Menu


En un mundo de armas y pocos nacimientos, trabajemos por la dignidad de la vida
Francisco recibió en audiencia al Movimiento Scout Católico Italiano de Adultos.


Por: Tiziana Campisi | Fuente: Vatican News



Seguir siendo una "comunidad abierta y atenta, dispuesta a acoger, escuchar y acompañar" al prójimo, "profética en el anunciar valientemente el Evangelio y deseosa de salir del propio círculo para ir al encuentro de los demás, especialmente de los que viven en las periferias existenciales de nuestro tiempo": para el Papa Francisco, este debe ser el camino del Movimiento Scout Católico Italiano de Adultos (MASCI), que, fundado el 20 de junio de 1954, celebra este año su septuagésimo aniversario. Un aniversario con motivo del cual se ha querido celebrar la audiencia con el Pontífice, celebrada con el lema "Más vida a la vida" y con tres proyectos que "tocan valores importantes": el regalo de una cuna térmica al Centro de Primeros Auxilios y Acogida de Lampedusa; la construcción de una carpintería náutica en Zambia; la plantación de un bosque en Argenta, Romagna. Francisco se detiene en cada una de ellas para reflexionar sobre el valor de la vida, el bien común y la salvaguardia del planeta.

Amor por la vida

En este "tiempo de dramática desnatalidad", en el que los hombres parecen haber "perdido el gusto por generar y cuidar a los demás, y quizás también el gusto de vivir", la cuna donada a Lampedusa recuerda "el amor por la vida que nace", observa Francisco, "la alegría por un niño que viene al mundo, el compromiso para que crezca bien, la espera y la esperanza por lo que puede llegar a ser". Además, "la cuna nos habla de la familia, nido acogedor y seguro para los pequeños, comunidad fundada en la gratuidad del amor", y también "del cuidado de la vida en todas sus fases, especialmente cuando el paso de los años o las asperezas del camino hacen a la persona más vulnerable y necesitada". Para el Papa, la donación al Centro de Primeros Auxilios y Acogida de la isla siciliana es, por tanto, significativa.

El amor por la vida es siempre abierto y universal, deseoso del bien de todos, independientemente del origen o de cualquier otra condición.

Transformar los dones de Dios en instrumentos de bien



En cuanto a la carpintería, "símbolo muy querido" por los cristianos, porque Jesús "la eligió como lugar para preparar su misión" trabajando humildemente en ella, se refiere, dice Francisco, al bien que puede hacer la humanidad, mientras que hoy "se habla mucho -quizá demasiado- de fabricar armas para hacer la guerra" y "las inversiones que dan más ingresos" son la fábrica de armas.

Invertir para destruir; ganar con la destrucción: nuestra vocación nos remite a la vocación humana fundamental de transformar los dones de Dios no en medios de muerte, sino en instrumentos de bien, en el empeño común de construir una sociedad justa y pacífica, en la que todos tengan la posibilidad de una vida digna. La dignidad de la vida. Trabajar por la dignidad de la vida.

El respeto por la naturaleza, un valor que hay que redescubrir

Por último, el bosque, tercer proyecto del Movimiento Scout Católico Italiano, concebido en memoria de Don Giovanni Minzoni, "un valiente párroco que, en un contexto de hostilidad violenta y prepotente, luchó, también a través del escultismo, para formar" a los jóvenes "a una vida sólida y cristiana" comprometida con la sociedad, es la referencia del Papa para exhortar a la "responsabilidad por la casa común, que el Creador ha confiado a nuestras manos" y orientar el pensamiento hacia una ecología integral.

El respeto, el amor y el contacto directo con la naturaleza son características peculiares del escultismo desde sus orígenes. Y son valores que tanto necesitamos hoy, cuando nos encontramos cada vez más impotentes ante las consecuencias de una explotación irresponsable y miope del planeta, prisioneros de estilos de vida y comportamientos tan egoístamente sordos a toda llamada del sentido común como trágicamente autodestructivos; comportamientos insensibles al grito de una tierra herida, así como a la voz de tantos hermanos y hermanas injustamente marginados y excluidos de una justa distribución de los bienes.



Frente a todo esto, Francisco señala "el estilo sobrio, respetuoso y frugal de los Scouts" como un "gran ejemplo para todos", animando al movimiento nacido con Robert Baden-Powell a perseverar "semel scout semper scout".







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |