Menu


16 Siglos de Historia, Cultura y Teología Cristianas
Cristo aseguro la asistencia del Espíritu Santo hasta el fin de los Tiempos.


Por: Javier Ordovàs | Fuente: Catholic.Net



 

Lo que muchos protestantes desconocen de su propia historia

 

¿Para reformar la Iglesia, había que crear miles de iglesias nuevas?

 



La historia forma parte del patrimonio cultural, no solamente de colectivos, sino de cada uno de los individuos. Por eso, los latinoamericanos no pueden ignorar que su cultura e idiosincrasia actual tiene un componente importante de su origen en la cultura e historia latina (España, Portugal,…).

De la misma manera los norteamericanos no pueden ignorar que en sus raíces está la cultura de la Europa del norte (Inglaterra, Holanda, Francia,…); los afroamericanos, además, deben añadir el componente africano que se añade a la cultura latina o nórdica. La Andalucía española no puede ignorar los casi ocho siglos de dominación musulmana.

 

Toda esa historia está en la genética de cada persona: ignorarlo es desconocer algo innato de la propia personalidad. Ignorar todo eso es desconocerse a sí mismos.

Pues bien, muchos protestantes tratan de “borrar de un plumazo” 16 siglos de historia, cultura y teología cristianas, cuando eso, no es sólo históricamente erróneo, sino culturalmente un suicidio.



 

Los protestantes, siendo cristianos, no pueden desconocer la historia del cristianismo, desde su origen Cristo, los Apóstoles y sus sucesores, hasta finales del siglo XVI.

 

Cuando Cristo eligió a los doce apóstoles, con Pedro como cabeza, y funda su única Iglesia, sabía que la luz de la Buena Nueva a toda la tierra no llegaría en la generación de los propios Apóstoles, sino en tiempos futuros. Por eso les asegura la asistencia del Espíritu Santo hasta el fin de los tiempos y, por eso, sabía que los Doce tendrían que nombrar sucesores. Y la Iglesia primitiva, con la autoridad conferida por Cristo, organiza la sucesión de Pedro y de los demás Apóstoles.

 

Estos son algunos aspectos que desconocen de 16 siglos de historia del cristianismo:

 

- Lutero y sus seguidores no hubieran llegado a conocer el cristianismo sino fuera por la acción continuada del Espíritu Santo sobre la Iglesia, los millones de fieles cristianos. Todos esos cristianos, con sus errores, mantuvieron viva la Biblia y la Iglesia fundada por Jesucristo, iniciada por los Doce Apóstoles y continuada por sus sucesores.

 

- Están afirmando que los Apóstoles y sus inmediatos sucesores se equivocaron.

 

- Que la organización y doctrina de la Iglesia, en su primer siglo de existencia fue un error. Y, mucho más, en los siglos posteriores.

 

- Que los cristianos de los primeros siglos se equivocaron al establecer un “canon bíblico” y, sin embargo acertaron los protestantes 16 siglos después. Aunque la mayoría de los fieles protestantes ignoran porqué y cuáles son los sietes libros que ellos eliminaron del canon bíblico.

 

- Desconocen que los mismos cristianos que organizaron la jerarquía primitiva de la Iglesia, defendieron y definieron la doctrina de los dogmas fundamentales, son las generaciones, de varios siglos, que murieron mártires por mantener su fe frente a las continuas y crueles persecuciones del Imperio Romano. Muchos de esos dogmas, sobre todo los que se refieren a la Trinidad y a Jesucristo, son parte de las creencias protestantes.

 

- A algunos protestantes les han convencido de que la Iglesia Católica la fundó el Emperador Constantino, ignorando que Constantino simplemente se vio obligado a reconocer y dar el derecho de ciudadanía a una sociedad que ya era, en su mayoría, de todos los estratos de la sociedad, cristiana; y que la Iglesia era ya, mucho antes de Constantino, una estructura organizada y con un cuerpo doctrinal muy sólido.

 

Consideran inútil e invalida la investigación bíblica y teológica de 16 siglos de cristianismo. Con miles de católicos santos y de cerebros brillantes; sin ánimo de ofender, mucho más inteligentes y equilibrados que Martín Lutero. Esos brillantes cristianos conocían las debilidades humanas de los cristianos y de las autoridades eclesiásticas de todos los siglos, así como la necesidad de reforma interna permanente de la Iglesia.

 

Ignoran la sabiduría, conocimientos bíblicos y teológicos de mentes tan sanas y brillantes como: Agustín de Hipona, Basilio de Cesárea, Clemente Romano, Ignacio de Antioquía, posteriores como Isidoro de Sevilla, Alberto Magno, Buenaventura, Tomás de Aquino, Teresa de Ávila, Juan de la Cruz,… Un centenar de Padres de la Iglesia y más de 30 Doctores de la Iglesia.

 

Desconocen que dentro de la Iglesia, el Espíritu Santo ha promovido constantemente carismas muy activos y reformadores a través de instituciones y órdenes como los Franciscanos, Benedictinos, Dominicos, Agustinos (a los que pertenecía Lutero), Jesuitas, Carmelitas,… que han enriquecido la teología y la espiritualidad de la Iglesia.

 

Aunque no admitan la posibilidad de intercesión de los santos, al menos deberían valorar y considerar su buen ejemplo de vida como modelos muy distintos de forma de vida cristiana.

 

Ignoran que los príncipes europeos de la época apoyaron a Lutero porque necesitaban oponerse al poder de la Iglesia de Roma y sus aliados. Por tanto el origen de la Reforma protestante tiene una fuerte dosis de juego de intereses de poder político, aparte de la soberbia de Lutero.

 

No conocen el siguiente texto escrito de Lutero a Zwinglio: «Le asusta a uno ver cómo donde en un tiempo todo era tranquilidad e imperaba la paz, ahora hay dondequiera sectas y facciones: una abominación que inspira lástima [...] Me veo obligado a confesarlo: mi doctrina ha producido muchos escándalos. Sí; no lo puedo negar; estas cosas frecuentemente me aterran».

 

Tampoco conocen lo que Lutero le confiaba a su amigo Melanchton: « ¿Cuántos maestros distintos surgirán en el siglo próximo? La confusión llegará al colmo».

 

Desconocen que muchos católicos estaban pidiendo profundas reformas dentro de la Iglesia mucho antes que Lutero. Reformas que se hicieron de manera acordada en el Concilio de Trento (finalizado en 1563) y más extensas y profundas de lo que el protestantismo solicitaba.

 

IIgnoran que la Iglesia, siendo santa y, a pesar de la asistencia del Espíritu Santo, está compuesta por hombres y, por tanto necesitó desde el inicio una reforma permanente, necesitaba reforma en el siglo XVI y necesita reforma actualmente.

 

¿El Espíritu Santo abandonó a la Iglesia durante 16 siglos e inició su acción para crear miles de “nuevas iglesias” todas ellas consideradas como la “única” Iglesia de Jesucristo?

 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!