Menu


Monjas de Clausura participan en la Elaboración de Dulces
Los dulces conventuales llegaron a Sevilla para endulzar los corazones


Por: Redacción | Fuente: GaudiumPress



Magdalenas, yemas de San Leandro, pestiños, tortas almendradas, mantecados de ajonjolí, tordas de chocolate, sultanas, etc., fueron algunas de las delicias que del 6 al 9 de diciembre deleitaron a cientos de sevillanos que adquirieron algunos de los productos elaborados por 19 conventos en la ya tradicional Exposición de Dulces Conventuales de Sevilla, un evento que llegó a su edición número 34.

 

La muestra, que tuvo lugar en el Palacio Gótico del Alcázar de la ciudad andaluza, se realiza todos los años los días previos a la Navidad como un modo de compartir la inmensa riqueza culinaria que se esconde tras los claustros y también para apoyar el sostenimiento económico de los monasterios, el único sustento con el que algunos cuentan.

 

"El importe de las ventas constituye el ingreso más grande del año para las comunidades participantes, la mayoría con graves problemas económicos para conservar y mantener los edificios", señala Gloria Gamito, en nota difundida por la Archidiócesis de Sevilla.



 

 

Fue inaugurada el 6 de diciembre por Mons. Juan José Asenjo, Arzobispo de Sevilla, y permaneció abierta hasta el día 9 en horario continuo desde las 10:00 horas hasta las 7:00 de la tarde.

 

De los 19 conventos que participaron, 7 eran de Sevilla, y 12 del resto de la provincia. Por la ciudad participaron los monasterios de San Leandro, Santa Inés, Madre de Dios, San Clemente, Santa Paula, Santa Ana y Santa María de Jesús.



 

La muestra ha comprendido unos 6 mil kilos de dulces de 290 variedades, contado con algunas novedades. Como ha reseñado la Archidiócesis de Sevilla en nota de prensa:

 

"Esta vez llaman la atención los corazones de Santa Gertrudis, una tarta exquisita de almendra, huevo y mantequilla que elaboran las monjas de San Clemente, las hojaldrinas de las Mercedarias de Osuna o los dulces sin lactosa de las Carmelitas de Utrera, entre otros". Tampoco faltaron los dulces sin azúcar de Santa Clara de Estepa o las yemas de San Leandro sin gluten.

 

Pero la Exposición no es la única ocasión en la cual se pueden adquirir los dulces de las monjas, pues los conventos los venden durante todo el año. "Todos los dulces que se presentan en la exposición, y muchos otros que es imposible incluir en ella, se hacen y venden durante todo el año en los tornos de los conventos, donde además se pueden encargar para celebraciones o regalos", ha indicado Claudia Hernández, coordinadora de la iniciativa, quien es citada en la nota de prensa.

 

Son ya algunos años de historia de la Exposición de los Dulces Conventuales, la primera ocurrió en el año 1985, realizándose aquella ocasión en el Instituto Francés. De allí luego se realizó en el antiguo salón Santo Tomás del Arzobispado, donde la muestra permaneció por catorce años. También llegó a realizarse en el atrio de la Catedral de Sevilla. En los ´últimos años se ha realizado en el Palacio Gótico del Alcázar de Sevilla.

 

La Archidiócesis de Sevilla cuenta actualmente con 35 conventos de clausura y más de 500 monjas.

 







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |