Menu


NO a todo tipo de clonación humana dice la ONU
Nos alegra que la mayor parte de la comunidad científica nacional esté de acuerdo con esta declaración en sintonía con lo que piensan la mayoría de los mexicanos y lo que custodian nuestras leyes de manera general


Por: Guillermo Gutiérrez | Fuente: catholic.net



El pasado 8 de marzo, tras cuatro años de largas negociaciones diplomáticas la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas con sede en Nueva York, aprobó una Declaración sobre la Clonación Humana, que recomienda a todos los Estados miembros que provean de las medidas pertinentes para proteger adecuadamente la vida humana en la aplicación de las ciencias; que se prohiba todas las formas de clonación humana en la medida en que son incompatibles con la dignidad humana y la protección de la vida humana; que se prohiba la aplicación de las técnicas de ingeniería genética que puedan ser contrarias a la dignidad humana; que se adopten medidas para impedir la explotación de las mujeres en la aplicación de las ciencias biológicas, por ejemplo, usándolas como simples provedoras de óvulos y material biológico para experimentación y les insta a legislar inmediatamente para poner en práctica las anteriores recomendaciones. Hubiera sido deseable que el texto aprobado fuese una Convención Internacional de manera que tuviera fuerza de ley de manera inmediata en las legislaciones nacionales, pero en todo caso, es digno de alabar que este organismo de la máxima representación de las Naciones, haya convenido en salvaguardar el derecho a la vida y la dignidad de la persona humana. El reconocimiento de la dignidad que corresponde a todo ser humano desde el momento mismo en que existe y por el mismo hecho de existir, independientemente del estadio de su desarrollo y de las cualidades que posea, es la base de la igualdad fundamental entre todos los seres humanos y el fundamento de una sana convivencia social. Nos alegra que la ONU se haya pronunciado a favor del respeto del derecho a la vida y de la no discriminación de los seres humanos.

Algunos pocos se han mostrado sorprendidos ante el apoyo que nuestros representantes en la ONU dieron a esta declaración en congruencia con nuestras leyes y nuestra tradición de respeto al ser humano no nacido. Estos habrían querido que México se pronunciara a favor de prohibir solo la clonación con fines reproductivos y permitirla con fines hipotéticamente terapéuticos. Independientemente de que por ahora técnicamente no es posible obtener resultados en el ser humano con esta práctica, hay que recordar que en realidad no hay dos tipos de clonación, uno sólo es el acto de clonar por el que surge una nueva vida humana individual de un modo indigno al que le correponde por su condición de ser humano.

Distintos son los fines por los que se realiza, en el primero con la idea de implantarlo en un útero y permitirle su posterior desarrollo hasta su nacimiento y en el segundo el instrumentalizarlo y destruirlo usándolo para la obtención de material biológico con el cuál investigar la posibilidad de realizar terapias con células madre. Hay que llamar las cosas por su nombre, el ser humano resultante del proceso de clonación no es un montón de células, es un nuevo individuo humano, redimido por Cristo y llamado a la comunión eterna con Dios, agraviado desde su origen por haberlo llamado a la existencia de una manera indigna y en el caso de quienes quieren experimentar con él, sin respetar su dignidad usándolo a favor de otros, sin respetar su vida misma.

Nos alegra que la mayor parte de la comunidad científica nacional esté de acuerdo con esta declaración en sintonía con lo que piensan la mayoría de los mexicanos y lo que custodian nuestras leyes de manera general y por ello sería muy oportuno que nuestros legisladores haciendo caso a la recomendación de la ONU provean a nuestro país de los instrumentos legales adecuados para prohibir esta práctica en todos sus propósitos, salvaguardando la dignidad y la vida de todos los mexicanos.





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |