Menu


Siempre, Roma eterna...
Roma eterna: punto de encuentro de las culturas helenística, judía y cristiana


Por: www.4buenasnoticias.com | Fuente: www.4buenasnoticias.com



Caminando por la “Via della Conciliazione”, con el fondo de la imponente Basílica de san Pedro, podría venir a la mente pensar en lo que ha pasado en la “Ciudad eterna” en sus 25 siglos de historia. En primer lugar, el esplendor de la era de los césares, con sus templos y sus monumento: el “Coliseo”, y los Foros, a donde llegan las “vías”, todos los “caminos que conducen a Roma”. Roma eterna: punto de encuentro de las culturas helenística, judía y cristiana. Allí mueren mártires dos personajes entonces desconocidos: Pedro, natural de Betsaida de Galilea, y Pablo, natural de Tarso. Pero el imperio romano, que había aceptado el cristianismo también llegó a su fin entre los siglos IV y V. Fue el momento en el que el cristianismo, sin miedo a los nuevos tiempos, decide “pasarse a los bárbaros”. Los pueblos llegados a Roma desde el norte se abren poco a poco a la fe cristiana.

Roma resurge de su ruina con los papas León Magno (400-461) y Gregorio Magno (540-604). Roma se convierte en una población pequeña sucia e insalubre; sólo la presencia de los papas en Roma, ininterrumpida excepto en el periodo de Avignon (1378-1417), salva esta ciudad de la decadencia total.

El Renacimiento devuelve las sombras del esplendor de la antigüedad. El Barroco es también la época de los papas protectores de las artes, que atraen a los grandes artistas de la época. Las iglesias, las plazas y las fuentes compiten con los monumentos de la antigüedad romana. Tras la invasión de los Estados pontificios en 1870, Roma se convierte en la capital del Reino de Italia. La paz entre el papa y el nuevo Estado italiano se sella en los Pactos de Letrán (1929).

En Roma se firmó el primer Tratado de las comunidades europeas (1957), y en Roma se firmó también la primera Constitución Europea (29 de octubre  de 2004). Pero lo que hace de ella “capital del mundo”, es sin duda que en ella vive el Sucesor de Pedro.


 

 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |