Menu


¿Qué puedo hacer para fortalecer mi fe?
6 consejos prácticos para fortalecer mi fe cuando siento que flaquea


Por: Mauricio Montoya | Fuente: Catholic-link.com



En nuestro camino de vida es común encontrarnos con momentos en los que la fe flaquea. Momentos en los que todo parece ir bien y cuando menos lo pensamos, renacen las dudas. Cuando esto suceda debemos buscar los medios para afrontar el sentimiento de pérdida o confusión y poner manos a la obra.

Estos son algunos consejos que pueden ayudarnos a fortalecer nuestra fe y regresar a ella.

1. Busca respuestas a tus dudas

Muchos nos hemos encontrado con dudas, pequeñas o grandes. Acerca de aquello en lo que creemos, y no tiene nada de malo, al contrario, es totalmente natural. Hay que verlo como una oportunidad para fortalecer nuestra convicción de fe.

Lo importante aquí, no es el hecho de hacerse preguntas, sino de buscar respuestas y saber donde hacer la búsqueda, pues no todos los sitios web o libros tienen la mejor respuesta. Te recomiendo buscar en el Catecismo de la Iglesia como primera medida, también puedes acercarte a un sacerdote o guía espiritual para que te ayude a aclarar el panorama o acudir al testimonio de diversos santos.

2. Pide a Dios que aumente tu fe

Suena un poco obvio, pero en ocasiones olvidamos acudir a Dios en estos momentos, lo dejamos de lado. En los evangelios encontramos una bella aclamación dirigida a Él: ¡Señor, creo pero aumenta mi fe! (Mc 9, 14-29), es una expresión confiada en que el Señor, en su infinito amor, va a escuchar nuestro clamor y acrecentará nuestra fe.



No es tan sencillo como parece, pero Dios nunca falla. Podremos estar atravesando por duras pruebas, pero Él no nos olvida. Busca un momento del día para dedicarle estas palabras, sincerar tu corazón, reconocerte débil y pedirle ayuda. Perseverar en la oración, aunque parezca complicado, es un aspecto que no podemos dejar de lado.

3. Realiza un examen de conciencia

En aquellos momentos en que tambalea la fe, es fundamental hacer una evaluación de cómo estamos viviendo. Es necesario saber si este decaimiento espiritual se debe a alguna situación de pecado en que hayamos caído. Además, es necesario, acercarnos a la confesión conscientes de que por medio de ella, recibimos la gracia para ser cada vez más fieles al Señor.

Erróneamente se cree que realizar un examen de conciencia, se trata de ponernos en el banquillo de los acusados, pero en realidad, esta es una excelente herramienta que nos sirve como reflejo de lo que somos en determinado momento.

4. Vive la caridad

No hay mayor alegría en el corazón del hombre que la de poder demostrar su amor a los demás por medio del servicio. Te recomiendo acercarte a un centro de salud o una fundación y donar un tiempo de voluntariado,  visitar a un enfermo de tu comunidad, ayudar a alguien que esté pasando hambre, acompañar a quien se encuentra solo.

Estas son solo algunas formas de entregarnos a otros y una poderosa arma contra la desesperanza o la desilusión.



5. Busca dirección espiritual

Te recuerdo que no podemos caminar solos, es necesario que haya alguien que nos acompañe, aliente y corrija en el camino. Buscar dirección espiritual te ayudará a encontrar la luz del Espíritu Santo, refugiarse en él nos servirá de bastón en el proceso de fe y conversión.

Si estás pasando por un momento de crisis de fe, una experiencia de dolor o culpa, o incluso un momento de acción de gracias a Dios, un encuentro con tu director espiritual es totalmente enriquecedor, sentirás cómo es el mismo Señor quien te acoge, escucha y aconseja.

6. Recuerda aquellos momentos en que tu fe ha sido más firme

Es bueno recordar y volver a vivir esos momentos que han permitido que tu fe crezca y se haga más fuerte, pues en ellos encontrarás las pautas para recuperarte en este bello camino hacia Jesús. Es importantísimo que nunca olvides, que no estás solo, sino que tanto la fuerza del Espíritu como la compañía y apoyo de tus hermanos en la fe, están contigo.

Repite diariamente en tu oración personal: ¡Señor, creo pero aumenta mi fe! No temamos pedirle con urgencia a Dios que nos socorra. La fe es una gracia, una gracia que transforma nuestras vidas y la forma en que vemos el mundo. Como gracia que es, es necesario pedírsela a Dios continuamente.

Este artículo fue publicado originalmente por nuestros aliados y amigos: Ir al artículo en Catholic-link.com

 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!