Menu


Regulación de la investigacion alemana
En Alemania, la ley de alguna manera protege al ser humano, limitando su "producción" en serie, obligando al investigador a hacerlo, por lo menos con embriones no alemanes.


Por: Hazte Oir | Fuente: Hazte Oir



Nueva regulación de la investigación con embriones en Alemania.

Análisis del Instituto Phoenix sobre la nueva ley de investigación con embriones.

“Creemos que la resolución del Bundestag (Cámara de los Diputados de Alemania) en relación con la importación de embriones para la investigación resulta bastante positiva para la protección del embrión humano, a pesar de que se pueda hacer una primera lectura contraria.

La ley alemana de 1991 prohíbe (y convierte en delito) la creación de embriones con cualquier fin que no sea el reproductivo. Pero no hay ninguna prohibición explícita de importar dichas células embrionarias de terceros países.

Con respecto a esa cuestión, se debatían en el Bundestag tres propuestas. La primera de ellas pretendía que pudieran importarse sin ningún tipo de restricción células madre embrionarias. La segunda proponía prohibirlas de modo absoluto. La tercera suponía una especie de compromiso entre ambas, pero mucho más cercano a la postura restrictiva.

Es importante tener en cuenta, de cara a titulares confusos, que nadie proponía que en Alemania se pudieran clonar embriones con fines terapéuticos. Se asume que el consenso sobre la ley del 91 sigue vigente y sólo se discutía si es posible la importación.

La primera y la segunda propuesta fueron rechazadas. Finalmente, por 340 contra 265 se aprobó la opción intermedia, muy restrictiva para la importación de células madre embrionarias.

En primer lugar, no se altera la ley de 1991. En Alemania sigue siendo delito clonar embriones para cualquier cosa que no sea facilitar que una mujer estéril tenga hijos. De hecho, la prohibición incluye no sólo la clonación sino también la fecundación in vitro (no clónica; también la sexual) para fines no reproductivos.

Lo que se añade es que se podrán importar células madre embrionarias de terceros países. Pero deberán ser células madre ya "creadas"; es decir, que se viene a considerar que el mal de la destrucción de embriones (la razón de que eso se prohíba en Alemania) ya se ha producido en otro país, sin culpa alemana. Pero "ya que el mal está hecho", se permite que esos embriones se importen para la investigación. Pero no se pueden importar embriones "creados" a partir de la fecha que se establezca en la ley (aún por determinar) De esta forma se evita que la reforma estimule la destrucción de embriones en el extranjero.

Se parece a la concesión que hizo Bush en USA, con la importantísima diferencia de que lo que Bush no concedía simplemente no podía ser financiado con dinero federal. En Alemania, las acciones que no se permiten son delitos castigados con penas de cárcel.

Pero además, la moción aprobada tiene dos grandes mecanismos de protección del embrión, que deberíamos considerar en España para la reforma de nuestra Ley de reproducción humana asistida.

Se establece una restricción muy clara: PARA PODER IMPORTAR CÉLULAS MADRE EMBRIONARIAS SERÁ PRECISO DEMOSTRAR QUE PARA EL PROYECTO CIENTÍFICO DEL QUE SE TRATE NO SIRVEN LAS CÉLULAS MADRE ANIMALES O LAS CÉLULAS MADRE ADULTAS HUMANAS.

Por otra parte, un columnista del "Frankfürter Allgemeine Zeitung" hace una observación muy interesante. La propuesta aprobada exige el consentimiento de los "padres" del embrión que se importe, para que sea posible su uso científico y por tanto su destrucción. El columnista hace notar que esto supone una alteración de la actual doctrina alemana sobre el aborto, ya que para éste, el Tribunal Constitucional Federal sólo exige el consentimiento del padre. Pero ahora habrá una ley que exige el consentimiento de ambos para destruir un embrión (que es -desde un punto de vista abortista- "menos" que un feto de varios meses). Por tanto, parece que lo lógico sería entender, a partir de ahora, que para el aborto es necesario el consentimiento de ambos padres.”



Para profundizar:

Células estaminales
 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |