Menu


Dilemas de la clonación.
La posibilidad de clonar seres vivos y probablemente incluso personas, nos debe llevar a una seria reflexión sobre las implicaciones éticas.


Por: Pilar Calva | Fuente: catholic.net




Uno de los temas más comentados y también debatidos es el de la clonación.

¿ Es ya posible clonar al ser humano?

¿ O más aun se habrá ya clonado al ser humano y no se ha sacado a la luz? En la novela de David Rorvik “ In his image: the cloning of a man” ( A su imagen ; la clonación de un hombre) afirma que un millonario le pidió reunir un grupo de científicos para que trabajaran en reproducir su clon. Rorvik aceptó el encargo y prometió guardar en secreto la identidad de las personas y el procedimiento. Estableció el laboratorio en Asia y después de, buen número de fracasos, la clonación tuvo éxito. Se informó que el embrión clonado fue llevado hasta la viabilidad por una joven nativa que dio a luz un bebé sano, la copia exacta del millonario. Parece que el niño está bien y crece en forma normal. Esto no sabemos si es sólo la trama de una novela o pudiera ser una realidad, pero Rorvik debe cumplir su promesa de guardar el secreto de las personas implicadas.


Inicio de la vida humana

Todos los seres vivos como ustedes saben, tienen DNA que es la biomolécula donde está contenido el material de la herencia. Un virus tiene características de virus; un elefante de elefante, un roble de roble, etc. ya que tienen el material de herencia DNA correspondiente a su especie. Maravillosamente este material no sólo nos hace tener las características de determinada especie, sino su original composición nos hace únicos e irrepetibles. El ser humano tiene 46 cromosomas conformados por DNA todos los tenemos sin importar raza, condición socioeconómica, status, edad, etc. Lo increíble como analizaremos es que tenemos este material desde el momento de la concepción hasta la muerte; en el núcleo de cada una de nuestras células.
Explicación breve de gametogénesis , fecundación, implantación y principales momentos del desarrollo embrionario.

La persona, estatuto humano del embrión

La persona ,a diferencia de otros seres vivos, está conformada por cuerpo y alma (espíritu). Estas 2 partes son inseparables y forman un todo. Para su estudio, consideramos que la persona tiene 3 dimensiones: biológica, psicológica y espiritual. A través de la biología y de la medicina podemos estudiar tan sólo una de estas dimensiones, pero no debemos olvidar las otras dos.

Podríamos preguntarnos si la ciencia puede hoy darnos suficientes evidencias para apoyar que en el momento de la concepción existe una vida humana. Desde el punto de vista de la genética tenemos tres:

Individualidad (único e irrepetible)

Como analizamos anteriormente, en el momento de la concepción tenemos 46 cromosomas humanos con la información de una persona, es más, específicamente de esa persona.
Algunos científicos especializados en el área de embriología, saben que esta primera célula o cigoto o huevo fecundado ,producto de la unión del óvulo y el espermatozoide es altamente diferenciada. Su diferenciación no es a nivel citológico o sea si observamos dos cigotos en el microscopio se ven iguales. Pero si mediante las modernas técnicas de biología molecular e ingeniería genética analizamos su DNA nos daremos cuenta que no hay, ni ha habido ni habrán 2 cigotos iguales, cada cigoto es único e irrepetible.

Autonomía

El embrión es curiosamente más autónomo , en las etapas más tempranas de desarrollo. Entre el momento de la concepción (día cero) y hasta que se completa la implantación con la formación de la placenta (a los 14 días), la nutrición y la respiración mientras viaja por la trompa y se implanta depende de sí mismo. A partir del día 14 dependerá de la madre, así como los astronautas dependen de la nave madre para respirar y alimentarse. Sin embargo, esta dependencia no los hace propiedad de la nave así como al bebé de la madre. No sólo es independiente de la madre para respirar y nutrirse en estos primeros momentos sino es el bebé de unas cuantas células quien mediante señales químicas ordena a la madre que no menstrúe y lo aloje en su endometrio. es más el bebé escoge el lugar específico donde se implantará.

Por otra parte, el genoma presente en el momento de la concepción es quien regulará todo el desarrollo del embrión desde la primera división del cigoto en dos, la diferenciación en tres tejidos, la implantación, la formación de los distintos órganos, y su funcionamiento, entre otras actividades.

Desarrollo progresivo e ininterrumpido

A partir del momento de la concepción y hasta el momento de la muerte ,independientemente de la edad a la que ésta ocurra, el material de herencia no cambia y el proceso que se inicia se continua a lo largo de la vida sin ningún salto cualitativo; esto es no hay un momento en que pudiéramos decir que lo que no es humano comience a serlo.



¿Qué es y cómo se realiza la clonación?

La clonación es la repetición idéntica de un ser, se puede realizar de tres formas:

a) Por partición de un embrión

b) Por trasplante nuclear de células embrionarias a un ovocito ; se obtienen embriones idénticos genéticamente, aunque con diferencias en el ADN mitocondrial.

c) Por trasplante nuclear de células somáticas de un adulto a un ovocito, se obtienen embriones genéticamente idénticos al adulto la oveja Dolly es el primer clon de mamífero adulto.

Clonación de embriones por partición

La primera fue realizada por Sperman y Zalkember, en 1919, con un cabello humano separaron las células de embriones de anfibios. Los gemelos monocigóticos son un caso natural de clonación producida espontáneamente. El ovocito fecundado se pone en una incubadora en un medio líquido con nutrientes, y a las 12 – 18 horas se observa al microscopio que se haya dividido en dos células ; se sujeta con un miniaspirador el embrión de dos células y con una microaguja se separan las dos células; se ponen en una incubadora seis días hasta llegar a tener 32 células, que serán dos gemelos monocigotos. Los dos embriones se implantan para dar individuos clónicos. Cuando los dos embriones gemelos tienen 2 células se pueden volver a separar sus células y se obtendrán 4 embriones

Clonación de embriones por transplante nuclear de células embrionarias a un ovocito?

Se trata de sustituir la información genética de un ovocito por la información genética de un embrión. Por un lado, se obtiene un embrión de 4 a 32 células y se separan sus células. Por otra parte, se obtienen ovocitos a los que se les extrae su núcleo. Se incuba uno de estos ovocitos con las células del embrión. Con un impulso eléctrico se estimula la fusión de ambas células, resultando un cigoto. De esta manera se pueden obtener teóricamente hasta 32 copias del embrión original, aunque con diferencias en el ADN mitocondrial

Clonación por transplante nuclear de células somáticas de adulto a un ovocito

Se sustituye el núcleo de un ovocito por el núcleo de células somáticas del individuo adulto. El nuevo embrión se desarrolla ahora con los genes del adulto, dando lugar a un hijo gemelo del adulto, obtenido por reproducción asexuada. Esto se había realizado en animales inferiores, por ejemplo, a partir de células intestinales de una rana se forma un embrión con el núcleo cambiado, y se desarrolla una rana genéticamente idéntica a la rana adulta de la que se habían extraído las células intestinales. Se creía que los núcleos de las células de mamíferos adultos habían perdido la capacidad de totipotencialidad y que las células adultas de anfibios eran capaces de expresar toda su potencialidad .En 1997, la primera clonación a partir de células adultas de mamífero fue realizada por el Dr.Jan Wilmut y K:H:S: Campbell del Instituto Roslin de Edimburgo , Escocia. ( Nature, 27 de febrero de l997). Las células procedentes de mamas de una oveja adulta de la raza Finn se cultivaron “in vitro” y se sometieron a condiciones de desnutrición o inanición durante un tiempo, induciendo a que entrasen en una fase especial de reposo. Por otra parte, se extrajeron ovocitos no fertilizados de los ovarios de ovejas de raza escocesa de cara negra; se eliminó su núcleo, su material genético; y se fusionó la célula de la glándula mamaria en fase de reposo con el ovocito sin núcleo. Se activó el desarrollo del ovocito con impulsos eléctricos y empezó a dividirse. Posteriormente se implantó el embrión a una madre substituta de la raza de cara negra, naciendo así la oveja clónica Dolly morfológicamente idéntica a la oveja de raza Finn. La oveja clónica sólo muestra diferencias con su progenitora gemela en el ADN de sus mitocondrias . El primer mamífero clonado indica que el genoma de las células diferenciadas conserva su totipotencialidad y no sufre modificaciones genéticas irreversibles que las incapaciten para desarrollar un adulto.

