Menu


¿Para qué vives?
Una vez embarcado en el navío que lleva a la auténtica vida, te encontrarás al final, con Aquel que es la Vida.


Por: Roberto Allison Coronado L.C | Fuente: elblogdelafe.com




Y ahora, tomate un tiempo para pensar seriamente: ¿para qué vives? ¿Cuál es el sentido último de tu existencia?

Hace poco leí unos versos de Unamuno que me hicieron pensar de verdad:

    “Vivir encadenado a la desgana/ es acaso vivir y esto ¿qué enseña?”.

Pienso en tantas personas. Algunos que viven amordazados por la ciega esclavitud de las pasiones. Andan en caza de placeres pasajeros, buscando huir a toda costa del remordimiento de su vida vacía, experimentando una y otra vez aquel grito que lanzó Bernanos en una de sus obras:

    “¿Cómo no se comprende más a menudo que la máscara del placer, despojada de toda hipocresía, es precisamente la de la angustia?”



Recuerdo sus rostros, y sólo percibo en el fondo de ellos tristeza, desolación pura.

Otros que viven sólo existencias superficiales, sin haberse puesto a pensar sobre el sentido de su vida. Sólo luchan por metas bajas-el éxito, algún like en facebook- obligados a ocultarse siempre bajo una mascara falsa, con miedo a investigar a fondo quiénes son. Y ese sólo vegetar en la vida, ese arrastrase sin un horizonte más amplio que el del momento instantáneo, me pregunto con cierto temblor, ¿se le podría llamar vida?

Existen también seres humanos que viven para trabajar. Sí, tienen una meta clara -el éxito, el cuidado de una familia- pero se han dejado absorber por el frenesí de la actividad. Un cargo tras otro, solucionar problemas y problemas, pasando todo el tiempo apagando fuegos. A un cierto punto, han olvidado que el trabajo es para vivir. Y una vida así, ¿es acaso una existencia humana? ¿No es acaso una simple sucesión de actos sin sentido, que se asemejan más a un vago sueño? Me vienen a la memoria los famosos versos de Calderón de la Barca, que describen con tino esta sensación:

    ¿Qué es la vida? Un frenesí./ ¿Qué es la vida? Una ilusión,/una sombra, una ficción,/y el mayor bien es pequeño/que toda la vida es sueño,/y los sueños, sueños son.

Es aquí cuando me encuentro con el misterio del hombre. Un ser inteligente, racional, capaz de hacer el bien y evitar el mal. Un ser que experimenta todos los días el vacío y el daño de su pecado y que, sin embargo, no es capaz de resistir a su seductora incitación. También un ser que puede olvidar el sentido de su existencia, y reducirse a un animal más, como bien escribió Shakespeare:



    “¿Qué es el hombre que funda su mayor felicidad, y emplea todo su tiempo solo en dormir y alimentarse? Es un bruto y no más. No. Aquél que nos formó dotados de tan extenso conocimiento que con él podemos ver lo pasado y futuro, no nos dio ciertamente esta facultad, esta razón divina, para que estuviera en nosotros sin uso y torpe.”

Somos seres que, al mismo tiempo que sentimos la necesidad del hambre y de la sed, poseemos lo que Víctor Frankl llamó “voluntad de sentido”. El hambre y la sed duelen menos que el vacío hiriente de una existencia a la deriva.

“El secreto de la existencia humana consiste no sólo en vivir sino en encontrar un motivo de vivir”(Dostoievsky). El hombre no puede vivir sin un sentido. Continuamente se pregunta, alza los ojos al cielo y se interroga sobre su puesto en el mundo.

Lo que pasa muchas veces es que esa voluntad de sentido se anestesia. La superficialidad, el gusto por lo instantáneo, el ruido, obstaculizan la reflexión. Nos impiden alzar la vista más allá, obligándonos a permanecer con la mirada puesta en lo inmediato. Pero esta voluntad permanece allí, latente, susceptible a explotar de inmediato con cualquier chispa.

Y ahora, tomate un tiempo para pensar seriamente: ¿para qué vives? ¿Cuál es el sentido último de tu existencia? Y verás que, una vez embarcado en el navío que lleva a la auténtica vida, te encontrarás al final, con Aquel que es la Vida.





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!