Menu


Las elecciones en USA y el Reino
El gobierno y otras instituciones ejercerán una formidable presión contra los fieles cristianos para que abandonen la verdadera moral y los valores familia


Por: Jordi Rivero | Fuente: Catholic net



En la semana de elecciones en USA, el Señor me dijo: "Soy Rey y mi Reino no tendrá fin". Es algo que sabemos pero Jesús quiere que lo profundicemos y lo apliquemos con todo el corazón a nuestra forma de pensar, hablar y obrar. Solo así podremos continuar siendo Cristianos en un mundo hostil a los valores sagrados del reino.

Creo que esa hostilidad aumentará considerablemente dado el resultado de las elecciones en USA. El gobierno y otras instituciones ejercerán una formidable presión contra los fieles cristianos para que abandonen la verdadera moral y los valores familia. Esta presión ocurrirá también en los trabajos, entre las amistades, hasta en las familias. Cuanto mejor nos preparemos mas fuertes seremos para librar las batallas del Señor nuestro rey.

Un ejemplo de la pérdida de moral es la aceptación del aborto: Según una encuesta (Fuente: Knights of Columbus, CNS, 2008), el 36% de los "católicos practicantes" se identifica como "pro-choice" (a favor de escoger). Es decir, abogan por la libertad de escoger matar a un bebe en el vientre de su madre. Solo un 21% de los "Católicos practicantes" considera que el aborto debe estar siempre prohibido. Este relativismo moral ha permitido que la mayoría de los católicos votase por un candidato que durante la campaña dijo que no sabía cuando comienzan los derechos humanos, que prometió que su primera medida como presidente sería aprobar la ley (FOCA) que elimina toda restricción al aborto y que además justificó sus votaciones a favor del infanticidio.

La enseñanza de Juan Pablo II
 
Entre todos los delitos que el hombre puede cometer contra la vida, el aborto procurado presenta características que lo hacen particularmente grave e ignominioso. El Concilio Vaticano II lo define, junto con el infanticidio, como « crímenes nefandos ». Hoy, sin embargo, la percepción de su gravedad se ha ido debilitando progresivamente en la conciencia de muchos. La aceptación del aborto en la mentalidad, en las costumbres y en la misma ley es señal evidente de una peligrosísima crisis del sentido moral, que es cada vez más incapaz de distinguir entre el bien y el mal, incluso cuando está en juego el derecho fundamental a la vida.

Ante una situación tan grave, se requiere más que nunca el valor de mirar de frente a la verdad y de llamar a las cosas por su nombre, sin ceder a compromisos de conveniencia o a la tentación de autoengaño. A este propósito resuena categórico el reproche del Profeta: « ¡Ay, los que llaman al mal bien, y al bien mal!; que dan oscuridad por luz, y luz por oscuridad » (Is 5, 20). Precisamente en el caso del aborto se percibe la difusión de una terminología ambigua, como la de « interrupción del embarazo », que tiende a ocultar su verdadera naturaleza y a atenuar su gravedad en la opinión pública.

Quizás este mismo fenómeno lingüístico sea síntoma de un malestar de las conciencias. Pero ninguna palabra puede cambiar la realidad de las cosas: el aborto procurado es la eliminación deliberada y directa, como quiera que se realice, de un ser humano en la fase inicial de su existencia, que va de la concepción al nacimiento. -Evangelium Vitae 58

El obispo Chaput dijo en estas elecciones: "Como Católicos tenemos el deber de santificar y humanizar nuestro país; en otras palabras, de llevarlo a Jesucristo. No podemos negociar nuestra identidad y misión bajo el pretexto de "no imponer nuestras creencias. Eso es cobardía". Ciertamente para ser ciudadanos del Reino hace falta mucha valentía. Los mártires de todos los siglos nos lo recuerdan.

Aunque vivamos en una democracia no podemos olvidar que nuestra primera ciudadanía es la del reino de los cielos. La misión del discípulo de Cristo es vivir ya aquí según la voluntad del Rey y propagar el Reino. Rezamos "Venga tu Reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo" ¿como viene el reino? Cuando hacemos la voluntad del rey aquí en la tierra. En adelante recemos el Padre Nuestro pensando lo que pedimos.
Les exhorto a que se decidan por Cristo y lo tengan por Rey de sus vidas, que sean fieles miembros de su Cuerpo Místico que es la Iglesia Católica. Exhorten a sus familias y amigos a unirse también. La Iglesia es la barca en que nos salvamos porque en ella el mismo Jesús está presente. Por medio de ella nos da Su Cuerpo en la Eucaristía y los otros Sacramentos; nos guía con TODA la verdad de su doctrina, nos la enseña por medio del magisterio; nos da hermanos para apoyarnos en la oración y en la nueva vida de virtud; nos envía a la misión. Con la Iglesia sufrimos pruebas y persecución pero recordemos la promesa de Jesús: "tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella". Mateo 16,18.  ¡Cristo ya venció!

Antes de las elecciones dije a nuestra comunidad: "El martes serán las elecciones y el miércoles Jesús seguirá siendo Rey. Cielos y tierra pasarán y Jesús seguirá siendo Rey. Por lo tanto, lo que esta por decidirse no es su Reino sino mas bien quien perseverará en la pruebas y llegará a reinar con El."
Estos tiempos difíciles son también tiempos de gran esperanza ya que la cruz es la única manera de purificarnos de un cristianismo mediocre y cómodo. El Señor quiere levantar discípulos que tengan fuego de amor en sus corazones para abrazar la cruz y seguirle. También pueden ser tiempos muy fecundos para Evangelizar. Donde abunda el pecado sobreabunda la gracia.

María Santísima es nuestro modelo. El ángel le dijo que su hijo: "reinará sobre la casa de Jacob por los siglos y su reino no tendrá fin" Lucas 1,33. María no dudó aunque el mensaje pareciera imposible en el imperio del Cesar. No dudó al sufrir rechazo y dar a luz en un establo; no dudo al verlo morir en la cruz.  Ella no permitió que el mundo influenciara con su falsa lógica. Supo interpretar TODO a la luz de la Palabra de Dios. La fe no defrauda. Dios la exaltó y es reina de cielo y tierra, auxilio y guía de los cristianos.

 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |