencia al color de la flor de amaranto. Se asemeja al color fucsia.

Como tiene un color similar al púrpura, tiene un valor simbólico que apunta a la tarea del obispo de gobernar su diócesis local.



Además, los obispos se pueden identificar por llevar el mismo color en el solideo y por cargar la cruz pectoral.

3. Cardenal

El nombre técnico para el color que usan los cardenales es “escarlata”. Este color los distingue como miembros del Colegio Cardenalicio y como “príncipes” de la Iglesia.

Cuando el Papa coloca la birreta (un sombrero con 3 o 4 esquinas que se usan como parte de la vestimenta litúrgica) en la parte superior de la cabeza del cardenal, dice: “(Esto es) escarlata como un signo de la dignidad del cardenalato, lo que significa su disposición a actuar con coraje, incluso al derramamiento de su sangre, al aumento de la fe cristiana, la paz y la tranquilidad del pueblo de Dios y la libertad y el crecimiento de la Santa Iglesia Romana”.





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!