Menu


Despertar de conciencias: La cruzada del Papa por los derechos de los ancianos
Se dio a conocer el IV mensaje del Papa Francisco para la Jornada Mundial de los Abuelos y Ancianos.


Por: Redacción | Fuente: Catholic.net



La revolución de la ternura: Un Análisis del mensaje del Papa Francisco sobre el cuidado de los adultos mayores.

En su mensaje para la IV Jornada Mundial de los Abuelos y Ancianos, el Papa Francisco nos invita a reflexionar sobre una realidad que a menudo es ignorada: la soledad y el abandono que sufren muchos adultos mayores en nuestra sociedad. Con un tono de urgencia y compasión, el Papa nos llama a una “revolución espiritual y desarmada”, donde la ternura y el cuidado hacia los ancianos sean la norma y no la excepción.

La sociedad moderna, con su ritmo acelerado y su culto a la juventud, tiende a marginar a los ancianos, considerándolos menos productivos y, por ende, menos valiosos. Este mensaje papal desafía esa visión, recordándonos que los ancianos son portadores de sabiduría y experiencia, y que merecen nuestro respeto y atención.

El Papa critica la “cultura del descarte” que relega a los ancianos al olvido, y propone en su lugar una cultura de inclusión. Esta inclusión no solo se refiere a la presencia física de los ancianos en nuestras vidas, sino también a su participación activa en la sociedad, valorando sus opiniones y experiencias.

Francisco recuerda su tiempo como arzobispo en Buenos Aires, donde se conmovió al ver la falta de visitas que recibían los ancianos en los hogares de cuidado. Este recuerdo personal subraya la necesidad de un cambio en nuestra actitud y acciones hacia ellos, promoviendo una mayor presencia y calidez humana en sus vidas.



El mensaje del Papa también aborda la falsa creencia de que los ancianos son una carga para la sociedad. Por el contrario, sugiere que los ancianos son un puente entre generaciones, cuya presencia enriquece nuestras vidas. En este contexto, desafía la idea de que los recursos dedicados a los ancianos son un robo al futuro de los jóvenes, proponiendo en su lugar una visión de comunión y mutuo apoyo.

Además, el Papa condena las creencias supersticiosas que acusan a los ancianos de males sociales, como la brujería, que aún persisten en algunas culturas. Estas nociones no solo son infundadas, sino que también contribuyen a la marginación y el maltrato de los ancianos, algo que el Papa urge erradicar.

La historia bíblica de Rut, quien eligió quedarse con su suegra Noemí en lugar de abandonarla, es invocada por el Papa como un modelo de lealtad y cuidado. Esta decisión no solo le trajo bendiciones personales a Rut, sino que también es un ejemplo de cómo deberíamos tratar a nuestros mayores.

El Papa insta a las familias y comunidades a realizar visitas regulares, proporcionar apoyo emocional y prestar atención constante a los ancianos. Estas acciones son esenciales para aliviar la soledad que muchos mayores experimentan y para asegurar que se sientan valorados y amados.

El Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida enviará un kit pastoral a las Conferencias Episcopales para vivir la Jornada. Esto proporcionará orientaciones pastorales para redescubrir la fraternidad y construir vínculos, ofreciendo así herramientas concretas para fomentar la inclusión y el cuidado de los mayores en nuestras comunidades.



En conclusión, el mensaje del Papa Francisco es un llamado a la acción para todos nosotros. Nos invita a mirar más allá de nuestras propias vidas y a reconocer el valor incalculable de los adultos mayores. Es un recordatorio de que, en cada etapa de la vida, hay una oportunidad para el amor, la ternura y la fraternidad. Como sociedad, debemos preguntarnos: ¿estamos dispuestos a aceptar este desafío y a cambiar la forma en que tratamos a nuestros mayores?







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |