Menu


Dijo Pedro: "Tú eres el Mesías".- Es necesario que el Hijo del hombre padezca mucho
Meditación al Evangelio de San Marcos 8,27-33 (audio)


Por: Mons. Enrique Díaz | Fuente: Catholic.net



Al recorrer el evangelio de San Marcos descubrimos que Jesús va encaminando poco a poco a sus discípulos a una comprensión mayor de lo que es su misión y de lo que significa su seguimiento. Ya nos ha narrado San Marcos muchos milagros, ya han visto muchas de sus acciones y han escuchado su predicación, por eso con mucha confianza les pregunta Jesús sobre la concepción que ellos tienen de su persona.

Es cierto que introduce su pregunta primeramente cuestionándolos sobre lo que los demás dicen de Él, pero lo que verdaderamente le interesa es qué piensa un verdadero discípulo de Jesús. Es igual en estos días, nosotros podremos decir qué dice la gente de Jesús, cuáles son los principales libros, quiénes son sus principales opositores, pero siempre al final estará preguntándonos Jesús qué opinamos nosotros.

Pedro se atreve a dar una respuesta cierta y muy válida, pero incompleta en el sentido de que él no está dispuesto a involucrarse en todo lo que significa ser Mesías. La confesión la hace perfectamente, pero no entra en sus planes el que Jesús tenga que sufrir, que sea crucificado y denigrado por los hombres. Él afirmaría con toda certeza que cree en un Mesías, pero hecho a su modo y a sus intereses.

Quizás hoy nos pase igual a nosotros: somos capaces de decirnos cristianos, pero lo hacemos a nuestra manera y con nuestros intereses; afirmamos que Jesús es el Mesías, pero no estamos dispuestos a correr sus mismos riesgos. Tenemos una fe que buscamos nos sostenga en los momentos difíciles, pero que no implique compromisos.

Jesús les va descubriendo el verdadero seguimiento a sus discípulos y les va exigiendo que se comprometan en serio en este proceso. También hoy Jesús quiere que cada uno de nosotros descubra lo que significa seguirlo. No sólo proclamarlo con las palabras, sino ajustar nuestros criterios a sus criterios y nuestros pensamientos a sus pensamientos. Habrá que cambiar muchas cosas que no están conforme a la manera Jesús y tendremos que ajustarnos si realmente queremos ser sus discípulos.

Respondamos hoy qué significa para nosotros Jesús. Se lo debemos decir cara a cara, sin temor a que nos pueda reprochar que nuestras palabras no corresponden a nuestras acciones. Y tú, ¿Quién dices que soy yo?

Reflexión de Mons. Enrique Díaz en audio:



Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!