Menu



Un diagnóstico tardío y la falta de fármacos socavan la lucha contra el sida
Según un estudio publicado en ´The Lancet´ la diferencia que tienen estos enfermos con aquellos que viven en países ricos es que la mortalidad al inicio de la terapia es más alta


Por: Comité Independiente Antisida | Fuente: Comité Independiente Anti-Sida



El tratamiento con antirretrovirales de alta actividad (TARGA) consigue la mejoría de pacientes con sida, incluso aunque se encuentren en países con pocos recursos. Según un estudio publicado en ´The Lancet´ la diferencia que tienen estos enfermos con aquellos que viven en países ricos es que la mortalidad al inicio de la terapia es más alta.

Un equipo de la Universidad de Berna, Suiza, ha llevado a cabo un estudio en el que han comparado la evolución de pacientes recién diagnosticados en función del nivel económico del país. Así se analizaron los datos de personas seropositivas de África, Asia y Suramérica junto con los de enfermos de Europa Occidental, Canadá y Estados Unidos.

Las diferencias principales al inicio del estudio entre los dos grupos eran que los pacientes de los países más pobres eran diagnosticados más tarde, cuando la enfermedad estaba más avanzada, y por tanto su estado de salud era peor. Además presentaban otras enfermedades como tuberculosis, infecciones bacterianas o por hongos.

En cuanto al tratamiento recibido, en los países pobres el inicio de la terapia se hacía con un inhibidor de la transcriptasa inversa análogo de nucleósido, mientras que en las zonas con más ingresos los pacientes recibían un inhibidor de la proteasa.

Durante los primeros meses de tratamiento, la mortalidad fue mayor entre los pacientes de estados con pocos ingresos en comparación con aquellos que vivían en países desarrollados. Según los autores del estudio, sólo una parte de esas muertes puede explicarse por un peor estado inmunológico y un estado clínico más avanzado al inicio de la terapia. Otros factores como enfermedades añadidas podrían haber participado en el aumento de la mortalidad.

Además, insisten en que "incluso en los primeros meses del TARGA, la mortalidad fue menor que la registrada previamente en pacientes no tratados, lo que sugiere un efecto beneficioso temprano del tratamiento".

A ese dato hay que añadir que tras seis meses del inicio de la terapia, el aumento en el número medio de CD4 (células defensivas) y el porcentaje de pacientes cuya carga viral estaba por debajo de las 500 copias (un dato de mejoría) eran similares entre los pacientes de diferentes países.

Otro dato que detectaron los investigadores fue que la mortalidad era mayor en aquellos programas que tenían algún servicio privatizado. Según otros estudios, estas políticas pueden promover un uso inadecuado de los fármacos. Finalmente los autores recomiendan que el tratamiento antirretroviral se inicie antes de que otras enfermedades se desarrollen y que se acompañe de unos servicios de apoyo para realizar un seguimiento adecuado de los pacientes.

Producto Rojo

Un editorial, publicado también en ´The Lancet´, explica que se siguen necesitando nuevas estrategias para financiar las terapias antirretrovirales en los países con menos recursos. El objetivo que se marcó la Organización Mundial de Salud (OMS) de tres millones de personas con tratamiento en 2005 no se ha logrado, ya que en junio de ese año tan sólo un millón recibía estos medicamentos.

No obstante, uno de los Objetivos del Milenio es poner fin a la epidemia en 2015. Para conseguir esto, el editorial aboga por continuar con las donaciones que gobiernos y fundaciones están haciendo y por poner en marcha otros sistemas de recaudación de fondos.

Una de las nuevas estrategias es la que anunció el pasado enero la estrella musical Bono: el ´Producto Rojo´. American Express prometió que al menos un 1% de cada libra que se pague con su tarjeta iría destinado al Fondo Global para la Lucha contra el Sida. Se espera que en los próximos meses diferentes empresas se unan a este proyecto como lo han hecho ya el diseñador Giorgio Armani o Nike.

Otra iniciativa es la del gobierno francés que ha impuesto una tasa en los vuelos de aerolíneas francesas para aumentar el dinero que va destinado a la lucha contra el sida.

Problemas de registro

Sin embargo, y como apunta el editorial, todavía existen otros problemas, además del económico, en la lucha contra esta epidemia. Una es la denuncia realizada el pasado diciembre por Médicos Sin Fronteras en la que criticaban la escasez de tenofovir, un fármaco de primera línea en los países desarrollados, en numerosos lugares del Tercer mundo debido a retrasos en el registro de las nuevas marcas.

Los retrasos en ese registro pueden deberse a la burocracia de las autoridades de esos países, que tienen el poder de acelerar el registro de medicamentos esenciales que, de otra manera, puede tardar años. Sin embargo, como denuncia esta ONG no se puede culpar por entero a esos gobiernos.

"Las compañías consiguen una buena publicidad cada vez que anuncian descuentos para los países pobres, pero sus intenciones dan marcha atrás ante la falta de un compromiso adecuado para hacer llegar los fármacos disponibles"





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |