Menu


Prepararse para la Navidad
La pregunta es ¿Cristo ya está también en tu corazón?


Por: P. Ángel Espinosa de los Monteros L.C. | Fuente: RegnumCristi.org



La mejor manera de prepararse para la Navidad es, por lo menos, tener bien claro que es lo que queremos alcanzar en esta Navidad.

Por una parte será el encontrarnos con todos nuestros familiares, con nuestros seres queridos, y eso es ya muy bueno. Vivir la Navidad en un ambiente de paz, de amor, de cordialidad... pero que importante es que no perdamos el sentido propio de esta Navidad.

Los Santos Padres nos hablan de tres venidas de Cristo al mundo:

  1. Cuando vino en la carne, hace más de dos mil años;
  2. Cuando vendrá a juzgar a los vivos y a los muertos;
  3. Pero hay una tercera venida de Cristo al mundo que es la venida de él a tu corazón.

Ni de la primera ni de la última tú no eres responsable. Cristo vino hace dos mil años y no se te pidió tu opinión, vendrá a juzgar a los vivos y a los muertos y tampoco depende de ti, será un hecho.

En cambio, que Cristo venga a tu corazón, que entre, que le abras la puerta, ahí si se te pide tu opinión, tu voluntad, tu amor. Si tuviera que desearte algo, desearía para ti en esta Navidad, que le abras la puerta de tu corazón a Cristo que la está tocando.



Cristo ya vino, ya vino para millones de personas, ya está aquí con nosotros, lo tenemos todos los días en la Eucaristía, en todas las iglesias, en la vida de los santos, en cada persona que se identifica con él.

La pregunta es ¿Cristo ya está también en tu corazón? Esto es lo único que realmente te debe preocupar en esta Navidad: abrirle las puertas, de par en par, a Cristo para que venga él a tomar posesión de tu vida, de tu alma, de tu corazón y así llevarte a tu autentica plenitud, que podamos decir como San Pablo "para mi vivir es Cristo".

 







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!