Menu


¿Quién está robando las Ovejas?
El llamado es Salir a Buscar esas Almas Sedientas de Cristo.


Por: Marlene Yañez Bittner | Fuente: Catholic.Net



Más de alguna vez hemos escuchado esta expresión al referirse a la emigración de personas desde nuestra Iglesia. Por diversos motivos, acuden a otras Iglesias o simplemente prefieren no pertenecer a ninguna religión y mantener lo que dicen “una relación directa con Dios”. Decisión riesgosa por cierto, pues el crecimiento y maduración de nuestra fe se facilita cuando la practicamos en conjunto con nuestros hermanos.

 

“La fe no es un hecho privado; se vive en la comunidad” (Papa Benedicto XVI)

 

“Porque donde hay dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos”. (Mateo 18,20)



Sin embargo, me arriesgo a decir, que no son las “otras Iglesias” o la opción por no pertenecer a ninguna Religión los factores por los cuales se genera esta emigración, sino simplemente, las delicias humanas que ofrece el mundo. La tendencia es a practicar la norma que rige la llamada sociedad del consumo: disfrutar al máximo de la vida, consumir el mayor número de bienes y servicios de manera innecesaria y darse al máximo de satisfacciones de todo tipo.

Una práctica por cierto que termina depositando la seguridad y confianza en superficialidades y no en la verdadera fuente de seguridad, paz y vida que nos ofrece Jesucristo. Pues todos hemos sido llamados al Reino de Dios, pero debemos tener la voluntad de seguir el camino del evangelio y no sesgar nuestro actuar con las banalidades mundanas.

Todos tenemos sed de Cristo, pero muchas veces intentamos saciarnos en lo material o en las entretenciones del mundo. Si tan sólo dejáramos que Dios actúe en nuestras vidas, nuestras inclinaciones y prioridades cambiarían.

Lástima merecen aquellas personas desenfrenadas en consumir y que claramente han dejado a Jesucristo en un segundo plano. Pero no es digno de crítica, sino más bien, se hace imprescindible actuar. Quienes aún estamos “dentro del corral” y no hemos sido “robados” por el mundo, salimos a buscar a nuestros hermanos: lo hacemos por amor y por deber. Pues los bautizados debemos ser también agentes evangelizadores y no dejar toda esa tarea a los Sacerdotes.

“Porque si predico el evangelio, no tengo de qué sentir orgullo; es mi obligación hacerlo. Pues ¡ay de mí si no evangelizare!” (1 Corintios 9,16)



Si aún somos parte de la Iglesia es porque Dios ha puesto en nosotros esa voluntad y necesidad, Él nos ha elegido para dar frutos y colaborar en su plan de salvación, pero debemos tener la disposición de hacerlo; salir a tocar todos esos corazones que hemos perdido.

El Señor nos ha dotado a todos de distintos carismas, condiciones y cualidades; ha reforzado en cada persona los Dones del Espíritu Santo de acuerdo a la misión por la cual hemos sido creados.

“Cada uno de nosotros ha recibido su talento y Cristo es quien fijó la medida de sus dones para cada uno.” (Efesios 4,7)

En el proceso de evangelización podemos encontrar muchos caminos, desempañar muchas funciones y realizar distintas actividades conforme a nuestras capacidades que por Gracia de Dios, hemos sido dotados. Incluso mediante nuestro propio testimonio, estamos utilizando una herramienta muy poderosa de evangelización. Más aún, simplemente con nuestro ejemplo de amor a Dios, dejando relucir su actuar en nuestras vidas, anunciándolo con alegría y gozo, estamos obrando y dando frutos como el Señor nos pide.

“Predica el evangelio en todo momento, y cuando sea necesario, utiliza las palabras”. (San Francisco de Asís)

Debemos actuar entonces, con la seguridad de que Dios nos ampara, nos alienta y nos fortalece para el cumplimiento de nuestra misión. Pero es urgente hacerlo, muchos hermanos se están perdiendo no sólo en el materialismo, sino también en los vicios. El llamado es salir a buscar a aquellas almas sedientas de Cristo con la mirada puesta en Él, amor más grande y único, dador de vida, fuente de riqueza verdadera. El Señor una vez más le pide a la humanidad anunciar su Palabra.

“Y les dijo: Vayan por todo el mundo y anuncien la Buena Nueva a toda la creación.” (Marcos 16,15)

Volver al camino verdadero que nos lleva al Padre, es un asunto urgente, pues el costo de continuar en tinieblas es privarse de la verdadera felicidad que nos da la salvación.

“El que crea y se bautice se salvará; el que se niegue a creer se condenará.” (Marcos 16,16)





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!