Menu



Uso ético de células estaminales
El uso de células estaminales extraídas del cordón umbilical o de la placenta, una vez nacida la criatura, no tiene objeción moral alguna. La ciencia y la moral pueden ir de la mano.


Por: ZENIT | Fuente: zenit.org



La Universidad Católica de Roma proporcionará banco de células estaminales sin recurrir a la destrucción de embriones humanos.

La Universidad Católica de Roma ha anunciado que proporcionará un banco de células estaminales (también conocidas como células madres) de forma ética, es decir, sin recurrir ni a la destrucción ni al uso de embriones humanos, como lamentablemente se ha propuesto en Inglaterra y Estados Unidos. Se proyecta comenzar este banco a principios del 2001. Las células estaminales son aquellas que, en los primeros días del desarrollo del bebé no nacido, pueden desarrollarse y convertirse en cualquier tipo de células humanas.

Se obtendrá sangre de la placenta que será depositada en el banco, para así proporcionar una futura fuente de células estaminales, no sólo para aquellos cuyos cordones umbilicales fueron usados para suministrar la sangre, sino también para aquellos que pertenecen a grupos cuyo tipo de sangre es compatible. Se tiene la esperanza de que las células estaminales se puedan usar para generar nuevos tejidos del cuerpo y así curar enfermedades.

El Arzobispo Elio Sgreccia, Vicepresidente de la Academia Pontificia para la Vida y Director del Instituto de Bioética de la Universidad Católica de Roma, dijo que las células estaminales que se extraen de los cordones umbilicales constituyen un alternativa ética al uso de embriones, al mismo tiempo que son potencialmente más eficaces que dicho uso. El prelado observó: "Las hipótesis científicas sobre las cuales se basan las medidas promovidas por los gobiernos de Estados Unidos e Inglaterra carecen del fundamento necesario. La investigación premia el uso de las células estaminales de los cordones umbilicales y demuestra que no es necesario sacrificar a los embriones humanos".

La Iglesia Católica condena el uso o destrucción de embriones humanos para obtener células estaminales por cualquier motivo o circunstancia, pues se trata de la violación del derecho a la vida y a la dignidad de estas personas, no importa cuán pequeñitas sean --incluso, precisamente por ser débiles e indefensos es que los embriones humanos necesitan aún más de nuestro respeto y protección. Nadie debe ser usado como medio para otro fin, no importa cuán laudable sea este último. Toda persona es un fin en sí misma y posee una dignidad intrínseca y absoluta.

Por otro lado, el uso de células estaminales extraídas del cordón umbilical o de la placenta, una vez nacida la criatura, no tiene objeción moral alguna, sino que, por el contrario, es un feliz adelanto de la ciencia. Una vez más ha quedado demostrado que la buena ciencia y la auténtica moral van de la mano.


Para recibir las noticias de Zenit por correo electrónico puede suscribirse aquí

Zenit.org, 2004. Todos los derechos reservados. Para conocer las condiciones de uso, puede visitar el sitio zenit o con-tactar a [email protected]

 

 

 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |