Menu


Amar a México: orando, participando y construyendo juntos la paz
Mensaje al pueblo de Dios. Asamblea plenaria CXVI


Por: Redacción | Fuente: Conferencia del Episcopado Mexicano



1. “¡La Paz esté con Ustedes!” (Jn 20, 19). Con este saludo los Obispos de México, reunidos  en la CXVI Asamblea Plenaria, nos dirigimos a todas las mexicanas y mexicanos, deseando  que la PAZ de Cristo Resucitado reine en sus corazones, en sus familias, ambientes de trabajo  y en todos los ámbitos de nuestra sociedad.

2. Con alegría les compartimos que en esta Asamblea los Obispos nos hemos propuesto  renovar el esfuerzo para que la Iglesia en México siga trazando con esperanza el camino de la  paz y difundiendo con profundo espíritu sinodal los principios del Evangelio, en el contexto  electoral que estamos viviendo. Además, atendiendo a la invitación del Papa Francisco,  renovamos nuestra disposición a caminar juntos con la Iglesia universal hacia el Jubileo de la  Encarnación del 2025, promoviendo una intensa oración personal y comunitaria.

3. Un momento muy especial en el desarrollo de nuestra Asamblea es el diálogo con las  candidatas y el candidato a la Presidencia de la República. En estos encuentros, ya hemos  escuchado con atención a las dos candidatas sobre sus propuestas de gobierno y su visión de  país, y más tarde tendremos la oportunidad de hacer lo mismo con el candidato. Por parte de  los Obispos, intercambiamos impresiones sobre los análisis y propuestas presentados,  confrontando visiones y buscando posibilidades de entendimiento con miras a establecer un  diálogo permanente con el futuro gobierno que el pueblo mexicano elegirá libremente en las  urnas.

4. Como Pastores que caminamos diariamente al lado de nuestra gente y guiados por la luz del  Resucitado, que muestra sus llagas a sus apóstoles, seguimos constatando que la violencia causa  por todos lados estragos de dolor, sufrimiento y muerte; percibimos con tristeza que la  impunidad, la corrupción, la injusticia, la pobreza y la constante migración son otras realidades  sociales presentes en nuestras comunidades. Y ante las próximas elecciones, no obstante, los  esfuerzos de muchos actores políticos y sociales, que buscan claridad y justicia, no falta el  clientelismo político, la mentira, el engaño y la manipulación de las masas. Sin embargo,  constatamos también que somos muchos los mexicanos que anhelamos un México más unido,  más seguro, más justo, más libre y más desarrollado.

5. No nos queda duda que vivimos un momento crucial en México, de grandes desafíos y de  grandes oportunidades que exige una gran responsabilidad de todos los mexicanos. Por eso:



6. Nuestro amor por México nos mueve a invitar a orar intensamente a todos los sacerdotes,  religiosos, religiosas y fieles laicos; a todos los miembros de las distintas iglesias cristianas  presentes en nuestro país y a todos los que creen en Dios y profesan alguna religión. Juntos  imploremos la ayuda de Dios, en estos momentos tan importantes para nuestra Nación  Mexicana, en que nos preparamos para las elecciones. La oración nos reconcilia, nos hermana,  nos permite compartir sueños, nos hace trabajar juntos, nos infunde fuerza para promover la  paz y nos capacita para votar con responsabilidad social. ¡La oración hecha con fe lo alcanza  todo!

7. Nuestro amor por México nos impulsa a invitar a todos los mexicanos mayores de 18  años a que el próximo 2 de junio participen responsablemente con su voto. Ese día se elegirán  más de 20,000 mil cargos públicos federales, estales y locales. Como ciudadanos mexicanos  responsables pongamos todo lo que esté de nuestra parte para que las próximas elecciones sean pacíficas, libres, conscientes, fiables y con resultados veraces. Unámonos todos los  mexicanos que estamos dispuestos a participar responsablemente por construir un México  unido, seguro, libre y próspero. Hagamos que nuestro voto razonado y responsable sea  escuchado y respetado. ¡Participar votando es una misión que nos toca a todos!

8. Nuestro amor por México nos ha de conducir a todos los ciudadanos e instituciones a ser constructores de paz y a abrir horizontes de justicia frente a la gravísima crisis de violencia y muerte que vivimos en todo el país. Esto nos exige tomar medidas colectivas, dejando de lado  intereses o proyectos individualistas. Por eso los Obispos de México hacemos un llamado a  los distintos órdenes de gobierno, a los candidatos, a las universidades, a las organizaciones de  la sociedad civil, a los empresarios, a las asociaciones religiosas y toda persona de buena  voluntad para que se unan a los trabajos que se han venido realizando en mesas de diálogo,  compromisos y encuentros nacionales que han dado como fruto la “Agenda Nacional por la  Paz”. Esta Agenda propone un cambio esencial en la conciencia colectiva, alejándonos de una  cultura de violencia para abrazar una cultura de la paz que reafirme el valor de la vida, la  dignidad humana, la fraternidad y la casa común. ¡Construir la paz es la urgencia de México!

9. Roguemos confiadamente a Nuestra Señora de Guadalupe, Madre del amor y de la ternura,  que supo unir y reconciliar las culturas que dieron origen a nuestro país, nos conceda unas  elecciones pacíficas, un buen gobierno, un México en paz y una Iglesia más sinodal, orante y  servidora.

¡Amar a México hoy es orar más, participar votando y construir la paz!



Cuautitlán Izcalli, Edo. Méx., 11 de abril de 2024

Mons. Rogelio Cabrera López
Arzobispo de Monterrey
Presidente

Mons. Ramón Castro Castro
Obispo de Cuernavaca
Secretario General







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |