Menu


Y en México, ¿qué pasa con el SIDA?
La XVII Conferencia Internacional sobre el SIDA que se lleva a cabo del 3 al 8 de agosto en la Ciudad de México, cuenta con la participación de más de 20 mil personas


Por: Mabel Salinas | Fuente: yo influyo.com



La XVII Conferencia Internacional sobre el SIDA que se lleva a cabo del 3 al 8 de agosto en la Ciudad de México, cuenta con la participación de más de 20 mil personas de diversas culturas.

A la inauguración, celebrada en el Auditorio Nacional, asistieron el Presidente mexicano, Felipe Calderón; el secretario general de las Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon; la directora de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Margaret Chan; y el director ejecutivo del programa Onusida, Peter Piot, entre otros.

“Cuando la lucha contra el SIDA se acerca al final de la tercera década, aún enfrentamos un enorme déficit de recursos”, dijo Ki-moon, ya que de acuerdo con cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), 33 millones de personas a nivel mundial, son portadoras de VIH.
 
La finalidad de la conferencia es que expertos sobre el tema expongan los últimos resultados en investigaciones, estudios y descubrimientos sobre esta mortal enfermedad, así como exhibiciones, actividades y talleres de desarrollo.

Asimismo, se fomentarán estrategias para combatir la discriminación a personas contagiadas, la homofobia, y para mejorar la educación, la prevención y el acceso universal a medicamentos antirretrovirales.

De hecho, Calderón aseguró que a partir de este momento y hasta el final de su sexenio, “todos, absolutamente todos los medicamentos antirretrovirales (serán) proporcionados a los beneficiarios de manera gratuita”.

Sociedades civiles opinan

Por su parte, científicos y representantes de asociaciones civiles pidieron al subsecretario de Prevención y Promoción de la Secretaría de Salud, Mauricio Hernández, promover una educación sexual integral, que no esté ideologizada ni sea promotora de conductas de alto riesgo.

“La actual política del condón y anticonceptivos, es una respuesta simplista que no cubre la expectativa ciudadana”, advirtió Leticia González Luna, especialista en Educación de la Sexualidad y vicepresidenta de la ONG, Voz Pública.

González Luna, junto con Juan Dabdoub G., representante de Familia Mundial, y Emilia Montejano, especialista en Derecho, manifestaron que la política de salud se ha centrado más en los efectos que en las causas.
“Su costo económico y social se constata con pérdida de vidas, aumento de hogares encabezados por mujeres, explotación de niños de la calle, feminización de la pobreza y tráfico de menores y mujeres para la pornografía y prostitución”, añadió.

Promotores infiltrados

Según González Luna, existen asociaciones con intereses económicos, como la empresa extranjera IPAS, la cual ha promovido el aborto en el Distrito Federal, pues proporcionaba estadísticas que demostraban la necesidad de implementar una política pública de acceso al aborto en dicha entidad.

En su página de internet, se define como una organización que promueve los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, pero además fabrica instrumentos para efectuar esta práctica, como aspiradores manuales y cánulas.

Asimismo, estos representantes advirtieron del peligro de que se venda misoprostol, que es una sustancia que provoca contracciones muy violentas y desangramiento en la mujer, poniendo en riesgo su vida.

Este “medicamento” se vende a través de internet en donde se recomienda que en caso de presentar hemorragia y tener que acudir al médico, es preciso omitir el consumo de la sustancia, pues está catalogado como delito.

El misoprostol fue uno de los factores que provocó la muerte a Vinaey N., la primera mujer que perdió la vida a causa de un aborto legal en el DF.

La situación en México

“Según datos de las Naciones Unidas, México es el segundo país con el mayor índice de casos (de enfermos de SIDA) en América Latina”, señaló González Luna, para quien el uso del preservativo y de métodos anticonceptivos no son una garantía para evitar el contagio.

También enfatizó en que los jóvenes juegan a la ruleta rusa con respecto al contagio del VIH, por lo que definió la política sexual federal como un fracaso. Un ejemplo de éxito a nivel mundial es el de Ruanda, en donde el número de infectados ha descendido.

¿La causa? Una práctica de la sexualidad basada en un método denominado: ABC, abstinencia (abstinence), fidelidad (be faithful) y, en último término, condones (condoms).

Sin embargo, su eficacia no radica en el uso del condón, el cual por sí mismo no disminuye la propagación de la enfermedad; el énfasis debe hacerse en la abstinencia y la fidelidad, que son lo recomendable.

“Las personas homosexuales representan entre el 1 y el 3 por ciento de la población (mundial), de acuerdo a los estudios realizados a nivel internacional; en EU ellos representan el 75 por ciento de los enfermos de SIDA, y en Europa el 87 por ciento”, indicó Dabdoub G.

En México, de acuerdo con la SS, la cifra es del 70 por ciento del total de los enfermos de SIDA, señaló.

Nueva materia en educación sexual

Veintinueve secretarios y ministros de Educación de América Latina, entre los que se encuentra Josefina Vásquez Mota, secretaria de Educación Pública, dialogaron sobre la educación sexual en el continente.

Estos funcionarios firmaron un acuerdo para una educación sexual integral, para lo que se capacitará a un millón de maestros, se proporcionará material didáctico, conferencias, talleres y materiales en línea.

Con esto se pretende formar a los jóvenes para que aprendan a “respetar la diversidad”, a “rechazar ladiscriminación en cualquiera de sus formas”, y se les preparará para el inicio de sus relaciones sexuales, conscientes para “evitar riesgos”; algo que suena muy parecido a la ideología de género.

Esto constituye una intromisión por parte del Estado en la educación que los padres dan a sus hijos, ya que ellos tienen el deber de elegir la forma en que los educan, especialmente en una cuestión tan delicada como la sexualidad.

El Estado no tiene por qué intervenir en un derecho constitucional, y menos con una educación sexista; no es lo mismo respetar las diferencias entre las personas, que aceptarlas, y estos funcionarios están apostando por la segunda opción.

Estamos hablando de un adoctrinamiento de los niños y jóvenes, mediante la educación pública; por ello, es más recomendable la implementación de una campaña de solidaridad en la que se enseñe a los niños a respetar las diferencias, pero de una forma humanista, más que sexista; a respetar, por el simple hecho de ser personas.  

Preguntas o comentarios al autor

   

         





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |