Menu


Bulgaria y Macedonia
El Papa Francisco visitará en mayo estos dos países de Europa del Este


Por: Redacción | Fuente: ACI Prensa



El Papa Francisco viajará a Bulgaria y Macedonia del 5 al 7 de mayo de 2019, según informó el Director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Greg Burke, este jueves 13 de diciembre.

Según Greg Burke, este viaje apostólico a Europa del Este se realiza como respuesta a la invitación realizada al Santo Padre por parte de las máximas autoridades políticas y religiosas de la República de Bulgaria y de la Ex República Yugoslava de Macedonia.

Durante su estancia en Bulgaria, el Pontífice visitará las ciudades de Sofía y de Rakovski, mientras que en Macedonia la visita se limitará a la ciudad de Skopje.

Por el momento, la Sala de Prensa del Vaticano no ha facilitado detalles del programa a estos dos países de la península de los Balcanes.

Bulgaria es un país de la Unión Europea que estuvo bajo un régimen comunista en la órbita de la Unión Soviética desde 1946 hasta 1989. Una vez derrocado el Partido Comunista, el país aprobó el 12 de julio de 1991 una Constitución democrática que instauró una república parlamentaria.



Con una población de más de 7 millones de habitantes, la religión mayoritaria de Bulgaria es el cristianismo ortodoxo (76%). La segunda religión del país es el islam, que practican el 9,5% de la población, mientras que sólo el 0,8% de los búlgaros son católicos.

Por su parte, la Ex República Yugoslava de Macedonia (nombre provisional debido al veto de Grecia que considera que el nombre de “Macedonia” supone una usurpación de la identidad griega, ya que una región de Grecia tiene esa misma denominación), logró su independencia de la Yugoslavia comunista el 8 de septiembre de 1991.

Su sistema político desde entonces es la democracia parlamentaria, sin embargo, su política fuertemente impregnada por el sentimiento nacionalista ha impedido una relación fluida y amistosa con sus vecinos, principalmente Grecia y Bulgaria.

La población de Macedonia, unos 2 millones de habitantes, es mayoritariamente ortodoxa (el 70%). Cuenta también con una amplia población musulmana de origen turco (el 27%). Al igual que en Bulgaria, los católicos son una pequeñísima minoría.

Ambos países mantienen tensiones políticas y sus relaciones diplomáticas se caracterizan por la desconfianza. Las autoridades búlgaras acusan al gobierno macedonio de emplear un agresivo discurso nacionalista anti búlgaro y de apropiarse de la historia búlgara asumiendo una identidad macedonia a personajes históricos y héroes búlgaros.



Por su parte, Macedonia acusa a los búlgaros de no aceptar la identidad macedonia y de considerar el territorio macedonio como territorio búlgaro expropiado en una injusticia histórica que se remonta al siglo XIX.

Lo cierto es que ambas naciones comparten importantes elementos culturales e históricos, además de que las lenguas mayoritarias de ambos países, el búlgaro y el macedonio, son muy similares y perfectamente comprensibles de forma mutua.

En un intento de limar diferencias, Bulgaria y Macedonia firmaron en 2017 un Acuerdo de Buena Vecindad, piedra angular de las relaciones bilaterales entre ambos Estados. Sin embargo, Bulgaria sigue acusando a Macedonia de propaganda anti búlgara, discriminación a la minoría búlgara y manipulación de la historia, por lo que sigue bloqueando las conversaciones para la incorporación de Macedonia a la Unión Europea.

 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!