Aspectos éticos

La clonación humana entendida como replica de uno o varios individuos somáticamente idénticos al donante ha provocado,con razón, agitación y alarma. Pero después de un primer momento de oposición general, algunas voces han querido llamar la atención sobre la necesidad de garantizar la libertad de investigación y de no condenar el progreso .

Único e irrepetible

”...la irrepetibilidad de cada ser humano a quien Dios ha dotado de una serie de talentos y de dones propios , que no comparte con ninguno otro. Dios ha dotado de una serie de talentos propios, que no comparte con ningún otro. Dios ni se repite en su creación ni “factura” creaturas en serie; mucho menos a los seres espirituales y libres . Además las circunstancias de cada hombre son diversas, según el ambiente familiar, social, económico, cultural, afectivo, y moral en que se desarrolla su existencia.”

La especificidad de la clonación y la intervención genética

La clonación pudiera hacerse con el fin de perpetuarnos eternamente hasta lograr la pérdida de la identidad y la creación de una super raza. La clonación afectaría su autorrealización. La persona humana no es sólo materia, posee una naturaleza espiritual ni la materia, ni el espíritu tienen diferente valor. Sólo diferentes características: la primera es finita el segundo no lo es, cuando hablamos con alguien o lo tocamos, no estamos simplemente estimulando receptores nerviosos. Estamos entrando en contacto con la totalidad de la persona; la clonación no afecta a la persona sólo de un modo biológico, psicológico y social, sino también de un modo espiritual.

En nuestra época, en el terreno científico y tecnológico no conduce a la meta de los objetivos prefijados sino constituye el motivo para dar otros pasos. Estos objetivos, que en principio se producen sin ser solicitados, se convierten en necesidades vitales. Hoy la palabra progreso no es un juicio de valor, sino una descripción de como opera la tecnología. Podemos juzgar éticamente erróneo la “fabricación” de personas en serie que “sirvan” a otras mejor dotadas intelectualmente.

La clonación no sólo aporta la posibilidad de manipulación del hombre por el hombre sino nos permite hacer lo que queramos; nos niega la guía para saber qué querer. No se ha tomado en cuenta ni en su finalidad ni en los medios utilizados la esencia misma de la naturaleza humana. La clonación incluso cuando se empleara de buena voluntad y para fines legítimos, presenta una faceta amenazadora que es destructiva para la naturaleza humana.

Mortalidad y clonación

Hay una pérdida muy elevada de embriones en el proceso de desarrollo de la oveja Dolly, ya que de 227 células adultas fusionadas con ovocitos enucleados, resultaron 13 embarazos y sólo nació viva Dolly (0.44% de nacimiento y 99.56% de mortandad). Aunque la mortalidad sea alta, la clonación en animales al servicio del hombre es admirable, ya que no preocupa la dignidad de Dolly, que acabará siendo sacrificada como alimento. Sólo preocupan los posibles efectos secundarios de la clonación. El incremento del conocimiento puede aportar un avance en la humanidad, la palabra “progreso” no significa necesariamente una connotación positiva en cuanto a la consecución de los fines últimos del hombre.

Si ya se ha obtenido un clon de un mamífero adulto, algún día se podrá clonar un ser humano. Podría llegar un momento en que bastaría decir “quítenme una célula y haga un individuo idéntico a mí”; es imprescindible una serie reflexión ética. Será difícil poder evitarlo, así como tampoco hay manera de evitar que un individuo mate a otro en la calle.

Ya se ha realizado la clonación de embriones humanos por división de un embrión en sus primeros estadios; en 1993 fue realizado en el Centro Médico de la universidad de George Washington por los Drs. Jerry Hall y Robert Stillman, dos expertos en fecundación in vitro: Trabajando con la técnica normal de FIV humana tenían los óvulos de una mujer en un tubo, añadieron esperma y los incubaron. Un día después, al observarlos bajo el microscopio, vieron que un óvulo fue fecundado por varios espermatozoides lo cual algunas veces sucede en la naturaleza o in vitro, obteniendo un embrión polispérmico: eran embriones triploides o poliploides. Este fenómeno hace al embrión inviable porque muere al cabo de unos días los médicos hicieron con ese óvulo una clonación por división: incubaron el embrión durante un día a 37° C hasta que se dividió en dos células. Las separaron cuidadosamente y las incubaron por separado durante seis días hasta que cada embrión contó con 32 células, momento en que dieron por finalizado el experimento. Repitieron el experimento con otros 17 embriones polispérmicos, consiguiendo un total de 48 clones los resultados de la primera clonación de seres humanos. La ponencia no generó ninguna discusión científica entre los asistentes, ni a favor ni en contra. Hall en un libro del Dr. Patrick Dixon de 1990, titulado la revolución genética, afirma que un científico británico ha obtenido en secreto clones humanos que se habían desarrollado hasta los 15 días fecha límite preembrión. Este tipo de experimentos está prohibido en las legislaciones de todos los países europeos, excepto en el Reino Unido, que permite experimentar en embriones humanos con autorización administrativa de un Comité Etico En EE.UU no hay legislación al respecto Hall y Stillman no habían realizado estrictamente nada aberrante, porque habían partido de embriones inviables y no los transfirieron a una mujer. También dijeron que lo realizaron como un ejercicio de laboratorio, por capricho, pero que no iban a seguir con ello. Se trato de experimentos llevados a cabo sin el consentimiento previo del Comité ético competente y publicados, según los autores, para avivar la discusión ética.

Reflexiones éticas

En primer lugar, la reflexión ética de la finalidad y de los medios ¿ es necesaria la clonación? ¿qué se perdería con ella?, ¿qué consecuencias tiene para el hombre?, ¿por qué se ha hecho?.

En segundo lugar, la sociedad debe exigir responsabilidad al científico, quien debe de informar veraz y permanentemente sobre sus investigaciones, el objetivo, los riesgos e implicaciones de las mismas. No se puede permitir que la investigación pertenezca a élites, a veces, ajenos los principios bioéticos. No tiene sentido sustituir la reproducción sexual de los animales superiores, tan laboriosamente conseguida y con tantas ventajas para la especie, por la clonación, que es una forma de reproducción asexual propia de los seres vivos inferiores.

¿ Qué sentido tiene querer clonar un ser humano?
Por desinformación, comienza a ser un factor de presión, en 1972 Leon Kas, The new genetics and the future of man da razones para justificar esta técnica.

A. Perpetuación de la excelencia

Deseo de continuidad, perpetuación de la “excelencia”, sin embargo, el individuo resultante nunca será el mismo que el que lo originó; la naturaleza busca la individualidad tanto en cantidad como en cualidad. Ambos organismos podrán tener el mismo genoma, pero la relación núcleo citoplasma será diferente. El desarrollo embrionario, los estímulos serán diferentes la parte biológica de la corporeidad será distinta; la diferencia emocional y de desarrollo macroambiental. También será la forma substancial de humanidad que es única, exclusiva e irrepetible para cada persona. Cada individuo surgido por la clonación es una persona con una substancia individual o naturaleza idéntica, pero a la vez exclusiva de cada persona. Al clonar el aspecto físico en ningún caso se duplica la persona, ya que cada ser humano, por parecido que sea a otro, es único e irrepetible . Cualquier intento de clonación viola el principio de la identidad del ser humano.

B. Clonación como fuente de órganos

Se ha propuesto la clonación como fuente de órganos y tejidos de recambio . Consiste en guardar embriones clónicos congelados, por si el adulto necesitase un trasplante en algún momento de la vida. La vida humana nunca puede ser instrumento para el beneficio de otras personas o un objeto de consumo.

C. Clonación como apoyo a las técnicas de reproducción asistida

Para mujeres con escasa producción de óvulos se podrían obtener varios embriones, por división, a partir de uno.

D. Clonación como facilitadora del diagnóstico genético preimplantatorio

Se propone tener varios clones y utilizar uno de los embriones clónicos para un examen génico. Si es sano, se implanta otro; clonación para un fin de selección y eugenesia, el destruir un embrión es inadmisible científica y éticamente sin importar la finalidad: si ésta pretende ser terapéutica, entonces con un medio adecuado, es válida, pero si pretende ser eugenésica, aunque el medio fuera inocuo para el embrión, es éticamente inadmisible.

La clonación como inspiración de “ciencia ficción”. Por ejemplo, al comprobar el buen resultado del gemelo mayor, los padres pueden desear tener un gemelo más joven y con las mismas características de su hermano también para la fertilización in vitro, embriones clonados congelados de un catálogo, teniendo como referencia las características de los que ya han nacido de cada clon un ejército, de una raza “perfecta”, o razas “inferiores” para trabajos pesados.

La conclusión del mundo científico y de la bioética es que la clonación en seres humanos es aberrante, cualquier humano, es decir libre, debe tener dos características: conocimiento y la voluntad. La voluntad es la intención concreta de realizar aquel acto humano y se analiza desde la finalidad y desde los medios.

¿Cuál es la finalidad de la clonación? ¿esos medios respetan a la persona? ¿cómo conseguir que esta tecnología sirva al hombre y no se vuelva contra él?

La clonación puede ser admisible en animales, sin embargo, es inadmisible para la persona humana. No se puede sacrificar ni una sola persona humana en nombre de un presunto avance científico. Porque es una persona, surge del encuentro de amor de dos personas y se encuentra en una familia, donde no es propiedad de nadie. No es de un científico que lo ha producido, ni de un estado que organiza la producción, ni tampoco de un sujeto que sólo quiere una grotesca reproducción de sí mismo. Si se prescinde de la actividad y la participación de los dos padres para la procreación, la práctica es antinatural, desde un sentido biológico al metafísico porque el nuevo ser humano ya no es fruto de la unión de los esposos sino de un acto técnico.

Un ser humano no puede ser “fabricado” por otro hombre en un acto técnico, ya que atenta contra la dignidad de la vida humana al ser un sistema de producción.

Todo niño tiene derecho a nacer de un padre y una madre. Negar este derecho puede generar una serie de conflictos de identidad. La clonación atenta contra el derecho a la individualidad. El individuo clonado tendrá consecuencias psicológicas, al saberse idéntico en lo físico al organismo primario (de más edad), que haya expresado antes las capacidades y limitaciones genéticas que tendrá, el clónado sufrirá las consecuencias de saber cómo y para qué fue concebido. El conocimiento de la forma artificial en que ha sido concebido mucho peores que las que a veces se dan cuando un hijo adoptivo descubre su origen extrafamiliar. Una autoimagen inmadura de los padres, una postura ególatra en alguien que se conceptualiza a sí mismo tan perfecto como para clonarse y no desear un hijo verdadero, que es una persona diferente e irrepetible. También, la proyección de la imagen del padre o madre afectará radicalmente al concepto que él tenga de sí mismo.

La clonación de un adulto necesita la intervención de una madre substituta. Las consecuencias, intenciones y las circunstancias son muy importantes.

Es innegable el avance de la técnica con la clonación pero esto no justifica cualquier tipo de práctica, en torno a un descubrimiento la ciencia y la técnica sin límites se pueden volver contra la humanidad por su utilización abusiva. La investigación científica necesita unos límites éticos que respondan a los mandatos de la naturaleza no puede considerarse “avance” una práctica que atenta contra persona humana.

El profesor Jerome Léjeune afirma: “El procedimiento científico perfecto para dominar la naturaleza es la obediencia a sus leyes”. Hay científicos que no diferencían entre embriones humanos y animales, de forma que no les importa aplicar, en humanos, técnicas manipuladoras que han sido utilizadas con éxito en animales. Es preocupante que se hayan roto los límites éticos no debemos trabajar en humanos lo relativo a clonación, hibridación, manipulación genética del genoma normal, no formar embriones con gametos del mismo sexo, ni quimeras. La biogenética convertida en una especie de juguete incontrolable, que puede estallarle en las manos a la humanidad con la generalización del uso de embriones humanos una manipulación genética abusiva de la raza humana.

