Menu


El cerebro coordina las diferencias entre los sexos
Un nuevo estudio sobre la influencia de las hormonas femeninas en determinadas zonas del cerebro


Por: Mujer Nueva | Fuente: Mujer Nueva



Un nuevo estudio sobre la influencia de las hormonas femeninas en determinadas zonas del cerebro podría ayudar a comprender, entre otras cosas, por qué los medicamentos afectan a las mujeres de forma diferente que a los hombres.

La investigación, que se centra en una parte del cerebro llamada "el centro de las recompensas", que registra la "cantidad de placer" que se deriva de diferentes actividades, desde el sexo hasta comer chocolate, representa un paso adelante en el estudio de las diferencias entre ambos sexos.

Los investigadores descubrieron que entre las mujeres se produce un grado de "anticipación" diferente ante una recompensa -en el caso de este estudio, monetaria- dependiendo de en qué fase de su ciclo menstrual se encuentren.

El hallazgo, publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences podría ayudar a explicar, entre otras cosas, por qué el impacto de medicamentos o drogas adictivas, como la cocaína, es mayor o menor dependiendo de la fase del ciclo menstrual en que se encuentren las consumidoras.

Según dijo la doctora Karen Berman, del Instituto Nacional de la Salud Mental (NIMH, por sus siglas en inglés), y coautora del estudio, "por primera vez se demuestra que las hormonas femeninas afectan al ´sistema de recompensas´ de una forma específica durante determinadas fases del ciclo".

Berman señaló que es posible que este hecho tenga "ventajas evolutivas" y ayude a explicar comportamientos que se descubrieron en otros estudios, como el hecho de que, dependiendo de la fase del ciclo menstrual, las mujeres se sientan más atraídas por hombres con rasgos más ´masculinos´.

El estudio también viene a confirmar algo que se conoce desde tiempos inmemoriales: que las mujeres sufren mayores cambios de humor y ansiedad que los hombres y que estos cambios de humor influyen a la hora de quedarse embarazadas.

"El incremento de la actividad en el ´sistema de recompensas´ del cerebro podría impulsar la anticipación y el disfrute de la actividad sexual", dijo la doctora en este sentido.

No es la primera vez, por supuesto, que los científicos buscan en el estudio del cerebro explicaciones a las grandes diferencias entre hombres y mujeres.

Los científicos saben, por ejemplo, que ambos sexos utilizan diferentes lados de su cerebro para procesar y almacenar memorias a largo plazo, y que un medicamento es capaz de bloquear la memoria de manera diferente en hombres y mujeres.

Los hombres y la materia gris

Otra investigación anterior mostró, por otra parte, que los hombres piensan más con la materia gris, y las mujeres con la blanca (el cerebro está hecho, principalmente, de dos tipos de tejidos, gris y blanco).

La materia gris representa los centros de procesamiento de la información, mientras que la blanca crea conexiones o redes entre los diferentes centros.

Esto ayuda a comprender por qué los hombres y mujeres destacan en tareas diferentes: al sexo masculino se le dan mejor, como regla general, las tareas que requieren un procesamiento localizado, como las matemáticas.

Mientras tanto, el sexo femenino suele ser más habilidoso a la hora de integrar y asimilar información distribuida en diferentes zonas grises, algo necesario para, por ejemplo, lo relacionado con el lenguaje.

Otras diferencias apuntan a la manera de experimentar el dolor: las mujeres experimentan más dolor a lo largo de su vida, en más partes de su cuerpo y durante más tiempo que los hombres, según ha quedado demostrado.





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |