Menu


No Vale Todo
Procuremos entre todos un mundo mejor, el amor crece cuando se reparte


Por: Maria Luisa Martinez Robles | Fuente: Catholic.Net



Nos da miedo comprometernos. Estamos en la época de usar y tirar.  Lo duradero no existe. Se fabrica ropa, máquinas y tecnología para que duren unos pocos años, luego es mejor comprar uno nuevo. Con las cosas materiales, se admite. Con las personas y los sentimientos no es aceptable.

 

Se justifica cualquier acto dependiendo de los ojos con que lo miremos, se nos tacha de anticuados si no admitimos la falta de respeto, de compromiso, la carencia de valores y la indolencia.

 

No importa si hay quien piensa que somos bichos raros. No nos vamos a fijar en un futbolista de moda porque gana mucho dinero o en un cantante o actor porque lleva una ropa estrafalaria en defensa de la libertad de expresión. Lo respetaremos, puede hacer lo que quiera, pero no vamos a seguir sus pasos.



Nos vamos a fijar en esas personas que no son “nadie” porque no  hablan en público, pero saben escuchar en silencio. No son importantes pero importan mucho, trabajan sin hacer ruido, ayudan sin pedir nada a cambio.

Procuremos entre todos un mundo mejor. El amor es lo único que crece cuando se reparte. Hay demasiadas violaciones, agresiones, perversiones y corrupción.

Quizás sea porque para la sociedad actual todo vale. Hemos olvidado el cuidado de nuestros mayores, ellos nos necesitan, el amor se confunde con el sexo, los hijos y los padres no siempre se entienden. Afortunadamente no  es así en la mayoría de los casos. Muchas familias están unidas, los jóvenes son responsables, tienen afán de superación y los ancianos felices de poder ayudar a sus hijos y a sus nietos según sus posibilidades.

 

Actuamos



Nos levantaremos cada día con la intención de ser mejores que el día anterior.

 

Del Santo Evangelio

Filipenses 2:15

 

para que seáis irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin tacha en medio de una generación torcida y perversa, en medio de la cual resplandecéis como luminares en el mundo




 

Oración de hoy

 

Señor, te veo clavado en la Cruz y nadie mejor que Tú sabes del sufrimiento. Nadie ha pasado por tanta incomprensión y traición. Todo para salvarnos.

Ahora nosotros seguimos dándote la espalda, olvidando que sin ti, nos perdemos.

Perdónanos una vez más. No sabemos lo que hacemos. No nos has abandonado.

Confió en ti, confío en tu Madre, que es la nuestra. Con vuestra ayuda llegaremos a encontrar paz y la vida eterna.





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!