Menu


Los hispanos en EEUU ante la cultura de la muerte
Existen organizaciones abortistas en EEUU que han hecho de los hispanos un blanco de ataque porque están creciendo con más rapidez


Por: Magaly Llaguno y Marlene Gillette Ibern | Fuente: Vida Humana Internacional



Existen organizaciones abortistas en EEUU que han hecho de los hispanos un blanco de ataque. Entre las organizaciones que fomentan una mentalidad antivida y antifamilia y que reciben una gran cantidad de fondos por parte de fundaciones estadounidenses, se encuentran principalmente: Catholics for a Free Choice (“Católicas por el Derecho a Decidir”), Hispanas Organized for Political Equity/HOPE, Hispanic Federation/HF, Mexican American National Association-Hermana/Mana, National Council of La Raza, National Latina Institute for Reproductive Health/NLIRH y la más abortista de todas: Planned Parenthood Federation of America (Federación de Paternidad Planificada de EEUU o simplemente Paternidad Planificada).

Una de las principales razones por las cuales estas organizaciones han hecho de los hispanos en EEUU uno de sus preferidos blancos de ataque, es porque los hispanos están creciendo en número con más rapidez que ningún otro sector de la población de ese país. En la actualidad hay aproximadamente 44 millones de hispanos en EEUU. Se calcula que para el 2050, los hispanos constituirán alrededor del 24% de la población estadounidense. Además, la tasa de crecimiento demográfico de los hispanos es cuatro veces más elevada que la del resto de la población de EEUU.

Por otro lado, los hispanos constituyen alrededor del 40% de la Iglesia Católica en EEUU. La catolicidad de la mayoría de los hispanos influye mucho en su oposición al aborto. En efecto, las encuestas realizadas han arrojado que el 78% de los hispanos rechazan el aborto, y de éstos, el 40% dice que el aborto NO debe ser legal bajo ninguna circunstancia (la cual es la postura correcta y la de la Iglesia Católica). De hecho, la resistencia que aún queda entre los hispanos en cuanto al aborto, se ha explicado en términos de los valores y las leyes de los países de donde provienen, en su mayoría católicos.

Ante esta realidad, las organizaciones abortistas en EEUU han diseñado una estrategia, para atraer a los hispanos, que podríamos llamar de “inclusión”. Esta estrategia consiste en ampliar sus “servicios” más allá del aborto y la anticoncepción, para incluir actividades a favor de los inmigrantes y el apoyo a medidas a favor de la inmigración. Ello obedece al hecho de que, aunque los hispanos se identifican más como “conservadores” que como “liberales”, se ha comprobado que en su mayoría votan por el partido político que ellos creen que los ayudará más en cuanto a la inmigración.

Tristemente esta estrategia de la inclusión les está dando resultado a las organizaciones abortistas en EEUU que tienen a los hispanos en la mirilla. Ello se evidencia en el preocupante hecho de que los hispanos recurren en gran escala a los centros de “salud” de Paternidad Planificada. Incluso, son remitidos a los mismos por algunas de las organizaciones hispanas anteriormente mencionadas.

Por ello es que, a pesar del continuo crecimiento demográfico de los hispanos en EEUU, se ha observado un leve descenso en la tasa de crecimiento demográfico en este sector de la población a partir de la década de 1990. Es muy probable que esta disminución se deba al triste hecho de que las mujeres hispanas tienen una tasa de aborto de aproximadamente el 30%, comparada con la del 11% de las mujeres blancas no hispanas.

Existen organizaciones antivida en América Latina, muchas de ellas de EEUU, y en ese país esas mismas organizaciones y otras que se dedican al negocio del aborto, también están atacando a los hispanos. Se trata de un doble frente de ataque antivida. Ese ataque es ideológico y físico. Es ideológico, por cuanto estas organizaciones están penetrando la mentalidad hispana, que en general es provida, con su fracasada ideología antivida. Es físico, por cuanto en EEUU estos grupos han colocado estratégicamente sus centros de abortos y anticonceptivos abortivos en las áreas urbanas que están más densamente pobladas por los hispanos. Bajo el eufemismo de “servicios de salud” y por medio de la estrategia de la “inclusión” ya mencionada, estas organizaciones “enganchan” a los hispanos, quienes incautamente caen en la trampa, creyendo que los quieren “ayudar”, cuando en realidad los quieren eliminar.

Es por tanto urgente que la Iglesia Católica y otras entidades católicas hispanas a favor de la vida y la familia en EEUU, se acerquen a los hispanos para informarles acerca de este ataque y darles formación católica y ayuda respecto de la defensa de la vida humana y la familia. De lo contrario, los hispanos perderán su fe y su amor por la vida y la familia.

Preguntas o comentarios
 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |