Menu


Dios, la creación
El hombre necesita apoyarse en la Fe para descubrir a Dios.


Fuente: Catholic.Net



Y aunque Él está presente en todas las cosas de la Creación, especialmente en el ser humano, el hombre necesita comprender y descubrir la  Presencia Cierta de Dios en todo lo que lo rodea, especialmente en el prójimo que Dios tanto ama.Descubrir a Dios es una tarea para toda la vida, pues es necesario recurrir a la Fe y a la Oración continua para aproximarse, siquiera un poco, al principio, y cada vez ir descubriendo y profundizando la Grandeza y el Poder de Dios, que ama tanto lo creado, pero especialmente al ser humano, obra cumbre de la Creación.

 

Dios es un Ser Infinitamente Santo y Todo Poderoso, que de la nada llamó a la existencia a la Creación.

 

El Principio de Dios es Amor.  Su Esencia: Santísima; Su Divinidad: Absoluta.  No hay nada más perfecto y hermoso que Dios.



En Dios hay 3 Personas Distintas, Absolutas y Perfectas en Su Ser: Dios. (Lo mismo el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.  Todas las cualidades de cada uno en todos).

En la Trinidad hay Esencia Perfectísima de lo Absoluto y Eterno.  Dios Uno y Trino, para traer a lo creado Felicidad, Orden, Concierto, Bienestar y Plenitud de Amor.

La Perfección de Dios consiste en ser Absolutamente Puro y Bondadoso.  Esa es la Esencia del Amor.

   

Así, en las tribulaciones de la Vida, Dios opera Gracia Santificante que, como escudo protege y anima el corazón del hombre, para ayudarle a salir adelante, sorteando las dificultades de la vida de la mejor manera posible, apoyados en la Gracia y Presencia de Dios.



 

La Sabiduría de Dios permite a los hombres acceder a un grado superior de entendimiento para que vean los resultados de sus propias obras, si delinquen, maldad y atraso.   Si permanecen fieles en la Fe, ayuda y fortaleza, protección de Dios.

 

Es necesario que el hombre comprenda que Dios está realmente presente en Su Creación, y escucha lo oculto de los pensamientos, y las obras que emprenden, para, si son obras buenas, apoyarlos, si no lo son, hablarles a la conciencia y al corazón, para que corrijan el rumbo y  no tropiecen y caigan en el pecado y en el error.

 

El hombre mutila los verdes campos de la Esperanza y del Amor.

Delinquen atrayendo a sus vidas inseguridades y penas, pues eso es lo que hay en su corazón.

El Tributo que el hombre puede dar a Dios es la Alabanza y el Reconocimiento de Su Grandeza y Poder, que Él utiliza para hacer el Bien a todos, no a unos cuantos,  y que es garantía de la vida fecunda para la permanencia del hombre en la Creación.

 

El hombre opera cambios importantes en lo que lo rodea. Contamina ríos y lagos.  Hasta el océano sufre las consecuencias de la corrupción interior que tiene el hombre en sí mismo, y que corrompe el exterior.

Por eso, el Dios Trinitario se hace Uno en el deseo de conservar cuanto fue creado, llevando Luces y anhelos para que el hombre corrija el rumbo y vuelvan a la Paz de conciencias y corazones, como Hijos de Dios.

 

La Trinidad es Santa, Purísima y Perfectísima, y en ese orden debe el hombre valorar lo actuado por Dios.

 

El error de los seres humanos es creerse superiores incluso a Dios, y no es así.  

Aún el más pequeño de Mis Ángeles es superior al más sabio y poderoso de los hombres.

No hay nada más grande, sabio y absoluto que Dios.

 

--Absoluto: Todo está en Él, todo lo contiene Él y Él está en todo y en todos.



 

CONSEJOS DE DIOS

 

REFLEXIÓN

                                                                     

 

A los Ojos de Dios es triste que los suyos perezcan.

Dios desea manifestar Su Amor y Su Presencia entre los hombres, ayudándoles a vivir en Paz.  En la Paz que el hombre busca y desea en su corazón, y que solo la encontrará retornando a Dios.  Como el hijo pródigo de la parábola, han caminado sin rumbo, perdiendo poco a poco el tesoro que había sido depositado en vuestro corazón.

Han manipulado las cosas de tal forma, que ya no reconocen lo bueno de lo malo. Hacen daño y ni se  enteran. Tan inmersos están en vuestro propio bienestar que se olvidan del prójimo, y se alejan de Dios.

 

Leyes simples y de gran valía que os darán Bienestar:

  • No quiten a otros lo que no es vuestro.

  • No deshonren a vuestro propio ser.

  • Vivan la Vida en la libertad de la justicia, esto es, haciendo cosas justas y buenas.

  • Honren a Vuestros  Padres y cuídenlos en la vejez.  El hombre olvida que así terminará él, cansado y solo si no ha hecho el bien.

  • El modelo a seguir es Mi Hijo,  síganlo, hagan vida sus Preceptos, Su Ley.

  • Amen como desean ser amados,

  • Procuren siempre el Bien, que de esta manera habréis cumplido, y dicha y contento encontrareis cuando al final de vuestras vidas, reciban el pago de sus obras, mal o Bien.

Amén

 

 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!