En el caso concreto de la clonación podemos afirmar que hay ilicitud ética del fin y del medio, porque supone una alteración no terapéutica sobre la propia identidad biológica es un camino hacia la pérdida de autonomía para el hombre. Es un intento del hombre por adueñarse de lo que hace la naturaleza, la naturaleza genera gemelos, pero el hombre no es la naturaleza.

Supone ir contra su dignidad e instrumentalizar a unos hombres en beneficio de otros afirma que la naturaleza biológica del hombre, y en concreto su genoma, goza de un respeto incondicional, impedir que rompan la barrera de la identidad biológica, sobre la que se basa la diferencia de los humanos y su misma personalidad, por la unión substancial entre lo corporal y lo espiritual.

El planteamiento de la biotecnología es que no sólo interviene en la naturaleza inanimada, sino que lo hace en nuestra propia identidad hasta hacernos objetos. Es falsa la hipótesis de que la naturaleza humana no tiene límite,la inexistencia de límites de la naturaleza de la persona se ha propuesto. Partiendo de la falacia de que somos dueños de la vida,se trató de manipular, primero, la fertilidad sin embargo ningún control efectivo sobre la tasa de crecimiento poblacional. De esta misma falacia, se extiende la legalización del aborto y se promueve con mayor insistencia la eutanasia. La hipótesis alternativa es que la vida es un don ante la patología del infertilidad y se diseñan las técnicas de reproducción asistida.
A partir de la hipótesis de ser dueños de la vida llegamos, de manera inevitable, a la que se refiere a la inexistencia de límites en la naturaleza humana, y así secomprueba la nulidad de la hipótesis. Ante la ofuscación afectiva de un suceso humanamente relevante como es el nacimiento de un hijo, evidenciar que también aquí la vida continuó siendo un don, y continuó teniendo límites. De no ser así habría el 100% de éxitos en el control natal que no respeta la fisiología femenina, la relación interpersonal entre la pareja es aceptarse parcial y temporalmente cuando la aceptación es total entre la pareja humana, existe un necesidad tal de permanencia que el hijo es deseado no sólo como una prolongación del propio yo, sino como el fruto de esa donación y de esa aceptación total de la persona vida me pertenece y dado que no tiene límites entonces no necesito a nadie más cuando intentamos traspasar los límites de la vida podemos llegar a la no aceptación de la totalidad de la persona e incluso al hijo. Cómo se pasa, de no desear a la persona totalmente y/o al hijo, en el control natal artificial, a desear la maternidad/paternidad, con el agravante de que la pareja deja de ser indispensable.

La “omnipotencia humana” el autogenerarse con la clonación descubrimos técnicas sofisticadísimas que nos conducen a autolimitarnos, esclavizándonos cada día más a nuestros deseos. La biodiversidad es indispensable.

Tenemos que reflexionar seriamente si el conocer el manejo de las técnicas de clonación realmente ayudan al hombre a ser aquel que está llamado a ser: si realmente se apega a la realidad de la naturaleza si es humano, el no tener límites sólo recordamos que el clon que se logra, aunque sea idéntico siempre será, en realidad otra persona. La clonación es la forma más arbitraria de manipulación la forma más esclava “ fijación”, en contradicción con la estrategia reinante en la naturaleza.


CLONACION EN AGRICULTURA Y ZOOTECNIA.

Con el fin de incentivar la producción múltiple de ejemplares escogidos ,tomando en cuenta la pérdida durante el proceso.



CLONACION Y ALMA.

El desarrollo de individuos obtenidos por clonación produciría una estructura corpórea muy semejante a la del donante del DNA. El alma espiritual sería totalmente original, única e irrepetible. Por lo tanto, el clón sería una persona única e irrepetible con igual dignidad humana que cualquier persona.





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |