Menu


Enrique Shaw: padre de familia, apóstol y empresario
Un empresario ¿Camino a los altares?


Por: Redacción | Fuente: Catholic.net



Enrique Ernesto Shaw, fue un laico, marino, esposo, padre de familia y empresario argentino. Por su vida ejemplar, la Iglesia aceptó que se inicie su proceso de canonización y desde 2001 es considerado Siervo de Dios. Este artículo busca que lo conozcamos un poco más.

Su vida [1]

Hijo de padres argentinos, Sara Tornquist y Alejandro Shaw, Enrique nació en París el 26 de Febrero de 1921. En el año 1923, su familia regresa al país.

Su madre fallece cuando Enrique tenía cuatro años, pero su esposo cumplió el deseo póstumo de Sara y confió su formación religiosa a un sacerdote Sacramentino.

En el Colegio de La Salle de Buenos Aires fue un alumno sobresaliente. Pero lo que más distinguía a Enrique era su profunda fe religiosa: comulgaba diariamente y era miembro directivo de la Congregación Mariana.

A principios de 1936, después de cumplir 14 años, desea ingresar en la Escuela Naval Militar, a pesar a la oposición de su padre. Fue principalmente en los rigurosos mares del Sur donde ejerció una comprometida labor apostólica, dando un fuerte testimonio de fe. Figuró entre los tres mejores promedios de su clase y fue el más joven de los graduados hasta entonces en la institución.



Enrique fue siempre muy buen lector y buscaba ansiosamente responder a sus inquietudes. Autodidacta desde muy joven, a los 16 años comenzó a leer libros de economía, política, filosofía, historia y ciencia. Pero en ninguno de estos libros encontró la respuesta que él necesitaba. Una tarde del verano de 1939, en un folleto sobre Doctrina Social de la Iglesia, finalmente encuentra lo que estaba buscando. Él siempre llamó a esto su ¨ conversión ”.

Entre las amigas con las que sale y visita durante sus licencias en Buenos Aires, hay una que le llama especialmente la atención: Cecilia Bunge. Con ella se casa en 1943 y Dios bendice este matrimonio con nueve hijos.

En 1945 fue enviado por la Marina a la Universidad Estatal de Chicago (EE.UU.) para estudiar meteorología. Pero fue en ese año, cuando ya su familia estaba constituida y creciendo, en que se produjo un cambio notable en el rumbo de su vida: Enrique vio que Dios le pedía de ahora en más un apostolado específico. En un principio creyó que debía hacerse obrero, pero un sacerdote lo persuadió para que llevara el evangelio al mundo empresario al cual pertenecía su familia.

Toma esta nueva dirección, renuncia a la Marina y de regreso a la Argentina, se inicia como ejecutivo de las Cristalerías Rigolleau. En poco tiempo llegó a ser Gerente General y a conformar distintos directorios de otras empresas. Durante esos años fue formando una espiritualidad propia relacionada con su vocación de empresario cristiano: ¨ Como empresario: sembrar esperanza. Ver la realidad. Renunciar al beneficio aparente del momento. Ser un puente entre quienes conocen el problema, y el ´sumergido´ que piensa en su problema inmediato

Se incorporó a la Acción Católica y al Movimiento Familiar Cristiano.
En 1946 el Episcopado le encarga organizar con otros empresarios la ayuda a la Europa de post-guerra e intenta crear una entidad para que los empresarios "sean más cristianos". Gracias al estímulo del Canónigo Cardijn concreta su aspiración y en 1952 funda ACDE (Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa) de la cual es su primer Presidente. Despliega así, una intensa acción evangelizadora dirigida a la clase empresaria tanto del país como de América Latina donde extiende el movimiento empresarial de UNIAPAC nacido en Europa pocos años antes. Que en la empresa- escribió- haya una comunidad humana; que los trabajadores participen en la producción y, por lo tanto, darle al obrero el sentido de pertenencia a una empresa. Ayudarlo a adquirir el sentido de sus deberes hacia la colectividad, el gusto por su trabajo y, por lo tanto, de la vida. Ser ¨patrón¨ no es un privilegio, es una función.¨



En 1957 se le descubre un cáncer. Inicia una tenaz lucha contra la enfermedad. Sin embargo esto no le impide mantener una intensa actividad participando en congresos, dictando conferencias, editando publicaciones, elaborando su diario y manuscritos. En estos últimos, empieza a despuntar el perfil de un hombre que va uniéndose cada vez más a Cristo: ¨ No basta con hacer las cosas bien, o tal vez muy bien. Es necesario estar totalmente entregado a Cristo, pensar si cada acto está de acuerdo con las intenciones del Corazón de Cristo¨.

En 1958 integra el primer Consejo de Administración de la Universidad Católica Argentina. Participa en la fundación de Caritas y del Serra Club. Es Presidente de los Hombres de Acción Católica. Organiza una librería a la que llama "Casa del Libro": una iniciativa apostólica para difundir temas de espiritualidad, de la Doctrina Social de la Iglesia, y otras cuestiones éticas y culturales.

Su salud empeora en 1962 pero no declina hasta el final su labor como dirigente.

Pocas semanas antes de morir, en una reunión con el personal de la empresa, agradece a todos, especialmente a los obreros, los que donaron sangre para sus intervenciones quirúrgicas.

Viajó a Lourdes a pedido de los suyos, para pedir el milagro de su curación. Pero él ofreció su vida por familiares y amigos.

Fallece el 27 de Agosto de 1962, a los 41 años, tras dolorosos padecimientos que enfrentó con entereza, coraje y una profundidad cristiana conmovedora.

Modelo de vida cristiana

"También la actividad empresarial puede ser un ejercicio de la misericordia” comentó el Papa Francisco -el 17 de noviembre de 2016- a más de 500 participantes de la Conferencia Internacional de UNIAPAC (Unión Internacional Cristiana de Dirigentes de Empresas) y puso como modelo al argentino Enrique Shaw en proceso de beatificación.

Pero ¿por qué este empresario argentino puede ser modelo de cristiano? He aquí apenas cinco motivos [2]:

  • Porque antes de dirigir, quería servir como un obrero más. Renunció a ese anhelo cuando un amigo sacerdote le hizo ver que podría evangelizar el mundo empresario.
  • Porque se proponía amar a todos sus empleados: “Para juzgar a un obrero, hay que amarlo”.
  • Porque este era el motivo por el cuál quería que su empresa crezca: “Debemos crear trabajo…y cuanto más eficiente sea nuestra labor, más recursos tendrá la Providencia para repartir entre pobres y necesitados”
  • Porque se esforzaba en aprender y crecer en el conocimiento de la doctrina de la Iglesia: “En el orden intelectual mi tesoro más grande es mi conocimiento de la doctrina católica en todos sus aspectos”.
  • Porque creía que siendo un buen profesional, sería un mejor apóstol, y siendo santo, guiaría a su familia en ese mismo camino: “Si nosotros somos santos, serán también nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos”.

Causa de Canonización [3]

  • El 25 de agosto de 2005 fue la ceremonia de apertura formal de la Causa en la Curia de Buenos Aires.
  • El 19 de septiembre de 2013, en la Universidad Católica Argentina se llevó a cabo la ceremonia de Clausura de la fase diocesana de la Causa de Canonización del Siervo de Dios Enrique E. Shaw. Presidió la ceremonia el Arzobispo de Buenos Aires, Monseñor Mario A. Poli.
  • En el mes de mayo 2015, la Congregación para la Causa de los Santos del Vaticano designa a Monseñor Paul Pallath, de origen hindú, como el Relator de la Causa.
  • A mediados del 2018 se  han aprobado los borradores finales de la “Positio” y se han impreso los  ejemplares que han sido entregado a los cardenales y teólogos para que puedan trabajar sobre la ”Positio”
  • Superada esta etapa el Siervo de Dios Enrique Ernesto Shaw podría ser declarado Venerable por S.S.  el Papa Francisco.

Fuentes:
[1] ACI Prensa
[2] Aleteia.org
[3] EnriqueShaw.com

 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!