Menu


El Papa y The Lancet ¿Dónde está el rigor científico?
¿Qué sustento científico tiene el fomento del uso del preservativo en la lucha contra el SIDA y el no fomentar con mayor intensidad los medios 100% seguros para frenar su difusión?


Por: Francisco José Ballesta | Fuente: Catholic.net



La prestigiosa revista The Lancet haciéndose eco de las afirmaciones hechas por el Santo Padre sobre el uso del preservativo en relación al SIDA , en la entrevista que los periodistas le hicieron durante el vuelo que los llevaba a África, y de las reacciones de diversos entes , presenta una dura crítica a estas afirmaciones.

La intervención de una prestigiosa revista científica en este tema reviste una especial importancia porque se presupone que se trata de un ente ideológicamente neutro y comprometido solamente con la verdad científica. El contenido de la media página editorial que aborda el asunto desdice totalmente de este carácter científico.El título que preside la crítica (Redemption for the Pope?) indica ya lo lejos que nos encontramos del horizonte del rigor científico pretendido. La crítica de la revista se refiere al efecto desastroso que las afirmaciones contrarias a la verdad científica, hechas por una autoridad, pueden tener sobre las personas .

The Lancet da por sentado que la afirmación del Santo Padre contradice la verdad científica con la intención de promover la doctrina católica . La pregunta que nos hacemos es si realmente el Santo Padre ha hecho una afirmación que contradice la verdad científica. El Papa afirma que el uso de los preservativos incremente el problema del SIDA y los datos científicos indican que el riesgo de contagio disminuye con su uso.

¿Hay contradicción entre estas dos afirmaciones?

Aparentemente sí pero no es así como trataremos de evidenciar con rigor científico. Que la principal forma de transmisión del virus son las relaciones sexuales es un dato científico que conocemos desde hace muchos años. Que el preservativo disminuye (no anula) el riesgo de contagio en las relaciones sexuales es también un dato científico. Que la abstinencia y la fidelidad anulan 100% el riesgo de contagio a través de las relaciones sexuales es un dato evidente. Cuando no se quieren usar esos medios básicos, los únicos 100% eficaces, el riesgo de transmisión de la enfermedad deja de ser cero y la enfermedad se transmite en una medida mayor o menor, según la eficacia de los demás medios utilizados, pues ninguno cuenta con el 100% de eficacia.

The Lancet recoge la declaración de algunos organismos internacionales sobre la efectividad del preservativo en la prevención de la transmisión sexual del SIDA . Esta declaración señala que se trata de la más eficiente tecnología disponible para prevenir la transmisión del virus. La declaración tiene razón pero conviene aclarar que más eficiente no significa 100% de eficacia y que existen otros medios, fuera de la tecnología, que tienen una eficacia del 100%.

Cuando el Papa declara que el uso del preservativo contribuye a la difusión de la enfermedad no está negando su relativa eficacia en la prevención del contagio dentro de las relaciones sexuales sino haciendo referencia al efecto promotor de la promiscuidad sexual que tiene el fomento de su uso. Este efecto contribuye a que la población pase por alto el uso de los medios realmente seguros como son la abstinencia y la fidelidad y, en este sentido, la difusión del preservativo, como presunto medio seguro para controlar la difusión de la enfermedad, contribuye a que se den las condiciones de una mayor difusión de la misma.

Las palabras del Papa y los consejos de la Iglesia con relación a este asunto están perfectamente de acuerdo con la ciencia y la realidad considerada en su conjunto. Las preguntas que hacemos a The Lancet son: ¿qué sustento científico tiene el fomento del uso del preservativo en la lucha contra el SIDA y el no fomentar con mayor intensidad los medios 100% seguros para frenar su difusión? ¿A quién corresponde retractarse o corregir?

Preguntas o comentarios





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |