Menu


¿Pedir perdón muchas veces?
El perdón sana más al que lo otorga que al que lo pide.


Por: Silvia del Valle | Fuente: Catholic.net



Después de escuchar que nuestro presidente ha vuelto a pedir que la iglesia y España le pidan perdón a los pueblos originarios, me hacen pensar que existe mucha ignorancia de parte de él y su equipo, ya que varios Papás lo han hecho; pero más allá de eso, veo que ignora los beneficios que vinieron de la evangelización pues no tienen punto de comparación.

Pero dejando de lado la parte política, me ha hecho pensar en que debemos educar a nuestros hijos para que sepan perdonar y ofrecer el perdón de forma sincera y como un don.

El perdón sana más al que lo otorga que al que lo pide, así que aquí te dejo mis 5Tips para educar a nuestros hijos en el perdón.

PRIMERO. Que reconozcan lo que hacen.

Es muy importante que nuestros hijos sepan reconocer lo que hacen y darse cuenta que cada acto tiene una consecuencia.



Se que esto no lo saben por si solos, así que es necesario ayudarles a que lo hagan.

Ante todo, es bueno que acostumbremos a darles una pequeñita explicación de por qué está bien o mal lo que hicieron para que aprendan.

Conforme van creciendo, es bueno que los cuestionemos sobre sus actos, así se les va formando la conciencia recta.

También es muy importante educarlos con el ejemplo, así que debemos nosotros reconocer si nos equivocamos con ellos.

SEGUNDO. La verdad ante todo.



Siempre es mejor la verdad que tener la razón.

Nuestros hijos deben aprender que la verdad debe ser antes que todo y que no importa si nos equivocamos, es mejor llegar a la verdad y reconocer el error para aprender de él.

Y deben saber que nunca es tarde para reconocer que nos equivocamos y darle su lugar a la verdad.

Ese es el primer paso para perdonar o pedir perdón.

TERCERO. Que sepan hacerse responsables de su actos.

Ya que reconocieron el error, ahora es tiempo de hacer conciencia de las consecuencias de sus actos.

Y que es necesario asumir estas consecuencias con humildad y sencillez.

Así podrán corregir lo que se hizo mal o ayudar a que el otro pueda reconocer la falta y otorgar el perdón.

Recordemos que es un proceso y es poco a poco.

CUARTO. El que ama más perdona primero.

Para perdonar es necesario amar y amar mucho a la otra persona y buscar su bien, a pesar de sus errores.

Es por esto qué hay que enseñar a nuestros hijos a amar a la persona y no a sus actos.

Es importante que expresen su amor y su perdón a la otra persona independientemente si el otro pide el perdón de corazón.

Esto nos permite tener el corazón limpio y libre de rencores ya que donde hay amor no caben los resentimientos.

El amor todo lo perdona, es paciente y tolerante, esto que en la carta a los corintios nos dice San Pablo, debemos inculcarlo en el corazón de nuestros hijos.

Que sea un estilo de vida familiar.

Y QUINTO. La justicia es dar a cada quien lo que le toca.

Y no darle a todos por igual.

Esto es muy importante que lo comprendan ya que nos puede ayudar mucho a perdonar con más facilidad.

¿Haz escuchado la frase “Ámame cuando menos lo merezco porque es cuando más lo necesito”?

Pues eso es lo qué pasa cuando alguien te ofende. Debemos amarlo mucho, más de lo que esa persona nos ha amado, para comprender que nos ha ofendido por su poca capacidad de empatía o por su exceso de soberbia o de ignorancia, y no por que  tenga algo en contra nuestra.

Sólo de esta forma lograremos vencer los resentimientos y las rencillas que tanto daño nos hacen y que tienen al mundo de cabeza.

Solo saliendo del “yo” para buscar el bien mayor para el “tu”, lograremos llenar el mundo de perdón  por Amor.

Dios te bendiga y la Santísima Virgen María te cubra con su manto.







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |