Menu


Sexualidad humana
La dualidad sexual es uno de los datos fundamentales del ser humano(1), y ninguna corriente de pensamiento igualitarista lo puede negar


Por: Mujer Nueva | Fuente: Mujer Nueva



Es evidente que el hombre no existe en abstracto; más bien existe, siempre y sólo, en dos posibles modos: o «el modo masculino» o «el modo femenino». Tanto un modo de existencia humana como el otro, tomados separadamente, revelan un comportamiento específico, tienden a una manera particular de proyectar el mundo, se manifiestan con una lógica particular y son inconfundibles en su obrar. La dualidad sexual es uno de los datos fundamentales del ser humano(1), y ninguna corriente de pensamiento igualitarista lo puede negar.

A su vez, la sexualidad es un componente esencial de la personalidad, un modo propio de ser, de manifestarse, de comunicarse con los demás, de sentir, de expresarse y de vivir el amor humano . La sexualidad caracteriza al hombre y a la mujer no sólo en el plano físico, sino también en el psicológico y espiritual, marcando cada una de sus expresiones.
La persona humana está tan profundamente influida por la sexualidad que ésta se considera como uno de los factores que dan a la vida los caracteres distintivos principales. De hecho, la persona humana deriva del sexo las características que, en el plano biológico, psicológico y espiritual, la hacen hombre o mujer, condicionando enormemente de este modo el camino de su desarrollo hacia la madurez y su inserción en la sociedad.

1 "Nacer hombre o mujer no es un hecho indiferente para la existencia del individuo; no es una circunstancia que sólo repercute en el armazón anatómico del organismo, en la fisonomía de los miembros y en las funciones biológicas, sino que lleva en sí una condición de ser que orienta sin demora el movimiento de la conciencia que debe "proyectarse" hacia el futuro en una dirección obligada.” FABRO, Cornelio, Problema dell’esistenzialismo, op, cit, 87
 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |