Menu


Clonación de seres humanos
El tema de la clonación humana se ha visto nuevamente en el centro del debate a raíz de la aceptación que tiene para un público no despreciable la llamada “clonación terapéutica


Por: Fernando Chomali G. | Fuente: Dilemas ?cos para el siglo XXI




III. Clonación de seres humanos para finalidad reproductiva, terapéutica y de investigación científica

En relación con la posibilidad de clonar seres humanos, existe en la sociedad una tendencia a rechazar tales prácticas. Muchas personas perciben de modo casi intuitivo que esta práctica representa un hecho muy cuestionable desde el punto de vista moral. Sin embargo, no siempre encuentran argumentos adecuados para dar razón de esta intuición. Sin duda que existe una serie de artículos de orden científico, filosófico y teológico que tratan esta materia, pero no siempre se encuentran al alcance de la mayoría de las personas, ya sea por su complejidad, ya sea por la dificultad de encontrarlos. Por otra parte, el tema de la clonación humana se ha visto nuevamente en el centro del debate a raíz de la aceptación que tiene para un público no despreciable la llamada “clonación terapéutica”, debido a a la aparente noble finalidad de curar a personas enfermas5.

La enseñanza de la Iglesia se fundamenta en una concepción del hombre, en una antropología de la que surge un horizonte para comprender la acción del hombre en el mundo, el sentido último de su existencia, así como el valor que cada ser humano posee desde el momento en que despunta a la vida hasta su muerte. Así, las consideraciones éticas que surgen en torno a la posibilidad de clonar seres humanos no es un mero capricho, sino la genuina respuesta a la pregunta acerca de qué hacer de forma que el hombre vea respetada su particular dignidad y el mundo del cual está llamado a hacerse cargo sea digno de él.

1.Aspectos científicos

La clonación es un método de reproducción que no requiere el concurso de dos gametos. Se trata de un método de reproducción artificial asexuada y agámica.
El método consiste en fusionar el núcleo de una célula somática con un ovocito desnucleado, es decir, que no tiene el genoma materno. El nuevo individuo tiene la característica de poseer el mismo patrimonio genético que el donante del núcleo. Otra forma de clonación es la llamada técnica splitting, que consiste en la escisión gemelar de embriones humanos de 2,4,8 embrioblastos, es decir células totipotentes que se obtienen de un embrión destruyéndolo, capaz de desarrollarse por sí misma generando una vida humana con las mismas características que el embrión original 6 .

La llamada clonación terapéutica tiene como fin la obtención de células estaminales -también reciben el nombre de células madres o troncales- que tienen dos características muy importantes para el fin que persiguen. La primera es que poseen una capacidad ilimitada de reproducirse sin diferenciarse, y la segunda es que dan origen a las llamadas células madres de transición, con capacidad ilimitada de proliferar, de las cuales derivan una variedad de gamas de células altamente diferenciadas (nerviosas, musculares, hepáticas, etc). Existen tres modalidades para obtener estas células; solo nos detendremos en una, por ser la que tiene más probabilidades de éxito, de acuerdo con lo planteado por los investigadores 7. Para obtener estas células con características bien definidas se ha de recurrir a la clonación de una persona adulta, para luego, en el estadio de desarrollo de blastocito del clon, extraer células estaminales de las células de la masa interna, lo que implica su destrucción.

2.Presupuestos antropológicos

Para hacer un juicio adecuado acerca de esta técnicas es fundamental tener presente algunos principios que surgen de la misma dignidad de la persona humana y de la procreación. Es a la luz de estos principios fundamentados en el ser de la persona, en su valor, como se ha de mirar la bondad o maldad de estas nuevas posibilidades que permite la ciencia en la actualidad.

A.El primero dice relación con el sentido que tiene la procreación humana, que trasciende con creces el hecho meramente biológico para situarse en un hecho de orden espiritual que involucra al hombre y la mujer en cuanto inteligentes, libres y con voluntad, así como teológico, por estar presente en cada creatura la acción directa de Dios. En efecto, “La generación humana posee de hecho características específicas en virtud de la dignidad personal de los padres y de los hijos: la procreación de una nueva persona, en la que el varón y la mujer colaboran con el poder del Creador, deberá ser el fruto y el signo de la mutua donación personal de los esposos, de su amor y su fidelidad” 8.

B.El segundo aspecto que hay que considerar es que el hijo no puede ser un mero producto de los avances que permite la ciencia en un momento determinado. La dignidad de cada ser humano lleva grabada la exigencia de que sea procreado y no producido. El hijo no puede quedar bajo el amparo de la pericia de terceros, ni tampoco del deseo de los padres, que, por muy legítimo que sea, no puede constituir un derecho. Nos recuerda un documento eclesial que “El hijo tiene derecho a ser concebido, llevado en las entrañas, traído al mundo y educado en el matrimonio: solo a través de la referencia conocida y segura a sus padres pueden los hijos descubrir la propia identidad y alcanzar la madurez humana”9

C.De esto se deduce que cualquier intento de generar vida al margen de la estrecha vinculación esponsalicia, en la que los padres ven al hijo como un don de sí mismos, como la sublime expresión de la trascendencia del amor, representa un empobrecimiento del valor que tiene el acto procreador. Es altamente peligroso e inmoral el hecho de disociar de modo tan radical el amor de la sexualidad humana, y esta de la procreación, porque agrede el sentido más profundo del valor de la filiación. Por esta razón se ha de tener presente que “La tradición de la Iglesia y la reflexión antropológica reconocen en el matrimonio y en su unidad indisoluble el único lugar digno de una procreación verdaderamente responsable”.

D.Un problema no resuelto al realizar estas técnicas es que implica la pérdida de vidas humanas. Estas pérdidas de vidas humanas se puede deber a la ineficiencia de la técnica (caso de la clonación con finalidad reproductiva), o bien como parte del método (caso de la obtención de células estaminales). En efecto, en el caso de la oveja Dolly, que nació el año 1997, este resultado se logró después de haber fusionado 277 ovocitos núcleo donante. De todos ellos sólo 8 iniciaron el desarrollo embrionario, y de ellos solo 1 llegó a nacer. El juicio moral respecto de la pérdida de vidas humanas previsibles y evitables es claro: es inmoral realizar acciones que pongan en riesgo la vida de seres humanos inocentes, que es lo que acontece cuando se clonan seres humanos. Por ello el magisterio postula que “El ser humano debe ser respetado y tratado como persona desde el instante de su concepción, y por eso a partir de ese momento se le deben reconocer los derechos de la persona, principalmente el derecho inviolable de todo ser humano inocente a la vida” 10 . El derecho a que se le vea respetada la vida es independiente como haya sido obtenido este embrión. El magisterio insiste en este punto al postular que “…el ser clonado es un “hombre”, aunque sea en estado embrional”11 , y que “Los embriones humanos obtenidos in vitro son seres humanos y sujetos de derechos: su dignidad y su derecho a la vida deben ser respetados desde el primer momento de la existencia”12.

3.Presupuestos teológicos

Muchas personas plantean que estas prácticas son inicuas desde el punto de vista moral puesto que no se trataría de seres humanos sino que de un mero conjunto de células o seres humanos potenciales. Ese es un error desde el punto de vista antropológico, porque se es o no se es ser humano, no hay estadios intermedios en lo que respecta al ser de la persona. Otra cosa distinta es que podamos reconocer en este ser estadios sucesivos de desarrollo, que nombramos de diversa manera (cigoto, embrión, feto, neonato, etc.), pero se trata de la misma realidad. En ese sentido, la corporeidad que se manifiesta en el momento de la fecundación, o cuando se produce la fusión del núcleo de una célula adulta en un óvulo desnucleado (caso de la clonación), dice relación con un ser humano, con una persona que no puede ser sino espiritual. En efecto, nos recuerda el magisterio de la Iglesia que “El cuerpo humano es elemento integrante de la dignidad y de la identidad personal de cada uno”13.

La razón de esta dignidad que posee el cuerpo humano está en que el ser humano es una unidad y no dos realidades que se yuxtaponen en un momento determinado. “La unidad del alma y del cuerpo es tan profunda que se debe considerar al alma como la “forma” del cuerpo; es decir, gracias al alma espiritual, la materia que integra el cuerpo es un cuerpo humano y viviente; en el hombre el espíritu y la materia no son dos naturalezas unidas, sino que su unión constituye una única naturaleza”14.

Ahora bien, cuando el hombre clona un ser humano, lo único que puede hacer es replicar la estructura corpórea, pero no puede “clonar” el alma. En ese sentido no se derivaría una perfecta identidad de la persona en su realidad ontológica y psicológica. En efecto, “La Iglesia enseña que cada alma espiritual es directamente creada por Dios -no es producida por los padres-, y que es inmortal: no perece cuando se separa del cuerpo en la muerte, y se unirá de nuevo al cuerpo en la resurrección final”15. Por esta razón, hay que tener presente que “El alma espiritual... no puede ser engendrada por los padres, ni producida por la fecundación artificial, ni clonada”16 .

4. Consideraciones en torno a la clonación de seres humanos con finalidad procreativa 17
Las razones por las cuales el magisterio de la Iglesia se ha pronunciado contrario a clonación de seres humanos se pueden resumir en las siguientes:

A.En primer lugar, porque manipula radicalmente las relaciones que constituyen las bases fundamentales de la procreación humana, como la filiación, consaguinidad, etc. La relación sexual de un hombre y de una mujer es reemplazada por la acción del biólogo que introduce en un óvulo desnucleado, el núcleo de una célula somática adulta. El concepto de procreación pierde todo significado y valencia antropológica, siendo reemplazado por el concepto de producción, eficiencia, pérdida, ganancia, etc.

B.En segundo lugar, porque manipula a la mujer a tal punto que la reduce a alguna de sus funciones puramente biológicas en cuanto prestadora de óvulos y útero. La clonación humana representa un empobrecimiento del sentido más profundo de la maternidad y del ser mujer.

C.En tercer lugar, al tener el ser clonado la misma constitución genética del donante, quedan radicalmente pervertidas las relaciones fundamentales de las personas, como lo son la filiación, la consanguinidad, el parentesco y la paternidad o maternidad.

D.Por último, este tipo de prácticas, aunque la intención sea procreativa, lesiona gravemente la dignidad de la persona clonada, puesto que vendrá al mundo como “copia” (aunque solo biológica) de otro ser. Lo cual genera un íntimo malestar en el clonado, cuya identidad psíquica corre peligro por la presencia real o virtual de su “otro”. La clonación representa la peor de las tiranías por cuanto al clonado se le impone por la fuerza una identidad genética.

6. Consideraciones en torno a la clonación de seres humanos para fines de investigación18

Muchas personas han planteado que podría justificarse la clonación de seres humanos con fines de investigación puesto que con los conocimientos que allí se alcancen se podrían alcanzar terapias hasta hoy no logradas para curar ciertas enfermedades. Quienes postulan esto sostienen que ello obvia los problemas que significa la clonación para fines reproductivos, así como la dirigida de modo directo a la terapia de personas enfermas, que implica la destrucción de embriones. Algunos llegan a sostener que sería una buena manera de utilizar los embriones congelados y que no han sido transferidos al útero materno. En realidad, esto es inaceptable, porque es una técnica que:

A.Manifiesta un proceso instrumental y cruel respecto al ser humano, puesto que se genera un ser humano con el fin de experimentar con él, lo que implica su destrucción antes del nacimiento. Si surgen de embriones crioconservados, queda de manifiesto que quedan en la más absoluta indefensión. Aquellos que fueron producidos para “dar un hijo a una familia que lo deseaba” terminan destruidos según la lógica de la utilidad.

B.Concibe el cuerpo humano como mera máquina compuesta de piezas, reduciéndolo a simple instrumento de investigación, negándole el hecho de que sea una persona en sus estadios inciales de desarrollo. En definitiva se hace del ser humano puro material biológico.

7. Consideraciones en torno a la clonación humana con fines terapéuticos, también conocida como transplante o reprogramación nuclear 19

A.La razón fundamental por la cual se ha de declarar inmoral la clonación de seres humanos con fines terapéuticos es que es una técnica que implica la creación de embriones humanos y su ulterior destrucción con la finalidad de obtener células troncales. Por muy inhumano que haya sido el método de obtener una nueva vida humana, ésta merece respeto desde su inicio.

B.Ello no significa un rechazo a la investigación científica; significa solamente que es necesario realizarla de modo que no implique la muerte de seres humanos ni su instrumentalización. Por lo que, la invitación de la Iglesia es a desarrollar una línea de investigación en la cual se utilicen células estaminales que se encuentran en las células adultas, puesto que no implica la producción y posterior destrucción de embriones humanos.

Preguntas o comentarios al autor





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |